Cuidado de la Salud

Alimentos prohibidos en la hipertensión arterial

Cuando se sufre de hipertensión arterial es importante realizar una dieta especial, para la que es necesario conocer cuales son los alimentos no permitidos o prohibidos. La lista de alimentos ricos en sodio te servirá de guía, para saber qué alimentos no deben formar parte de la comida diaria, si padeces de presión arterial alta.
La sal que se suele utilizar para condimentar las comidas, no es otra cosa más que cloruro de sodio. Este se encuentra naturalmente en la naturaleza, incluso forma parte de nuestro organismo.
Los alimentos en general lo contienen en mayor o menor medida. El problema mayor se suscita cuando el exceso de sal o mejor dicho sodio, afecta la salud produciendo hipertensión arterial.
Si bien existe una dieta especial para hipertensión, en la cual se incluyen alimentos frescos que no poseen mucha cantidad de sodio, es muy importante conocer cuáles son los alimentos prohibidos en hipertensión.

Lista de alimentos ricos en sodio:
- Sal de cocina.
- Fiambres, embutidos o chacinados.
- Alimentos en salmuera.
- Caldos y sopas concentradas.
- Mariscos.
- Snack.

- Salsas elaboradas fuera de casa.
- Alimentos congelados, por su alto contenido en conservantes a base de sodio.
- Enlatados por su alto contenido en conservantes.
- Edulcorantes artificiales a base de sodio como el ciclamato de sodio.
- Pseudo sales dietéticas como sales de apio, ajo, cebolla, etc, ya que poseen algo de sodio. 
- Medicamentos que contengan sodio, por ello es muy importante comunicarle al médico que sufres de hipertensión, para adecuar la nueva medicación a la patología ya existente.
- Aguas minerales: No están absolutamente prohibidas, éstas se deberán manejar de acuerdo al nivel de sodio que puedas consumir diariamente, ya que no todas las aguas minerales poseen el mismo contenido de sodio. Es aconsejable consultar al médico sobre la marca más apropiada para tu nivel de hipertensión.
- Bebidas gaseosas dietéticas, deberán ser consumidas con moderación de acuerdo al grado de hipertensión existente, ya que estas bebidas pueden contener sodio en el edulcorante con el que las endulzan.
Esta lista de alimentos ricos en sodio que se prohíben en hipertensión, se podrá ir modificado de acuerdo a cómo evolucione dicha enfermedad y cuan controlada esté.

Recuerda:
- Mantener la presión arterial controlada.
- Consultar a tu medico ante cualquier signo o síntoma.

 

Fuente: Innatia

Día mundial contra la hipertensión arterial

El día mundial contra la hipertensión arterial se celebra en el mes de mayo, algunos países lo celebran el día 14 y otros el 17. Pero más allá de la fecha, lo más significativo es tomar conciencia de los peligros de la HTA y su prevención.
Todos los años en el mes de mayo se celebra el día mundial contra la hipertensión arterial (HTA). Este día se trata de transmitir a la población la importancia del control de la HTA, ya que hay múltiples estudios e investigaciones que demuestran que esta es un factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso, en ocasiones, es un riesgo de vida.
Por eso en esta ocasión me parece interesante referirme a la alimentación. En la 16ª Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión- Liga Española para la lucha contra la hipertensión arterial ) celebrada en marzo, se realizaron talleres fomentando cambios de hábitos alimentarios. Estos pueden  modificar significativamente los valores de la tensión arterial y de otros factores de riesgo como las dislipidemias, la diabetes, obesidad, etc.

Cambios de hábitos alimentarios 
- En primera instancia se debe reducir el consumo de sal, según recomendaciones de la OMS no se deben ingerir más de 5 grs de sal al día. El sodio (mineral que aumenta la presión), no sólo se encuentra en la sal de mesa, sino también está en forma encubierta en otros alimentos como conservas, embutidos, el pan, quesos, agua mineral, edulcorantes, refrescos light y todo producto que contenga ciclamato de sodio y conservantes con sodio.
- Aumentar el consumo de frutas y verduras, éstas no sólo contienen poca cantidad de sodio, sino que son ricas en potasio (mineral que compite con el sodio en el organismo).
- Por otra parte beber dos litros de agua por día ayuda a eliminar el exceso de sodio y otros residuos.
- El cigarrillo puede potenciar la hipertensión arterial, por ello sería prudente no fumar.
- Beber 1 o 2 copas de vino tinto diariamente puede ayudar a reducir la presión. Si te excedes puede provocar el efecto contrario.

Además de estos cambios alimentarios, el ejercicio físico controlado y adecuado a cada persona es fundamental para controlar la presión arterial. Asimismo es importante seguir las indicaciones médicas y tomar la medicación indicada. 
Cambiar estos hábitos no es tan difícil, sólo es cuestión de proponérselo. Tu corazón y tu salud lo valen, no dejes que la hipertensión te gane.

 

Fuente: Innatia 

Diez consejos para un uso seguro del gas en el hogar

Se acercan los primeros fríos y la necesidad de mantener el hogar bien calefaccionado. Pero antes de encender cualquier artefacto a gas, es necesario seguir algunas medidas de seguridad para disfrutar sin peligro.

Los artefactos a gas emplean una sustancia inflamable que puede generar monóxido de carbono cuando su combustión es incompleta. Es por ello que la consulta con un gasista matriculado resulta fundamental para garantizar la adecuada colocación y funcionamiento.

La existencia de ventilaciones permanentes debería uno de los hábitos preventivos para evitar accidentes. El tema vuelve a instalarse año tras año para evitar casos como el reciente escape de gas en un edificio de Villa Mitre que dejó graves heridos, así como tantos otros.

A modo de prevención, Metrogas comparte 10 tips para los usuarios:

- Revisar periódicamente la instalación de gas natural. Se recomienda realizar un mantenimiento integral anual.

- Gasistas matriculados. Para garantizar una correcta instalación y mantenimiento, contratar gasistas matriculados habilitados para el tipo de trabajo que se requiera realizar.

- En dormitorios, instalar sólo artefactos de calefacción de tiro balanceado.

- Asegurar ingreso de aire y evacuación de productos de combustión mediante aberturas permanentes al exterior (rejillas), en los ambientes que tengan artefactos a gas natural.

- Usar cada artefacto para el fin que fue creado. Por ejemplo, usar la cocina para cocción pero nunca para calefacción.

- Instalar artefactos aprobados por organismos de certificación avalados por Enargas. Esto asegura su fabricación conforme a las normas vigentes y cuentan con su debida identificación.

- Asegurar el estado y la instalación de los conductos. Deben ser continuos desde la salida del artefacto hasta la terminación del conducto. Deben ser lisos, sin ningún tipo de obstrucción u angostamiento ni parcial ni total en todo su recorrido.

- Además, los conductos deben contar en su remate con sombreretes. Estos facilitan la correcta evacuación de los gases, impiden anidar a los pájaros y evitan la entrada del agua de lluvia que puede ocasionar la corrosión de las cañerías metálicas.

- No utilizar mangueras de goma, están prohibidas por su peligrosidad.

- Contemplar que construcciones como cerramientos de balcones, lavaderos, techados de patios internos, paredes medianeras, no impidan o tapen la libre difusión de los gases hacia el exterior.

 

Fuente: infobae

CEPAS RECOMENDADAS PARA LAS VACUNAS ANTIGRIPALES - TEMPORADA 2015

La Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, como así también el Comité Australiano de Vacunas (AIVC) de la Agencia de Medicamentos de Australia (TGA)  y  otras  autoridades  sanitarias  como  las  de  Holanda,  Francia  y  Suiza,  han recomendado  las  siguientes  cepas  para  la  formulación  de  vacunas  contra  la  gripe para el hemisferio sur, para la temporada invernal 2015:  

Cepas Virus Influenza Tipo A:  
A/California/7/2009 (H1N1) pdm09-
A/Switzerland/9715293/2013 (H3N2)

Cepas Virus Influenza Tipo B:  
B/Phuket/3073/2013  

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

La Neumonía

¿Qué es la neumonía?
Es una infección de los pulmones que ocasiona una grave inflamación de los mismos, produciendo dificultad para respirar, e inclusive dolor. Puede 
ser de origen bacteriano, viral o parasitario.
La neumonía causada por bacterias tiende a ser la más grave. En los adultos, las bacterias son la causa más común de neumonía, mientas que en bebés y niños suele ser de origen viral.
Quienes presentan mayor riesgo de desarrollar una neumonía complicada son:
• Adultos mayores o niños muy pequeños.
• Personas con su sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, personas con VIH-sida.)
• Personas con otros problemas médicos serios, como diabetes o cirrosis del hígado

¿Cómo se transmite?
Esta enfermedad puede contraerse por las siguientes vías:
- La propagación hacia los pulmones de las bacterias y virus que viven en la nariz, los senos paranasales o la boca.
- Al inhalar alimentos, líquidos, vómito o secreciones desde la boca hacia los pulmones (neumonía por aspiración).

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas de la neumonía pueden ser uno o más de los siguientes:
• Dificultad para respirar.
• Escalofríos.
• Fiebre y sudoración.
• Dolor en el pecho.
• Tos (con flema o seca).

¿Cómo se trata?
Existen varios tratamientos para la neumonía, pero es importante acudir al médico para que indique el más adecuado según el caso.
En general, se recomiendan reposo, antibióticos y medicamentos para aliviar los síntomas. De ser necesario, la persona enferma con neumonía puede requerir hospitalización. Con tratamiento, la mayoría de los pacientes mejora al cabo de dos semanas, aunque los pacientes de edad avanzada o con su sistema inmune más débil pueden necesitar un tratamiento más prolongado.

¿Cómo se puede prevenir?
Las medidas de prevención son básicamente mantener una buena higiene:
• Lavarse las manos frecuentemente.
• Desechar adecuadamente los pañuelos.
• Cubrirse la boca y la nariz cuando tose o estornuda.
• En el caso de los grupos considerados con mayor riesgo de contraer cuadros graves por influenza o neumonía, los mismos deben recibir la vacunación anual contra la gripe y la vacuna antineumocóccica, incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

La Fiebre Chikunguña

¿Qué es la fiebre chikunguña?
Es una enfermedad causada por un virus transmitido por la picadura de un mosquito infectado. El nombre significa “aquel que se encorva” ya que describe la apariencia inclinada de las personas que lo padecen por los dolores musculares y articulares que suele provocar. La enfermedad está presente en África y Asia. Sin embargo, en diciembre del 2013 se confirmaron los primeros casos de transmisión autóctona de este virus en América, específicamente en el Caribe. 

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas comienzan generalmente de 3 a 7 días después de la picadura del mosquito. El síntoma más común es una aparición repentina de fiebre mayor a 38,5 grados, a menudo acompañada de dolor en las articulaciones. Otros síntomas que pueden aparecer son: dolor muscular, dolor de cabeza, náuseas, fatiga y erupción cutánea. El fuerte dolor en las articulaciones por lo general dura unos pocos días, pero puede llegar a persistir durante meses o incluso años. Las complicaciones graves son poco frecuentes y la mortalidad es muy baja.

¿Cómo se transmite?
Se transmite a través de la picadura de dos tipos de mosquitos: Aedes aegypti y Aedes albopictus, las mismas especies involucradas en la transmisión del dengue.
Cuando estos mosquitos pican a una persona con fiebre chikunguña pueden transmitir la enfermedad si vuelven a picar. Pero no se transmite directamente de persona a persona.

¿La fiebre chikunguña es parecida al dengue?
Ambas enfermedades son parecidas, pero la fiebre y el dolor de las articulaciones son más intensos en la fiebre chikunguña. En esta última enfermedad es raro observar hemorragia grave.

¿Cómo se trata?
La enfermedad no tiene un tratamiento específico sino que se tratan los síntomas para aliviarlos hasta que transcurra el proceso viral. En la mayoría de los casos, el tratamiento es ambulatorio y consiste en controlar el dolor y la fiebre.

¿Cómo se puede prevenir?
Al igual que en el caso del dengue, como no existe una vacuna, la mejor forma de prevenir la fiebre chikunguña es disminuir los lugares donde se puedan criar mosquitos. Para ello, se deben eliminar los recipientes sin utilidad que pueden acumular agua (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona), dar vuelta los que sí se usan (baldes, palanganas, tambores) o vaciarlos permanentemente (porta macetas, bebederos).

También es importante:
- Evitar arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua.
- Mantener los patios y jardines desmalezados y destapando los desagües de lluvia de los techos.
- Mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.
- Eliminar el agua de los platos, floreros y porta macetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación.

El Dengue

¿Qué es el dengue?
El dengue es una enfermedad infecciosa de causa viral, que se presenta habitualmente como un cuadro febril denominado Dengue clásico. Se caracteriza por un cuadro febril agudo, de duración limitada (2 a 7 días), con intenso malestar general, (cefalea, dolor retro ocular, dolor muscular y dolores articulares), acompañado de erupción cutánea. Puede presentar síntomas hemorrágicos de escasa intensidad, como petequias, epitaxis y sangramiento gingival. El tratamiento es de tipo sintomático y el paciente mejora completamente al cabo de aproximadamente 7 días.  Esta forma de dengue es benigna y no produce muertes. 
El 80% de las personas que se infectan con dengue serán asintomáticos, el 10% presenta fiebre indiferenciada y el 5% fiebre dengue con o sin manifestaciones hemorrágicas. 
Dengue hemorrágico, menos frecuente (5% del total de casos clínicos), incluye los síntomas del dengue clásico, a los que se agregan manifestaciones hemorrágicas con aumento de permeabilidad vascular y anormalidades en los mecanismos de coagulación. El principal factor de riesgo para la aparición de este tipo de dengue es haber tenido una infección previa por otro serotipo de dengue, pero también influyen el origen geográfico de la cepa viral  y susceptibilidad del huésped.  El síndrome de choque del dengue incluye el cuadro más grave de dengue hemorrágico, más los signos de choque: pulso débil y acelerado, disminución de la presión del pulso, hipotensión, piel fría y húmeda e inquietud generalizada. La enfermedad comienza de modo repentino con fiebre, y en los niños con síntomas leves de las vías respiratorias superiores, a menudo con anorexia, enrojecimiento facial y perturbaciones leves en las vías gastrointestinales. El estado del enfermo se deteriora repentinamente con signos de debilidad profunda, inquietud intensa, sudoración profusa y dolor abdominal intenso. El dengue hemorrágico es la forma grave de la enfermedad y produce shock y muerte si no se trata adecuada y oportunamente.

¿Cómo se transmite?
El dengue se transmite a través de la picadura de la hembra del mosquito  Aedes aegypti, y en menor medida el Aedes albopictus, que debe estar infectado con el virus. El mosquito es portador, y por lo tanto infectante, después de 8 a 12 días de haberse alimentado con sangre de una persona infectada con el virus y permanece infectante el resto de su vida. Los enfermos pueden infectar a los mosquitos desde poco antes de terminar el período febril, con un promedio de tres a cinco días. La enfermedad NO se transmite de una persona a otra.

¿Qué características tiene el vector?
El Aedes aegypti es una especie diurna, con  mayor actividad de picadura dos horas después de la puesta de sol y varias horas antes del amanecer. Vive y deposita sus huevos en los alrededores e interior de las casas, en recipientes utilizados para el almacenamiento de agua para las necesidades domésticas y en jarrones, tarros, neumáticos viejos y otros objetos que hagan las veces de envase de agua. Su capacidad de vuelo es de aproximadamente 100 metros, por lo que el mosquito que pica es el mismo que uno ha “criado”. Transmite el virus del Dengue y de la Fiebre Amarilla. En Chile sólo existe Aedes aegypti en Isla de Pascua.

¿Qué características tiene el virus? 
El virus del dengue es un flavivirus que incluye 4 serotipos (DEN1, DEN2, DEN3 y DEN4). Cualquiera de estos serotipos puede producir la enfermedad. El más frecuente en el dengue clásico es el serotipo 1, que es también el menos frecuente en el dengue hemorrágico.

¿Quiénes pueden enfermar de dengue? 
Toda persona que es picada por un mosquito infectado puede desarrollar la enfermedad, que es más benigna en los niños. La infección genera inmunidad de larga duración contra el serotipo específico del virus. No protege contra otros serotipos y posteriormente puede exacerbar el dengue hemorrágico. 

¿Cómo se trata la enfermedad?
El dengue sólo tiene tratamiento sintomático, con analgésico y reposición de volumen. Está contraindicado el ácido acetilsalicílico (aspirina) por el riesgo de hemorragias. Durante el período febril, se debe mantener a los pacientes aislados mediante mosquiteros, para evitar la transmisión a los vectores (mosquitos)

¿Por qué es importante el dengue?
El dengue es una enfermedad que tiene una alta tasa de ataque, es decir, se puede producir bruscamente un gran número de enfermos. No existe tratamiento efectivo contra el virus y en este momento sólo existen vacunas en fase de investigación. Aunque el dengue clásico no es una enfermedad grave, la sobreexposición (volver a infectarse por otra picadura) aumenta el riesgo de contraer la variante hemorrágica, que sí tiene una alta letalidad (50% sin tratamiento adecuado).  

¿Por qué ha aumentado el dengue en América?
Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el incremento de los viajes aéreos, las condiciones climáticas, la urbanización no planificada, las dificultades en el abastecimiento de agua, sumados al deterioro de los programas de control del vector, la carencia de insecticidas con buena relación de costo/efectividad y la falta de educación sanitaria son algunos de los factores relacionados a la diseminación del Aedes aegypti y al incremento en la circulación de los cuatro serotipos del virus1. Otro factor importante en la  expansión geográfica del mosquito ha sido el comercio internacional de neumáticos usados, que al acumular agua de lluvia, constituyen habitats ideales para la postura de huevos del Aedes.

¿Cómo se puede prevenir el dengue?
La única forma de prevenir la enfermedad es mediante el control del mosquito y sus criaderos y la detección rápida y temprana de los casos. La vacuna contra el dengue está en etapa de investigación.
El control del mosquito, además de medidas sanitarias internacionales, requiere del apoyo de la comunidad. Así, en las zonas con presencia del vector, se pueden eliminar los criaderos para los mosquitos, limpiando los sitios donde hay basura, manteniendo tapados los depósitos de almacenamiento de agua y vaciando los envases de agua, los neumáticos viejos y otros recipientes que pueden contener aguas detenidas. Estas acciones son simples, no implican recursos  y pueden ayudar al control sin utilizar productos químicos.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

24 de marzo: Día Mundial de la Tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una infección producida por una bacteria de la familia de las micobacterias; principalmente, Mycobacterium tuberculosis (aunque hay otras micobacterias que pueden producir la enfermedad: Mycobacterium africanum, M. bovis, M. canetti, y M. microti). 

Habitualmente provoca tos, fiebre, expectoración, en ocasiones con sangre, cansancio e incluso pérdida de peso.

La tuberculosis también es conocida como bacilo de Koch, en referencia a su forma alargada y a su descubridor, Robert Koch, que consiguió, en 1882, aislar la bacteria de las flemas expulsadas por los pacientes con síntomas similares. De esta forma, pudo demostrar que era contagiosa y, separando a estos pacientes de las personas sanas (la conocida cuarentena) se impedía la diseminación de la bacteria.

Hablar de tuberculosis hoy en día nos retrotrae a tiempos pasados, pero, aunque se trata de una infección prevenible, es todavía la segunda enfermedad infecciosa más importante a nivel mundial (tras el SIDA) y una de las que más muertes produce, a pesar de los adelantos en el diagnóstico y la eficacia de los tratamientos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que en 2013 enfermaron de tuberculosis más de 8 millones de personas –al menos 500.000 eran niños–, de los cuales murieron como consecuencia de la enfermedad 1,2 millones de personas. La mayoría de estas cifras corresponden a países poco desarrollados y de economía pobre.

No obstante, se estima que en torno al 95% de las muertes por tuberculosis tiene lugar en países en vías de desarrollo, siendo una de las principales causas de fallecimiento entre las mujeres de entre 15 y 44 años. 22 países aglutinan el 80% de casos nuevos cada año (sobre todo del África Subsahariana y sur-sudeste de Asia), según la OMS, y ningún país del mundo ha conseguido erradicar por completo la enfermedad.

Tipos de tuberculosis 

A pesar de que la localización pulmonar es la más frecuente, la bacteria de la tuberculosis puede crecer en otros muchos lugares del organismo. Es lo que se conoce como tuberculosis localizada, ya que solo afecta a un órgano. Algunos de estos son, además del pulmón: piel, tracto gastro-intestinal (estómago, intestino y otros órganos asociados), riñón y cerebro. La bacteria puede alcanzar el cerebro produciendo una meningitis tuberculosa, que es muy peligrosa y muy difícil de tratar.

La tuberculosis puede diseminarse (tuberculosis miliar o diseminada) por la sangre alcanzando muchos órganos a la vez. Esta forma es muy grave, y suele aparecer en personas en las que el sistema inmune está debilitado o es casi inexistente.›

 

Fuente: WEBCONSULTAS

¿Qué personas deben recibir la vacuna antigripal todos los años?

•    Personal de la salud
•    Embarazadas y puérperas:
•    Embarazadas: en cualquier trimestre de la gestación
•    Puérperas: hasta el egreso de la maternidad, máximo diez días después del parto si no la recibieron durante el embarazo.
•    Hay que considerar que el momento fundamental de la vacunación es durante el embarazo para proteger a la madre y al bebe a través del pasaje de anticuerpos por la placenta.
•    Todos los niños entre 6 a 24 meses ( deben recibir dos dosis separadas de al menos 4 semanas)
•    Niños y adultos de 2 a 64 años inclusive que presenten ciertas condiciones como: enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes trasplantados, personas obesas, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica, en diálisis etc.
•    Personas mayores de 65 años.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

 

La vacuna antigripal 2015 estará disponible en abril para todo el Hemisferio Sur

Todos los años, en septiembre, la OMS recomienda las tres cepas (dos cepas de influenza A y una cepa de influenza B) que debe contener la vacuna antigripal a aplicar en el hemisferio sur. En 2014 recomendó cambiar dos de las tres cepas que contiene la vacuna para la temporada de invierno de 2015, lo que implica la producción de cada uno de los antígenos e impacta en los tiempos de producción de todos los laboratorios, su liberación y en la disponibilidad de esta vacuna para todo el hemisferio sur.

Por un cambio en la formulación de la vacuna antigripal para 2015, ésta estará disponible en todo el hemisferio sur a partir del mes de abril.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) "evalúa todas las cepas de los virus de influenza que circulan en el hemisferio norte y en el hemisferio sur", los que son enviados por los países que forman parte de la Red Global de Vigilancia de Influenza. La OMS efectúa entonces una estimación sobre cuáles pueden ser las cepas del virus cuya circulación predomine en la temporada siguiente y define la recomendación de las tres cepas del virus de la gripe que contendrá la vacuna para el año próximo. La recomendación de la OMS para el hemisferio sur es emitida en septiembre y para el hemisferio norte en febrero.
La actualización periódica de las cepas incluidas en las vacunas antigripales es necesaria para que éstas sean eficaces, teniendo en cuenta la evolución y pequeñas mutaciones constantes de los virus Influenza.
La recomendación emitida en septiembre de 2014 para todo el hemisferio sur –que incluye a nuestro país–, determinó un cambio en dos de las tres cepas correspondientes a Influenza A H3N2 e Influenza B, y mantiene la cepa Influenza A H1N1, incluida en la composición de las vacunas después de la pandemia de 2009.
"Por este motivo se debe iniciar la producción de cada antígeno y disponer de los reactivos que miden el rendimiento de los mismos, para luego iniciar el proceso de formulación y liberación de la vacuna.

¿Por qué cambian las cepas?

En la superficie del virus hay moléculas (glicoproteínas) que facilitan la replicación y a la vez cambian periódicamente su composición, lo que le permite al virus evadirse del control del sistema inmune. Estos cambios determinan nuevas cepas que deberán estar incluidas en la vacuna de la temporada correspondiente para proteger eficazmente a la población.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

 

Difarma