Beneficios de dejar el tabaco

Si usted es fumador, debe dejar de fumar aunque esto puede ser difícil. La mayoría de las personas que han dejado de fumar hicieron al menos un intento infructuoso en el pasado. Vea los intentos pasados por dejar de fumar como experiencias de aprendizaje y no como fracaso. Hay muchas razones para dejar de consumir tabaco. El consumo prolongado de tabaco puede aumentar el riesgo de muchos problemas de salud serios. 

BENEFICIOS DE DEJAR EL TABACO:
- Su aliento, ropa y cabello olerán mejor.
- Su sentido del olfato retornará y los alimentos sabrán mejor.
- Sus dedos y uñas de las manos lentamente perderán el color amarillo.
- Sus dientes manchados lentamente se pueden volver más blancos.
- Sus hijos estarán más saludables y serán menos propensos a empezar a fumar.
- Se le puede facilitar más conseguir un trabajo.
- Los amigos tendrán más disposición para estar en su automóvil o su casa.
- Puede ser más fácil encontrar una pareja. Muchas personas no fuman y no les gusta estar entorno a gente que fume.
- Ahorrará dinero. 

BENEFICIOS PARA LA SALUD
Algunos beneficios para la salud comienzan casi inmediatamente también, pero cada semana, mes y año sin consumir tabaco su salud mejora aun más.
- A los 20 minutos de dejarlo: la presión arterial y el ritmo del pulso bajan a la normalidad y la temperatura corporal de las manos y pies se incrementan al nivel normal.
- A las 8 horas de dejarlo: los niveles de monóxido de carbono en la sangre bajan y el nivel de oxígeno en la sangre se incrementa a niveles normales.
- A las 24 horas de dejarlo: el riesgo de un ataque cardíaco súbito disminuye.
- A las 48 horas de dejarlo: las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse y los sentidos del olfato y el gusto se comienzan a normalizar.
- De 2 semanas a 3 meses de dejarlo: mejora la circulación y se hace más fácil caminar. Los pulmones trabajan mejor y las heridas sanan más rápidamente.
- De 1 a 9 meses de dejarlo: usted tiene más energía. Los síntomas relacionados con el tabaquismo tales como tos, congestión nasal, fatiga, y dificultad respiratoria mejoran. Usted tendrá menos enfermedades, resfriados y ataques de asma. Gradualmente ya no volverá a tener dificultad para respirar con las actividades diarias.
- Al año de dejarlo: el riesgo de cardiopatía coronaria es la mitad que el de alguien que aún consume tabaco.
- A los 5 años de dejarlo: la tasa de muerte por cáncer de pulmón disminuye casi en un 50% comparada con la de fumadores de 1 paquete al día; el riesgo de cáncer de la boca es la mitad que el de un consumidor de tabaco.
- A los 10 años de dejarlo: los riesgos de cáncer disminuyen. El riesgo de accidente cerebrovascular y cáncer pulmonar ahora son similares a los de alguien que nunca ha fumado.

Otros beneficios para la salud del hecho de dejar de fumar abarcan:   
- Menor probabilidad de coágulos de sangre en las piernas que puedan viajar a los pulmones. 
- Menor riesgo de disfunción eréctil. 
- Menos problemas durante el embarazo, tales como bebés nacidos con bajo peso, parto  prematuro, aborto espontáneo y labio leporino.
- Riesgo más bajo de esterilidad debido a daño en los espermatozoides. 
- Dientes, encías y piel más sanos. 

 

TOMAR LA DECISIÓN   
Como cualquier adicción, dejar el tabaco es difícil, sobre todo si usted lo hace solo. Hay muchas maneras de dejar de fumar y muchos recursos que le pueden servir. Hable con su médico acerca de la terapia de reemplazo de nicotina y los medicamentos para dejar de fumar. Si usted se vincula a los programas para dejar de fumar, tiene muchas más probabilidades de éxito. Dichos programas se ofrecen en hospitales, secretarías de salud, centros comunitarios y sitios de trabajo.  

 

DEJAR DE FUMAR SIN ENGORDAR

Mucha gente gana peso cuando decide dar el paso de dejar de fumar (la media está en 7 kilos, en las primeras doce semanas; e, incluso, un 10% de las personas engordan más de 12 kilos). Lo importante para poder evitar esto es entender por quÉ engordamos -en muchas ocasiones, la causa no es ingerir una mayor cantidad de alimentos, de manera ansiosa-.
Lo primero, la nicotina de los cigarros hace que nuestro organismo vaya más rápido y dicho efecto puede darse hasta 30 minutos después de fumar un cigarro. O sea, fumando se puede quemar entre 150 y 300 calorías cada día, dependiendo del número de cigarros que fumemos, cada día, y del metabolismo de cada persona.
Por otro lado, la nicotina quita el hambre ya que bloquea el transmisor cerebral químico que se conoce como neuropeptido. Por eso, cuando dejamos de fumar los niveles de dicho transmisor aumentan y, con ello, aumentan las ganas de comer. Los expertos recomiendan tener cerca aperitivos saludables que nos ayuden a pasar la necesidad de fumar un cigarro. Antes de dejar de fumar, estaría bien que calculases el número de calorías, que consumes cada día.
Cuando dejamos de fumar, debemos elegir entre comer 300 calorías menos, o gastar 300 calorías, a base de ejercicio -o sea, caminar durante 30 minutos, al día- y planificar las comidas para evitar los excesos.

 

Fuente: Medline Plus

Añadir nuevo comentario

Difarma