12 de octubre: Día del Farmacéutico Argentino

En Argentina, cada 12 de octubre se festeja el “Día del Farmacéutico”, conmemorando la fundación, en 1935, de la Confederación Farmacéutica Argentina.

El farmacéutico es quién garantiza un medicamento de calidad, brindando un servicio de contención, información útil y seguridad en el manejo del fármaco, procurando un uso responsable del mismo. Estos profesionales, con su permanente accionar, se mantienen dispuestos a resolver los problemas de salud que aquejan a los distintos sectores sociales del país.
En esta fecha vale el reconocimiento a los boticarios de pequeñas y grandes farmacias, los que se desempeñan en droguerías y en la industria, para los farmacéuticos hospitalarios y para los que se dedican a la enseñanza de nuevas generaciones de profesionales. Dentro de las múltiples acciones que se han desarrollado se destacan el haberse puesto en escena programas que benefician a la comunidad, como es el caso de la Farmacovigilancia y Atención Farmacéutica, o conformando grupos de trabajo interdisciplinario en busca de la optimización de recursos humanos profesionales tanto sanitarios como en otros aspectos de la vida. Además se han desarrollado espacios para una permanente capacitación que hacen que sus habilidades se mantengan a la altura del desarrollo farmacológico.
Este profesional es un efector sanitario experto en medicamentos que desarrolla la “Atención Farmacéutica”, una herramienta con la que se fomenta la comunicación de los pacientes con el farmacéutico, con el principal objetivo de poner el medicamento al alcance de quien realmente lo necesita. 

En este día tan especial para los farmacéuticos argentinos  debemos  continuar trabajando en fortalecernos institucionalmente, con el fin de desarrollarnos y potenciarnos profesionalmente, además de ejercer una acción sanitaria . Concientizar al paciente de la importancia de seguir los tratamientos, reforzar su voluntad para un mejor cumplimiento, favorecer la adopción de medidas higiénico-nutricionales, etcétera).

 

El personal cumple las siguientes funciones:

• Diligenciar y controlar los productos.
• Facturación e información en establecimientos de farmacia.
• Dispensar medicamentos y productos de parafarmacia.
• Informar a los clientes sobre su utilización.
• Determinar parámetros anatómico-fisiológicos sencillos y fomentar hábitos saludables en los clientes.
• Elaborar preparados medicamentosos, dietéticos y cosméticos, bajo protocolos establecidos y supervisión del facultativo.
En Latinoamérica la farmacia no puede existir sin el Farmacéutico, quien debe preparar medicamentos, controlar y supervisar la dispensación de medicamentos. No siempre atiende público, el que atiende público es un Auxiliar de Farmacia.
 

Fuentes: Distrito Interior, Wikipedia.

 

Añadir nuevo comentario

Difarma