Diarreas de verano: causas y cuidados

La época estival trae consigo la aparición de cuadros de enterocolitis aguda, tanto en adultos como en niños. Hay que prestar atención a la higiene de los niños, los adultos, los ambientes de la casa y los alimentos. Generalmente el comienzo es brusco, la mayor parte de los episodios de diarrea aguda remiten espontáneamente y duran de 3 a 7 días. En el adulto, la causa más frecuente de diarreas agudas son las infecciones, particularmente virales, así como bacterianas, estas últimas más habituales en los viajeros.

Entre las medidas de prevención recomendadas se incluyen: la higiene adecuada en colonias de vacaciones y piletas; no compartir cubiertos y vasos; lavarse las manos con frecuencia, en especial antes de comer; lavar muy bien frutas y verduras y refrigerar correctamente los alimentos.
El tratamiento de la diarrea viral incluye medidas para mejorar los síntomas, tales como restricción de la dieta y reposición de líquidos. 

En niños, se aconsejan las medidas de sostén, como el manejo de la fiebre, dieta (en especial si se acompaña de vómitos) y cuidados para mantener el balance intestinal. Siempre consultar al especialista, porque en un niño dos vómitos y dos deposiciones líquidas pueden causar deshidratación. Si bien en adultos generalmente es leve y sin complicaciones mayores, en bebés, niños (especialmente menores de tres años) y personas inmunodeprimidas puede causar deshidratación muy rápidamente.
 

- Causas de diarrea
Por lo general, la diarrea se debe a gérmenes que ingresan a través de agua contaminada, alimentos mal lavados o contaminados por moscas u otros insectos, alimentos poco cocinados (tales como la carne), o por comer con las manos sucias.
 

- Diarreas del viajero
Un caso especial de diarrea es la ‘diarrea del viajero’, dada por cierto tipo de bacterias y más frecuentemente en países subdesarrollados, suele presentarse al ingerir alimentos o agua contaminados en lugares turísticos. Es recomendable que las personas que viajan consulten con su médico.

- Cuidados básicos en el hogar
· Beber gran cantidad de líquidos y sales de rehidratación para evitar la deshidratación.
· Evitar el consumo de leche en diarreas moderadas a intensas.
· Seguir una ‘dieta astringente’ (arroz, queso, tostadas, fideos, carne magra a la plancha) hasta que se restablezca paulatinamente la función.
· No automedicarse con antidiarreicos de venta libre, ya que ciertas infecciones pueden empeorar con su uso.
· Consultar con su médico.
· Descansar y hacer reposo.

 

- Diarrea estival – Cómo prevenirla

Las altas temperaturas propias del verano favorecen el desarrollo de virus y bacterias, que colonizan el agua y los alimentos que perdieron la cadena de frío, o que ingresan al organismo a través de frutas y verduras mal lavadas.
· Debe cuidarse especialmente la higiene en las colonias de vacaciones y las piletas.
· Evitar compartir cubiertos y vasos.
· Cuidarse en areneros y peloteros, zonas frecuentes de transmisión.
· Lavarse con frecuencia las manos, en especial antes de comer.
· Para los bebés que gatean, mantener sumamente limpio el piso y lavar con frecuencia sus juguetes.
· Lavar muy bien frutas y verduras.
· Refrigerar correctamente los alimentos cocidos (no deben permanecer más de 15 minutos fuera de la heladera)

 

Fuente

Añadir nuevo comentario

Difarma