Protección frente al sol

Exponerse al sol sin protección daña la piel y los ojos, y puede provocar envejecimiento prematuro, manchas, e incluso cáncer. Sigue nuestros consejos y aprovecha los beneficios de tomar el sol, sin sufrir las consecuencias.

Tipos de piel y factores de protección 
La exposición al sol sin protección provoca daños que se acumulan día a día en la piel. Esta tiene efecto memoria, es decir, que el exceso de luz solar queda registrado sobre la piel y, cuando se ha producido una quemadura en el cuerpo, con el paso del tiempo puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel o, dependiendo de la gravedad, causar distintas lesiones como manchas, alergias, cáncer, etcétera.

Por ello, lo mejor es prevenir estas situaciones utilizando protectores solares adecuados, y siguiendo una serie de pautas como aplicarlos media hora antes de exponerse al sol, reponiendo el producto periódicamente, y evitando las horas de máxima intensidad lumínica (entre las 11 y las 4 de la tarde).

Efectos del sol sobre la piel
El sol contribuye a mantener una buena salud, ya que aporta beneficios físicos y emocionales como:
*Activar la circulación.
*Favorecer la síntesis de la vitamina D3 (aumenta la absorción de calcio y fósforo). 
*Fortalecer los huesos. 
*Reforzar el sistema inmunológico. 
*Asimismo, el sol influye en el estado de ánimo, ya que equilibra el sistema nervioso y ayuda a combatir la depresión.

¿Cómo se produce el bronceado?
Al exponer la piel a los rayos solares, el cuerpo comienza a producir un pigmento, denominado melanina, que absorbe los rayos y hace que la piel adquiera un tono bronceado para protegerse del sol. Pero este mecanismo defensivo natural del organismo no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos de los dos tipos de radiaciones ultravioletas (UV) que alcanzan la superficie de la piel:
Los UVA: Poseen menor energía pero penetran más profundamente en la piel, son responsables de la aparición de la pigmentación inmediata. Aunque no queman, no son inocuos, pueden provocar daños a largo plazo como envejecimiento prematuro, alergias solares, manchas, pérdida de elasticidad e, incluso, lesiones importantes. 

Los UVB: Poseen mayor energía pero penetran poco en la piel. Son responsables del eritema o enrojecimiento y desencadenan el proceso del verdadero bronceado. Por este motivo, es imprescindible utilizar un protector solar adecuado siempre que se toma el sol, para evitar las posibles consecuencias adversas como:
- Manchas. 
- Quemaduras. 
- Cáncer de piel. 
- Envejecimiento prematuro de la piel. 
- Alteraciones del Sistema Inmunológico
- Afecciones oculares

¿Qué es el foto envejecimiento?
El foto envejecimiento es el envejecimiento o deterioro de la piel originado por la exposición excesiva a los rayos ultravioletas solares. La luz ultravioleta daña las fibras de colágeno, y causa una producción excesiva de fibras de elastina anormales. El mecanismo de defensa de la piel intenta mejorar esta situación, provocando la formación de fibras denominadas “cicatrices solares”, que generan arrugas y depresiones cutáneas.

 

Fuente: http://www.webconsultas.com/

Añadir nuevo comentario

Difarma