El sol y los niños

Es importante enseñar a los niños a protegerse del sol desde pequeños, porque los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. La piel de los niños presenta diferencias respecto de la piel de los adultos y hay que darle la protección adecuada.

Se debe tener en cuenta que:

- No hay que exponer a los niños al sol antes de los 3 años.
- Se tienen que evitar las horas centrales del día.
- Hay que utilizar una protección solar especial para niños.
- Hay que renovar periódicamente el producto, sobre todo si se está mucho tiempo en el agua.
- Es bueno protegerles la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas si tienen la piel muy blanca y sensible.
- Hay que hacerles beber mucha agua.
- Hay que ir al médico y/o consultar al farmacéutico ante la mínima señal de reacción o síntoma extraño en la piel.

 

Fuente

Añadir nuevo comentario

Difarma