La alergia

La alergia es una situación a la que todos estamos expuestos y que puede adoptar muchas y diferentes formas de expresarse. 

Otoño e invierno

Para la mayoría de las personas alérgicas predispuestas, el inicio del otoño dispara los síntomas de las enfermedades alérgicas, en especial de las vías respiratorias.

¿Qué factores típicos del otoño y el invierno producen los síntomas tales como congestión y obstrucción nasal, lagrimeo, estornudos, secreción nasal acuosa, tos y crisis de asma?

  • En primer lugar, el descenso de la temperatura que marca el inicio de este periodo y, especialmente, los cambios bruscos en los termómetros afectan e irritan las vías respiratorias, modificando su funcionamiento y haciéndolas más susceptibles a las infecciones.
  • En segundo lugar, este descenso de la temperatura provoca que se cierren ventanas y que, por ello, los interiores de las casas estén poco ventilados y que, además, mantengamos un mayor contacto con las mascotas. Este hecho, sumado al aumento en las condiciones de humedad, hace que los alérgenos de interior tales como los ácaros y también los hongos aumenten sus concentraciones y contribuyan a desencadenar las crisis respiratorias.

Es muy importante señalar que no siempre estos síntomas, muy parecidos a los de un resfriado, se traducen en una alergia. Por ello, durante esta época del año es muy importante saber diferenciar entre una alergia y un resfriado, ya que en ambas situaciones tienden a aparecer el dolor de cabeza, los estornudos y el lagrimeo de ojos.

Para aprender a diferenciarlos es necesario saber que:

  • Los síntomas de la alergia aparecen de repente, mientras que en el resfriado los síntomas aparecen de forma progresiva.
  • La alergia puede aparecer en cualquier estación del año, mientras que el resfriado raramente lo hace fuera del otoño e invierno.
  • La duración de los episodios en la alergia es corta pero periódica, a veces incluso de unas horas dependiendo del tiempo de exposición al alérgeno, mientras que en el resfriado se limita a la semana de duración.
  • En un proceso alérgico la mucosidad se muestra acuosa y transparente, mientras que en el resfriado ésta lo hace de forma espesa y amarillenta.
  • Los estornudos aparecen en la alergia de forma frecuente y más de cinco seguidos, mientras que en el resfriado también suelen aparecer pero generalmente menos de cinco seguidos.
  • La fiebre y el malestar general son exclusivos del resfriado

 

Añadir nuevo comentario

Difarma