Diabetes

Diabetes: La actividad física es importante

Hacer actividad física con regularidad es un aspecto clave del control de la diabetes, además de planear las comidas adecuadamente, tomar los medicamentos recetados y limitar el estrés.
Cuando hace actividad física, las células se vuelven más sensibles a la insulina, por lo que pueden funcionar más eficientemente. Durante el ejercicio, las células también extraen glucosa de la sangre mediante un mecanismo totalmente independiente de la insulina.
Por lo tanto, hacer ejercicio con regularidad puede reducir su nivel de glucosa y mejorar su nivel de A1C ( Hemoglobina Glicosilada). Cuando reduce su nivel de A1C, es posible que pueda tomar menos pastillas para la diabetes o usar menos insulina.
La actividad física también es importante para el bienestar general y puede ser beneficiosa en el caso de muchos otros problemas de salud.
• A1C: La prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c), es un examen de sangre para la Diabetes tipo 2 y prediabetes. Mide el nivel promedio de glucosa o azúcar en la sangre durante los últimos tres meses.

Beneficios
Actividad física con regularidad:
• Disminuye la presión arterial y el colesterol
• Reduce el riesgo de enfermedades del corazón y derrames
• Quema calorías y lo ayuda a bajar de peso o mantener su peso
• Aumenta su nivel de energía para las actividades de la vida cotidiana
• Ayuda a dormir mejor
• Disminuye el estrés
• Fortalece el corazón y mejora la circulación
• Fortalece los músculos y huesos
• Mantiene flexibles las articulaciones
• Mejora el equilibrio para evitar las caídas
• Reduce los síntomas de la depresión y mejora la calidad de vida

 

Fuente: Sociedad Americana de Diabetes

Diabetes y ejercicio físico

El ejercicio físico es una de las formas de tratamiento de la diabetes mellitus. El programa debe estar orientado a controlar la glucemia, el mantenimiento del peso ideal, mejorar la calidad de vida y evitar la aparición de posibles complicaciones. La práctica debe estar orientada al tipo diabetes:

1. Pacientes con diabetes mellitus tipo I (insulinodependiente)
El ejercicio puede aumentar la sensibilidad a la insulina en estos casos, aunque esto no implique un óptimo control de la diabetes de forma automática. Para conseguirlo a largo plazo, los pacientes deben desarrollar una actividad física diaria y teniendo en cuenta los siguientes factores: el momento del día en que se realiza, su duración e intensidad, los niveles de glucemia antes del ejercicio y el tipo y la dosis de insulina utilizada. Existen una serie de normas básicas a tener en cuenta antes de iniciar una sesión de ejercicio:
• Inyectar la insulina en grupos musculares que no se movilicen durante la práctica de ejercicio.
• Planificar el ejercicio para realizarlo de forma regular y a la misma hora cada día, preferiblemente durante las primeras horas de la mañana.
• Adaptarlo al horario de las comidas y de la acción de la insulina.
• Administrar una cantidad extra de hidratos de carbono antes o durante el ejercicio o reducir la dosis de insulina.
• Evitar los ejercicios en condiciones de calor o frío extremos y durante los periodos de descontrol metabólico.

2. Pacientes con “diabetes mellitus tipo II (no insulinodependiente)”
El programa regular de ejercicio es fundamental para el control glucémico. Además se ha comprobado que el deporte es efectivo para prevenir este tipo de diabetes, especialmente en aquellas personas con un alto riesgo de padecerla: individuos con sobrepeso, tensión arterial elevada y con antecedentes familiares de diabetes. También es importante seguir una dieta adecuada.
El ejercicio ideal
Una sesión debería constar de unos 10 a 20 minutos de estiramiento y de fuerza muscular, 5 minutos de calentamiento aeróbico (carrera suave), 15 a 60 minutos de ejercicio aeróbico a una intensidad apropiada y de 5 a 10 minutos de ejercicio de baja intensidad al acabar la práctica deportiva. Los deportes más recomendables son caminar, correr y montar en bicicleta, pero siempre hay que tener en cuenta el historial médico del paciente. Los diabéticos deben llevar un registro de entrenamiento y consultar siempre con su médico antes de realizar un ejercicio de forma continuada.

Beneficios de la práctica deportiva
• Aumenta la utilización de glucosa por el músculo.
• Mejora la sensibilidad a la insulina.
• Reduce las necesidades diarias de insulina o disminuye las dosis de antidiabéticos orales.
• Controla el peso y evita la obesidad.
• Mantiene la tensión arterial y los niveles de colesterol.
• Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.
• Reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Qué precauciones tomar
• Verificar la glucemia antes de la práctica deportiva:
  o Si es menor de 100 mg/dl, tomar un suplemento (fruta, galletas, bebidas energéticas) antes de hacer ejercicio
  o Si estás entre 100 y 150 mg/dl – 150 mg/dl, puedes hacer ejercicio sin riesgo.
  o Si es mayor de 250 mg/dl, deja el ejercicio para otro momento.
• Disminuir la dosis de insulina antes de la actividad.
• No te inyectes la insulina en una región muscular que vayas a exponer a gran esfuerzo.
• Evitar el ejercicio físico en el momento del pico máximo de acción de la insulina.
• Controlar la glucemia durante y después del ejercicio.
• Tomar un suplemento de hidratos de carbono durante ejercicios prolongados.
• Consumir líquidos -sobre todo agua- desde dos horas antes de empezar a ejercitarse y durante la práctica deportiva.
• Controla tu grado de deshidratación y la temperatura ambiente.
• Siempre que un diabético siga un programa regular de ejercicio (que favorece la tolerancia a la glucosa), se deben readaptar los tratamientos con fármacos y prever ciertas medidas dietéticas para evitar que durante su práctica surja algún episodio de hipoglucemia
• Evitar realizar ejercicio si la glucemia capilar es >250 mg/dl y existen indicios de cetosis en la sangre y la orina, o si la glucemia es superior a 300 mg/dl aunque no haya signos de cetosis. Es preferible esperar a que la situación de descompensación haya desaparecido para empezar a hacer deporte.
• Si aparece algún síntoma de hipoglucemia antes, durante y después del deporte, debe tomarse una cantidad adicional de hidratos de carbono de absorción rápida (como son los zumos, por ejemplo).
• Es aconsejable conocer el comportamiento de la glucemia en relación con los diferentes tipos de ejercicio físico.
• Algunos pacientes diabéticos pueden padecer complicaciones como arritmia durante la práctica de ejercicio.

 

Fuente: Fundación Española del Corazón

Día Munidal de la Diabetes 2017: Claves sobre lo que hay que hacer

Todas las mujeres con diabetes requieren un acceso asequible y equitativo a la atención y educación para manejar mejor su diabetes y mejorar su estado de salud.
Actualmente hay más de 199 millones de mujeres que viven con diabetes. Se prevé que esta cifra aumente a 313 millones en 2040.
-Dos de cada cinco mujeres con diabetes están en edad reproductiva, lo que representa más de 60 millones de mujeres en todo el mundo.
-La diabetes es la novena causa de muerte en mujeres a nivel mundial, que causa 2,1 millones de muertes por año.
-Las mujeres con diabetes tipo 2 son casi 10 veces más propensos a tener enfermedad coronaria que las mujeres sin la enfermedad.

Las mujeres con diabetes tipo 1 tienen un mayor riesgo de aborto involuntario temprano o tener un bebé con malformaciones.

Lo que hay que hacer
-Los sistemas de salud deben prestar la debida atención a las necesidades y prioridades específicas de las mujeres.
-Todas las mujeres con diabetes deben tener acceso a los medicamentos esenciales para la diabetes y tecnologías, educación para el autocuidado y la información que necesitan para lograr resultados óptimos para la diabetes.
-Todas las mujeres con diabetes deben tener acceso a servicios de planificación pre-concepción para reducir el riesgo durante el embarazo.
-Todas las mujeres y las niñas deben tener acceso a la actividad física para mejorar sus resultados de salud.

Las mujeres embarazadas necesitan un mejor acceso a la detección, atención y educación para lograr resultados positivos para la salud para la madre y el niño.

Lo que hay que hacer
-Tipo de estrategias de prevención de la diabetes 2 deben centrarse en la salud materna y la nutrición y otros comportamientos de salud antes y durante el embarazo, así como nutrición del lactante y primera infancia.
-Visitas de atención prenatal durante el embarazo deben ser optimizados para promoción de la salud en las mujeres jóvenes y la detección temprana de la diabetes y diabetes gestacional.
-La detección de la diabetes y diabetes gestacional debe integrarse en otras intervenciones y los servicios de salud materna a nivel de atención primaria de salud para asegurar la detección temprana, una mejor atención a las mujeres y reducir la mortalidad materna .
-Trabajadores de la salud deben ser entrenados en la identificación, tratamiento, gestión y seguimiento de la diabetes durante el embarazo.

Las mujeres y niñas son agentes claves en la adopción de estilos de vida saludables para mejorar la salud y el bienestar de las generaciones futuras.
-Hasta el 70% de los casos de diabetes tipo 2 podrían prevenirse mediante la adopción de un estilo de vida saludable.
-70% de las muertes prematuras en adultos se debe en gran parte a la conducta iniciada durante la adolescencia .
-Las mujeres, como madres, tienen una gran influencia sobre el estado de salud a largo plazo de sus hijos .
-La investigación ha demostrado que cuando las madres se les concede un mayor control sobre los recursos, que destinan más a los alimentos, la salud y la nutrición de los niños, y la educación .
-Las mujeres son los guardianes de la nutrición y hábitos de vida y por lo tanto tienen el potencial de impulsar la prevención desde el hogar y más allá.

Lo que hay que hacer
-Las mujeres y las niñas deben tener la facultad con un acceso fácil y equitativo a los conocimientos y recursos para fortalecer su capacidad para prevenir la diabetes tipo 2 en sus familias y mejor salvaguardar su propia salud.
-Promover oportunidades de ejercicio físico en las adolescentes , especialmente en los países en desarrollo, debe ser una prioridad para la prevención de la diabetes.

 

Fuente: FEDERACIÓN ARGENTINA DE DIABETES

Mujeres y Diabetes: “Nuestro derecho a un futuro saludable”

La Federación Internacional de Diabetes (FID) ha anunciado recientemente que el Día Mundial de la Diabetes 2017 se centrará en "Las mujeres y la diabetes", con el eslogan “Nuestro derecho a un futuro saludable”.

Información difundida por la Federación Internacional de Diabetes (FID):
• En la actualidad, hay más de 199 millones de mujeres viviendo con diabetes, y se calcula que este total aumentará hasta los 313 millones para 2040. Los roles de género y las dinámicas de poder influyen sobre la vulnerabilidad ante la diabetes, afectan el acceso a los servicios sanitarios y las conductas de búsqueda de atención sanitaria de las mujeres e intensifican los efectos de la diabetes sobre las mujeres.
• La diabetes es la novena causa principal de muerte entre mujeres en todo el mundo, causando 2,1 millones de muertes cada año. Fruto de las condiciones socioeconómicas, las niñas y las mujeres con diabetes se enfrentan a barreras en el acceso a una prevención costo efectiva, detección temprana, diagnóstico, tratamiento y atención, en especial en países en desarrollo.
• Las desigualdades socioeconómicas exponen a las mujeres a los principales factores de riesgo de la diabetes, los cuales incluyen una dieta y nutrición pobres, la inactividad física, el consumo de tabaco y el consumo perjudicial del alcohol.
• Dos de cada cinco mujeres con diabetes se encuentran en edad reproductiva, más de 60 millones de mujeres en todo el mundo. Las mujeres con diabetes tienen más dificultades para concebir y pueden tener dificultades en sus embarazos. Sin planificación preconcepcional, la diabetes tipo 1 y tipo 2 puede resultar en un riesgo significativamente más alto de mortalidad y morbilidad, tanto maternal como infantil.
• Aproximadamente uno de cada siete nacimientos se ve afectado por la diabetes gestacional (DMG), una amenaza grave e ignorada para la salud materna e infantil.
• Muchas mujeres con DMG sufren complicaciones relacionadas con el embarazo, incluyendo alta presión arterial, bebés con un peso elevado al nacer y partos difíciles. Un número importante de mujeres con DMG también desarrolla diabetes tipo 2, resultando en complicaciones y costes sanitarios adicionales.
• La estigmatización y discriminación que afrontan las personas con diabetes son particularmente pronunciadas en niñas y mujeres, las cuales arrastran una doble carga de discriminación, debido a su estado de salud y a las desigualdades perpetradas en sociedades dominadas por hombres. Estas desigualdades pueden disuadir a niñas y mujeres a buscar un diagnóstico y tratamiento, evitando que logren resultados sanitarios positivos.

Las mujeres y niñas deben ser capacitadas con conocimientos y recursos que refuercen su capacidad de prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2, y ayuden a influenciar en la adopción de estilos de vida sanos que mejoren la salud y el bienestar de aquellos a su alrededor y las futuras generaciones.

La campaña del Día Mundial de la Diabetes 2017 promoverá la importancia de un acceso asequible y equitativo a las medicinas y tecnologías esenciales, educación para el autocontrol e información que requieren  todas las mujeres en riesgo o que viven con diabetes para que puedan conseguir resultados óptimos en su diabetes, y reforzar su capacidad de prevenir la diabetes tipo 2.

 

Fuente:  Federación Internacional de Diabetes

 

Siete preguntas frecuentes sobre la diabetes

La diabetes está ya considerada como la epidemia del siglo XXI debido a que afecta a 143 millones de personas y se prevé que esta cifra se eleve a los 300 millones en el año 2025 debido, entre otros motivos, al aumento del envejecimiento y de los estilos de vida actuales.
A pesar de la alta incidencia, se calcula que más de la mitad de los afectados desconoce padecer la enfermedad. Por este motivo, y debido a las dudas que suelen surgir a los pacientes con diabetes sobre el manejo de la enfermedad, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria ha respondido las preguntas más frecuentes que suelen realizarse en las consultas de Atención Primaria.
 
1. ¿Voy a tener que hacer régimen toda la vida?
Una correcta alimentación es importante en cualquier persona, pero aún más en el diabético. Junto con el ejercicio, la dieta es la base del tratamiento, lo que no quiere decir que haya que seguir un régimen estricto de por vida o que haya alimentos que no se puedan volver a probar. Sabiendo qué alimentos son recomendables y cuáles no, se puede integrar en la vida normal los hábitos saludables de la población.
 
2. ¿Me voy a quedar ciego?
Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes es la aparición de retinopatías, las cuales están relacionadas con la duración de la enfermedad. Por ello, ante los primeros síntomas de pérdida de visión u otras alteraciones oftálmicas se debe acudir al médico.
Asimismo, para prevenir la retinopatía diabética hay que tener un control estricto del azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol. Actualmente también existen procedimientos para tratar este problema como, por ejemplo, la fotocoagulación con láser.
 
3. ¿La diabetes puede afectar a mi salud sexual?
Existe la posibilidad de que sí afecte, produciendo impotencia o disfunción eréctil debido a que las arterias que irrigan los genitales pueden obstruirse, al igual que otros órganos del cuerpo. Por tanto, cuanto más se cuide la diabetes y los niveles de azúcar, menos riesgo existe de que esto ocurra.
 
4. Me han diagnosticado diabetes. ¿Me tendré que pinchar?
Cuando el tratamiento con pastillas no es suficiente para controlar la glucosa en sangre, sí se necesita la insulina, es decir, pincharse. No obstante, el uso de fármacos puede ser suficiente si se acompañan con unos cambios en los estilos de vida, se mejora la alimentación y se realiza ejercicio físico de forma habitual.
 
5. ¿Qué es el pie diabético?
La aparición de lesiones en los pies es una de las consecuencias más frecuentes de la diabetes, las cuales pueden evolucionar a ulceraciones e infecciones y, además, en casos graves pueden derivar en gangrena e, incluso, en la amputación. Por ello, es muy importante elegir un calzado adecuado, observarse los pies para detectar cualquier herida o lesión y tratarla antes de que evolucione.
 
6. Me resfrío más y durante más tiempo. ¿Puede ser por la diabetes?
Sí. Los diabéticos presentan más infecciones que la población general, sobre todo respiratorias, urinarias, de tejidos blancos y enfermedad periodontal. La hiperglucemia produce una peor respuesta inmunitaria y, a su vez, las infecciones producen descompensación hiperglucémica.
 
7. ¿Qué es la hemoglobina glicosilada?
La hemoglobina, una proteína que circula en la sangre y transporta oxígeno, se une a la glucosa formando la hemoglobina glicosilada. Cuando mayor es la cantidad de glucosa en sangre, más se une a la hemoglobina y su porcentaje de unión indica cuál ha sido la cantidad media de glucosa circulante durante el tiempo de vida de la hemoglobina (120 días).
En general, no debe superar el siete por ciento, aunque el objetivo debe ser individualizado y establecido por el médico. Su medida permite saber el promedio del nivel de azúcar en las últimas semanas, mientras que un examen de glucosa en la sangre indica el estado de control de la diabetes en ese momento determinado.

 

Fuente: Infosalus

 

Día Mundial de la Diabetes 2016

La Federación Internacional de Diabetes (FID) estima que en el mundo hasta 193 millones de personas, o cerca de la mitad de todos los adultos que vivían con diabetes en 2015, desconocen que tienen la enfermedad. Muchos de estos casos son de diabetes tipo 2.

Cuanto antes se diagnostique a una persona, antes se puede iniciar el tratamiento y el control, lo que puede mejorar las posibilidades de prevenir complicaciones dañinas y costosas. Una persona con diabetes tipo 2 puede vivir varios años sin mostrar síntomas, tiempo durante el cual la glucosa en sangre alta silenciosamente daña el cuerpo. Existe por tanto una necesidad urgente de detectar, diagnosticar y proporcionar atención adecuada a las persona con diabetes.
El Día Mundial de la Ddiabetes (DMD) 2016 destacará las soluciones factibles y económicas que existen para ayudar a identificar a las personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar o en riesgo de desarrollar diabetes en el futuro.
La diabetes es la principal causa de enfermedad cardiovascular, ceguera, fallo renal y amputación de las extremidades inferiores. Más de una tercera parte de las personas que actualmente viven con diabetes tipo 1 y 2 desarrollarán algún tipo de daño en sus ojos durante la vida. Estas complicaciones se pueden prevenir o retrasar manteniendo los niveles de glucosa en sangre, presión sanguínea y colesterol lo más cerca de lo normal como sea posible. Muchas complicaciones se pueden detectar en las etapas primeras, permitiendo el tratamiento a tiempo. El DMD 2016 pretende destacar la importancia que tiene integrar la detección de las complicaciones de la diabetes en la atención primaria en curso para las personas que viven con diabetes.
 

Datos y cifras
El Atlas de la Diabetes de la Federación Internacional de Diabetes, séptima edición 2015, proporciona las últimas cifras e información sobre la prevalencia global y regional de diabetes y el gasto y la mortalidad asociados.
• Aproximadamente 415 millones de adultos tienen diabetes; para 2040 se incrementará a 642 millones.
• La proporción de personas con diabetes tipo 2 aumenta en la mayoría de los países.
• 75% de adultos con diabetes viven en países de renta medio-baja.
• El mayor número de personas con diabetes tienen entre 40 y 59 años de edad.
• 1 de cada 2 (46%) de la personas con diabetes están sin diagnosticar.
• La diabetes causó 5 millones de muertes en 2015; cada seis segundos una persona muere por la diabetes.
• La diabetes causó al menos USD 673 mil millones de dólares en gastos sanitarios en 2015 – 12% del total de gasto en adultos.
• Más de 542.000 niños viven con diabetes tipo 1 en 2015.
• Más de 20,9 millones de nacidos se vieron afectados por la diabetes durante el embarazo en 2015 – 1 de cada 7 nacimientos.

 

Fuente:  Federación Internacional de Diabetes

Intervenciones en el estilo de vida de la persona Diabética

Los principales factores ambientales que incrementan el riesgo de diabetes tipo 2 son la ingesta excesiva de alimentos y una forma de vida sedentaria, con el consiguiente sobrepeso

Un tratamiento completo de la diabetes debe incluir no solo una dieta especial para el tratamiento de la patología y ejercicio físico moderado y habitual, sino también un control médico constante. Asimismo conviene eliminar otros factores de riesgo cuando aparecen al mismo tiempo, como la hipercolesterolemia.
Efectuando estos cambios de estilo de vida, gozara de beneficios para su salud, como por ejemplo: Bajar el nivel de glucosa en la sangre y la presión arterial. Bajar el nivel de colesterol LDL, O colesterol malo y aumentar el nivel de colesterol HDL, o colesterol bueno. Mejorar la capacidad del cuerpo para usar la insulina. Mantener las articulaciones flexibles y con esto reducir el riesgo de caídas. Ayuda a bajar de peso y así se reduce la cantidad de grasa corporal. Se aumenta la energía y se reducen los niveles de estrés.

Dieta
Mantener una dieta especial es una de las mejores maneras que se puede tratar la diabetes. Ya que no hay ningún tratamiento que cure la diabetes, en cuanto la persona es diagnosticada de diabética debe empezar a mantener una dieta adecuada. Se debe cuidar la cantidad de gramos de carbohidratos que come durante el día, adaptándola a las necesidades de su organismo y evitando los alimentos con índice glucémico alto. Lo que significa es que el diabético no debe hacer muchas comidas con contenido de harina blanca; elegir panes y pastas hechas de harina integral ayudará a la persona a controlar mejor la insulina que el cuerpo produce.
Una “dieta reductiva común” consiste de la alimentación con una menor cantidad de calorías. La cantidad de calorías debe establecerse para cada individuoLa “nutrición balanceada” es un elemento indispensable para el tratamiento de la diabetes mellitus. Un buen régimen alimentario se caracteriza por ser individual. Para ello se debe tener en cuenta la edad, el sexo, el peso, la estatura, el grado de actividad física, clima en que habita, el momento biológico que se vive (por ejemplo una mujer en embarazo, un recién nacido, un niño en crecimiento, un adulto o un anciano), así como también la presencia de alteraciones en el nivel de colesterol, triglicéridos o hipertensión arterial.

Alimentos muy convenientes
Son los que contienen mucha agua y pueden comerse libremente. Se encuentran en la acelga, apio, alcachofa, berenjena, berros, brócoli, calabaza, calabacín, cebolla cabezona, pepino cohombro, coliflor, espárragos, espinacas, habichuela, lechuga, pepinos, pimentón, rábanos, repollo, palmitos y tomate.

Alimentos convenientes
Son los alimentos que pueden ser consumidos por la persona diabética sin exceder la cantidad ordenada por el nutricionista. En estos se encuentran las harinas: Arroz, pastas, papa, yuca (mandioca),, avena, cebada, fríjol, lenteja, garbanzo, soya, arvejas, habas, panes integrales y galletas integrales o de soja. En las frutas son convenientes las, fresas, guayabas, mandarina, papaya, patilla, melón, piña, pera, manzana, granadilla, mango, maracuyá, moras, naranja, durazno, uvas, banana, tomate de árbol, y chirimoya. En cuanto a los lácteos son convenientes la leche descremada, y yogur dietético. También son saludables las grasas de origen vegetal como el aceite de canola, de maíz, la soya, el aceite de girasol, ajonjolí y de oliva. Las verduras como zanahoria, auyama, etc.

Alimentos inconvenientes
Carbohidratos simples como el azúcar, la panela, miel, melazas, chocolates, postres endulzados con azúcar, helados, bocadillos, mermeladas, dulces en general y gaseosas corrientes. También son inconvenientes las grasas de origen animal como las carnes grasas, embutidos, mantequilla, crema de leche, mayonesas, manteca, tocino de piel de pollo y quesos doble crema.

Distribución horaria de las comidas
Hay que comer cada 3 a 4 horas (alimentación fraccionada) ya que de esta manera se evita una hipoglucemia o baja en nivel de glucosa en la sangre. El alimento se ajusta a la acción de los medicamentos para el tratamiento de la diabetes, sean estos hipoglicemiantes orales o la acción de la insulina inyectada.

Ejercicio físico
El ejercicio es otro factor muy importante en el tratamiento de la diabetes, ya que la persona debe bajar de peso y la actividad física es necesaria en este procedimiento. El ejercicio también afecta los niveles de insulina que produce el cuerpo y sensibiliza los tejidos a la insulina. La recomendación para personas con diabetes tipo 2, es por lo menos 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a vigoroso en una semana con 3 días mínimo de ejercicio.

Automonitoreo de los pies
Es muy importante que los pacientes con diabetes revisen sus pies a diario para identificar heridas, callos y úlceras. Prácticas más exhaustivas incluyen aplicar lubricantes en los pies, limar los callos, y cortarse las uñas.

La lista de la compra con diabetes

Seguir un estilo de alimentación saludable no es tarea fácil, especialmente en aquellas personas o familias que además deben tener en cuenta el tratamiento de la diabetes.

En muchos casos olvidado, uno de los puntos más importantes en este proceso es el momento de elección de los alimentos, tanto en las comidas fuera de casa, como en el momento de realizar la compra de alimentos. Es un momento de mucha importancia, pues de la compra de unos u otros alimentos dependerá la calidad de alimentación seguida por todos los integrantes de la familia.

Una de las herramientas para conseguir una despensa saludable es confeccionar una lista antes de ir a hacer la compra. Siguiendo esta lista se consigue tener en casa los alimentos que realmente son necesarios a la vez que se evitan algunas tentaciones o caprichos.

Frutas y verduras

Siempre que sea posible se recomienda elegir frutas y verduras de temporada, pues de forma natural su contenido nutricional es mucho más alto que el resto y además su precio suele ser más bajo. Se puede evitar la monotonía incluyendo variedades diferentes, incluso con mezcla de colores que las hagan más apetecibles. Por ejemplo, no todas las ensaladas se deben hacer con lechuga. Es bueno probar otras variedades, otros alimentos que no se suelen tomar habitualmente. Incluir en la compra semanal algunos frutos secos, crudos o tostados, evitando los fritos o salados, aportará una dosis de grasa vegetal de muy buena calidad para todas las edades.

Lácteos

El uso de lácteos descremados permiten reducir ligeramente el contenido de calorías de la alimentación. No obstante, esto depende de la cantidad diaria consumida. En personas con peso adecuado o en niños es posible utilizar lácteos enteros o semidesnatados, siempre teniendo en cuenta que la cantidad consumida debe estar dentro de las recomendaciones de 2 a 3 raciones diarias. En el caso de los yogures, la versión desnatada acostumbra a contener menos hidratos de carbono, al utilizar edulcorantes en lugar de azúcar añadido.

Carnes, pescados y huevo

En la variedad está el acierto. Incluye carnes rojas así como carnes de aves, pescado blanco, pescado azul (atún, salmón, sardina o boquerón) y también mariscos. Pueden ser frescos o congelados, pero evita los procesados como salchichas, hamburguesas u otros precocinados. No se debe olvidar el huevo, como una interesante fuente de proteínas que se puede tomar de 3 a 4 veces a la semana.

Cereales

Los cereales refinados como el pan blanco, cereales de desayuno, arroz blanco o pasta tienen una absorción muy rápida, por lo que incrementan los niveles de glucosa en sangre de forma brusca. Introduce en la compra alimentos menos refinados, como pan o arroz integral u otros cereales como el centeno, la cebada o la quínoa. Los productos de pastelería, incluidas las galletas, son alimentos poco interesantes por su elevado contenido en harinas refinadas, azúcares y grasas, por lo que no deberían ser alimentos habituales en la lista de la compra.

Legumbres

Se trata de un alimento básico en la despensa. Pueden comprarse en seco o en bote, lo cual permite asegurar una buena fuente de hidratos de carbono de absorción lenta y con un alto contenido en fibra y proteínas.

Bebidas

La base de la hidratación debe ser el agua, aunque se puede complementar con infusiones o bebidas refrescantes sin azúcar o cero.

Atención a los jugos de fruta, pues a pesar de que se etiqueten como sin azúcar añadido, ya contienen el azúcar propio de la fruta. Sin embargo, las bebidas con azúcar o los jugos de fruta etiquetados como néctar pueden ser de gran ayuda para tratar la hipoglucemia, por lo que se convierte en un producto menos saludable pero que ayuda al tratamiento de la denominada bajada de azúcar.

Hierbas aromáticas y especias

Orégano, menta, perejil, cilantro, romero, azafrán entre otras ayudarán a aumentar el sabor de los platos sin aumentar el contenido de grasas o sal. Se puede utilizar vainilla o canela para potenciar el sabor dulce de los postres sin tener que recurrir a azúcar ni edulcorantes artificiales.

Una práctica muy recomendable es abandonar los grandes supermercados, repletos de productos poco necesarios, y volver al mercado o al pequeño comercio. De este modo, se busca comprar alimentos de proximidad, de temporada, evitando que el exceso de oferta nos conduzca a realizar compras innecesarias o impulsivas. Poco a poco se aprenderá más sobre los alimentos, tanto de sus propiedades como de las formas de conservarlos o cocinarlos, lo cual ayuda a utilizar mejor los alimentos.

En definitiva se trata de evitar que la compra semanal se convierta en un proceso mecánico, incluso a veces compulsivo, y pase a ser un momento en el que empieza el cuidado de uno mismo y de su entorno.

 

Fuente: Fundación para la Diabetes

Controlar la diabetes: los errores más comunes

El término 'diabesidad', acuñado de forma reciente, hace referencia a la que se considera ya la epidemia del siglo XXI y que combina dos graves problemas consecuencia del estilo de vida moderno: la diabetes y la obesidad.

Según explica el doctor José Ramón Calle, asesor médico de la Fundación para la Diabetes, el estilo de vida de un paciente con diabetes es el mismo que deberíamos seguir toda la población, basado en una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico para controlar el peso y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los pacientes con diabetes tipo 1 suelen participar en gran medida en la evolución del trastorno y tener una mejor educación para controlar su condición, cuándo realizar los controles o cómo ajustar las dosis de insulina que deben inyectarse según su dieta. "Sin embargo, el ritmo de vida asociado a las prisas y a la carga asistencial puede conducir a que muchos pacientes estén peor educados en su enfermedad de lo que debieran", señala el facultativo.

La diabetes tipo 1 antes se conocía como diabetes infanto-juvenil dado que se iniciaba en la época infantil y adolescente, sin embargo hay un porcentaje creciente de personas que comienzan a padecerla después de los 30 años. Esta diabetes requiere de tratamiento con insulina inyectada y de un control diario de la glucosa en distintos momentos del día.

La diabetes tipo 2, la conocida antes como diabetes del adulto, está ligada al estilo de vida y al exceso de peso y a pesar de que hace unos años se consideraba rara la existencia de este tipo de diabetes en los menores, cada vez se diagnostican más casos entre ellos. Existen más de 5 millones de personas en España que padecen este tipo de diabetes.

A pesar del uso de fármacos, el páncreas de estas personas con diabetes tipo 2 se va agotando y en muchos casos terminan necesitando la insulina inyectada, requiriendo la misma instrucción en la enfermedad que un paciente de diabetes tipo 1 de origen.

El doctor apunta algunos de los aspectos de los que se derivan más problemas y errores en el control de la diabetes:

* Desigualdad en pacientes y asistencia

Existe una gran variabilidad entre los pacientes y su educación sobre la enfermedad y los recursos accesibles en el sistema de salud. Según señala el doctor Calle, existen grandes diferencias entre centros sanitarios en cuanto a la formación y los medios que se ofrecen a estas personas para controlar la enfermedad.

* Seguir una dieta adecuada

El consumo excesivo de grasas y de azúcares refinados predispone al exceso de peso y con ello al mayor riesgo de hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia. "La dieta que deben seguir los pacientes diabéticos es la que deberíamos de seguir todos", señala el especialista. Uno de los errores más importantes es la reducción drástica de los hidratos de carbono derivada de la idea de que su consumo sube el azúcar en sangre.

"Hay que reducir los hidratos de carbono refinados como dulces y bollos e integrar con moderación los hidratos de carbono de absorción lenta como legumbres, cereales, arroz o patatas", apunta el endocrinólogo, que añade que el principal problema está en cambiar de hábitos cuando se llega a edades avanzadas.

* 'Reciclar' conocimientos

El especialista señala que es necesario que los pacientes pasen por sesiones informativas periódicas para 'reciclar' sus conocimientos sobre cómo controlar su diabetes ya que pasados dos o tres años los pacientes se olvidan de las pautas o se relajan en su práctica.

* Ejercicio no es sólo caminar

El ejercicio forma parte del tratamiento de una enfermedad que puede causar graves complicaciones en las distintas partes del cuerpo. Sin embargo, en muchos casos se considera suficiente ejercicio el caminar. "Quien padece diabetes no sólo debe hacer ejercicio sino que debe hacerlo con intensidad, caminar no es suficiente, se trata de practicar bicicleta o nadar y a veces no se hace tanto hincapié en este tema como se debiera", apunta.

* Controlar la glucosa en sangre

Una gran parte de los pacientes diabéticos controlan su glucosa en sangre menos de lo que debieran y en gran medida esto se debe a que la administración restringe la dispensación de las tiras reactivas necesarias para medir la glucosa, apunta el doctor Calle.

Los pacientes con diabetes tipo 1 deben medir al menos 4 veces al día sus niveles mientras que en el caso de quienes padecen el tipo 2 este seguimiento depende del grado de la enfermedad.

* Los fármacos no son suficiente

Existen pacientes que padecen diabetes tipo 2 y consideran que la toma de fármacos antidiabéticos orales es suficiente para controlar la enfermedad sin embargo el doctor Calle apunta que "el tratamiento se basa en dieta, ejercicio y medicamentos y estos últimos no son suficientes para detener la enfermedad".

El especialista apunta que intervenir en estas tres áreas disminuye los riesgos de pasar a la diabetes tipo 1 y necesitar insulina, así como de complicaciones posibles, las más comunes asociadas a la retina y el riñón y en menor medida al sistema nervioso.

* Dejar de vanalizar la diabetes tipo 2

Aún existe la creencia errónea entre muchos pacientes de que en realidad no se padece mal alguno sino que sólo se tienen un poco elevados los niveles de azúcar en sangre y que esto no reviste gravedad en comparación con la diabetes tipo 1.

 

Fuente: Infosalus

Diabetes: Control, Complicaciones y Tratamiento

- ¿Cómo realizar un buen control de su Diabetes?

  • Hemoglobina glicosilada: es un análisis de sangre que da un panorama global de sus niveles totales de glucemia en sangre de los últimos 3 meses. El valor aceptable debe ser menor de 7% para evitar las complicaciones crónicas de la diabetes. Si el valor es superior significa que sus glucemias permanecieron elevadas durante ese periodo de tiempo.
  • Su médico debe solicitarle una hemoglobina glicosilada cada 3 meses.
  • Tensión Arterial: los valores ideales deben ser menores a 130/80 mmHg. Si es mayor hace que su corazón trabaje más de lo debido.
  • Colesterol LDL: o colesterol “malo” debe ser menor 100 mg/dl. Este se acumula en las arterias y las obstruye.
  • Es importante que deje el hábito de fumar, contribuye a la progresión de las complicaciones crónicas de la diabetes.

 

- Complicaciones

Los niveles elevados de glucemia en forma permanente pueden causar problemas a largo plazo debido a que se dañan los pequeños vasos sanguíneos llamados complicaciones micro vasculares así como los grandes vasos sanguíneos llamados complicaciones macro vasculares.

Complicaciones micro vasculares:

  • Retinopatía Diabética: es el daño en los ojos. Debe realizarse un fondo de ojos una vez al año.
  • Neuropatía  diabética: es la afectación de los riñones. Los riñones filtran los desechos de la sangre; cuando no funcionan bien, se pueden acumular sustancias tóxicas.
  • Neuropatía Diabética: se pueden afectarlos nervios de todo el cuerpo.

Complicaciones macro vasculares:

  • Arterias del corazón provocando infarto agudo de miocardio.
  • Arterias del cerebro causando accidentes cerebro vasculares o infartos cerebrales.
  • Arterias de las piernas con dolor al caminar o cambio de coloración de algunos de los dedos de los pies (gangrena).

Esto hace que sea muy importante mantener su diabetes en la mejor condición posible con niveles óptimos de azúcar en sangre.

 

- Tratamiento de la Diabetes

Consiste en 5 pilares fundamentales, ninguno de ellos debe faltar:

  1. Plan Alimentario: Lo óptimo es que sea proporcionado por licenciados en nutrición, estos recomiendan:
    • Mantener una dieta variada y saludable
    • Buscar el equilibrio entre las calorías que ingiere y la actividad fisica.
    • Incorporar cereales integrales, verduras, frutas, lácteos descremados, etc.
    • Limitar ingesta de grasas saturadas, trans, sal y azucares añadidos.
  2. Actividad física: Debe ser regular, de moderada intensidad y aeróbica. A continuación encontrara algunas ideas para comenzar: Camine enérgicamente, suba por las escaleras, nade o realice gimnasia en el agua, practique algún tipo de baile o deporte.
  3. Medicamentos: Todos ayudan a bajar los niveles de glucemia, pero cada tipo de tratamiento funciona de manera diferente. Dependiendo de cada caso, existen comprimidos o inyectables como la insulina.
  4. Educación: Concurra cada vez que pueda a las charlas educativas de su hospital o ciudad.
  5. Monitoreo de glucemia o auto monitoreo: Depende el tipo de tratamiento, por ejemplo con insulina debe ser realizado con mayor frecuencia en el día, no siendo necesario con comprimidos.

RECUERDE QUE USTED ES EL PRINCIPAL PROTAGONISTA EN EL CONTROL DE SU DIABETES.

 

Fuente: Servicio de Diabetología - Hospital Córdoba - Dra. Marina LE ROUX

Difarma