Cuidado de la Salud

Mitos y verdades de los repelentes de insectos

1- ¿Cuánto duran los efectos de los repelentes en las personas?
El repelente que contiene DEET que es el único recomendado para evitar la picadura del mosquito Aedes aegyti. El DEET es el ingrediente más habitual de estos productos. El tiempo de duración del efecto del repelente va a depender, en primer lugar, de la concentración de DEET en el producto; por ejemplo, un producto con concentraciones de DEET del 10% tendrán un efecto estimado entre 2 y 3 horas, mientras que si la concentración es del 25%  puede durar aproximadamente 6 horas. Otros factores que influyen en la duración del efecto son la transpiración y la inmersión en agua (piletas, lagunas, ríos, ducha, etc.).

2- Si transpirás, ¿el efecto se va como con los protectores solares?
La transpiración modifica la duración del efecto del repelente, por lo tanto, si es excesiva, el repelente deberá aplicarse nuevamente.

3- ¿El vencimiento de los repelentes o los aparatitos que se enchufan es real para su efecto o es puro marketing? ¿Cuánto tiempo fuera de esa fecha duran?
De ninguna manera se trata de una cuestión de marketing. Muchos productos (repelentes, elementos de limpieza, alimentos, medicamentos, vacunas, artículos de perfumería, etc.) deben exhibir, por una disposición legal, la fecha de vencimiento. Esta fecha nos da la garantía de que el uso del producto durante el tiempo previo a la misma va a conservar su actividad, su potencia y su viabilidad. La fecha de vencimiento indica un tiempo estimado a partir del cual el producto comienza a perder estas características y su uso ya no sería tan seguro. Por cuestiones legales los productos no pueden comercializarse ni utilizarse luego de la fecha de vencimiento que figura en cada uno de ellos.

4- ¿Los mosquitos pueden picar a los animales domésticos y éstos contagiarse?
Los mosquitos y otros insectos pueden picar a los animales domésticos, pero no le transmiten estos virus por características de la piel de las mascotas.

5- ¿Existe algún producto para fumigar una casa o jardín que sirva para evitar los mosquitos? ¿Cuál es? ¿Cuánto dura?
No se recomienda la fumigación de grandes espacios, ya que los químicos utilizados podrían generar resistencia en los mosquitos. El Aedes aegypti tiene hábito domiciliario y peridomiciliario (área alrededor de una vivienda) con un rango de vuelo de aproximadamente 100 metros. De esta manera, lo más importante es cuidar cada domicilio, evitando recipientes que puedan acumular agua que permanezca calma durante varios días (latas, bases de macetas, neumáticos, frascos, baldes, floreros). Estos recipientes deberían estar vacíos y boca abajo y limpiar sus bordes con una solución preparada en casa que consiste en mezclar 3 litros de agua con una medida de cuchara de postre al ras de lavandina. Utilizar repelentes, tabletas, mosquiteros para evitar el ingreso del mosquito al domicilio, y tul en las cunas de bebé y niños pequeños.

6- ¿Qué pasa con los chicos y los repelentes, si al ponerles en la cara y las manos se lo llevan a la boca?
La aplicación de repelentes a los niños siempre debe ser realizada por un adulto. Este adulto deberá rociar sus manos con el aerosol o colocar en sus manos la emulsión y, luego, con las manos impregnadas en el repelente, aplicar en la cara del niño evitando la cercanía a los ojos y boca, y no debe aplicarse en las manos de los niños que tienen el hábito de llevarse las manos a la boca. No está recomendada la aplicación de repelentes a niños menores de 2 años.
Si aparece irritación de la piel o de los ojos se deberá lavar con abundante agua y consultar con el pediatra. Si existe ingestión del repelente en cantidades considerables deberá consultar con el centro de toxicología más cercano llevando la etiqueta del producto.

7- ¿Exponernos con el líquido del aerosol en el sol puede manchar la piel?
Esto podría ocurrir en caso de pieles extremadamente sensibles o con antecedentes de fotosensibilidad (aparición de erupciones en la piel al exponerse al sol). En zonas de vacaciones con alta circulación de mosquitos está indicado el uso de protector en primer lugar y luego de 20 a 30 minutos aplicar el repelente.

Fuente: Proteger Fundación Socolinsky vía Entre Mujeres

10 reglas de oro para cuidar la salud de los riñones

Muchas de las enfermedades renales se pueden prevenir teniendo bajo control los factores de riesgo. Las causas, las señales de alerta y 10 recomendaciones fundamentales. 

Aunque algunas de las enfermedades propias de los riñones tienen un componente hereditario, hay otras evitables, y el factor prevención es fundamental para tener una buena salud renal, advierten los especialistas en el marco del Día Mundial del Riñón, que se celebra cada año el segundo jueves de marzo.

Consultado sobre el tema, el doctor Roberto J. Fruttero, Jefe del Servicio de Nefrología del Sanatorio San Camilo, destaca que "los riñones se ven afectados principalmente como consecuencia de otra enfermedad. Todo aquello que produce daño vascular en otros órganos como el corazón, el cerebro o los ojos es también una amenaza para los riñones".

- Es decir que la salud cardíaca está muy ligada a la salud renal...
- Exacto. Y por este motivo, se reconocen como principales agentes dañinos la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes, los niveles altos de lípidos, la obesidad y la vida sedentaria. Por otro lado, una de las principales funciones de los riñones es la formación de orina como medio de eliminación de tóxicos y desechos. Cualquier situación que obstruya la salida va a generar un mal funcionamiento renal. Como ejemplo frecuente, encontramos el agrandamiento de la próstata. 

- ¿Qué sustancias pueden resultar tóxicas para los riñones?
- Un caso muy frecuente son los analgésicos de venta libre, que en uso frecuente y desmesurado generan grave daño renal. Al ser los riñones los órganos que se encargan de la depuración de un sinnúmero de sustancias, hay muchos medicamentos que en dosis habituales no producen daño, pero a medida que avanza la insuficiencia renal y al no poder eliminarse correctamente, alcanzan concentraciones tóxicas para los riñones o cualquier otro órgano.

- ¿Cuáles son los factores de riesgo de las enfermedades renales?
- En primer lugar, es importante aclarar que hay personas que presentan mayor predisposición que otras a padecer enfermedades renales, y son las que tienen antecedentes familiares directos. También vale la pena repetir que las enfermedades que producen daño vascular son los principales factores de riesgo de enfermedad renal. Por otra parte, las enfermedades inmunológicas pueden tener diferentes grados de compromiso renal y requieren ser controladas. Además, quienes no tienen el hábito de mantenerse hidratados tienen un aumento del riesgo de enfermedades renales, desde una infección urinaria hasta cuadros más complejos.

- ¿Cuáles son los síntomas que indican la necesidad de consultar al médico?
- Una persona debería consultar a su médico ante la presencia frecuente de abundante espuma en la orina, o coloración roja o rosada de la misma, edemas en manos y piernas, la fatiga excesiva, la necesidad de ir más o menos frecuente a orinar y, obviamente, las alteraciones en el control de la presión y la glucemia. De todas formas, la mayoría de las veces, las enfermedades renales no presentan síntomas, por lo que es necesario, para diagnosticarla, realizar análisis de sangre y orina que serán solicitados en cada caso en particular.

Como guía básica, el especialista brinda una serie de recomendaciones que pueden ser consideradas las “10 reglas de oro” de la salud renal, avaladas por la Sociedad Internacional de Nefrología.

1 - Mantenerse en forma y activo. Realizar ejercicio ayuda a reducir la presión arterial y, por lo tanto, reduce el riesgo de enfermedad renal crónica.
2 - Mantener regularmente el control de su nivel de azúcar en la sangre. Aproximadamente la mitad de las personas con diabetes desarrollan algún grado de daño renal, por lo que es importante que las personas con diabetes hagan controles regulares de funcionamiento renal.
3 - Controlar la presión arterial. La hipertensión arterial es causa frecuente de daño renal y mucho más si se asocia a otros factores de riesgo como dislipemia o diabetes.
4 - Seguir una dieta saludable, rica en vegetales y mantener un peso adecuado; esto ayuda también a controlar la diabetes y otras enfermedades cardíacas que acompañan el daño renal.
5 - Moderar el consumo de sal.
6 - Mantener una adecuada ingesta de líquidos. Históricamente se dice de 1½ a 2 litros de agua al día, aunque no hay un valor exacto: este valor depende de la temperatura exterior, la actividad física, embarazo, lactancia. Aumentar la ingesta de agua facilita la eliminación de sodio y tóxicos por los riñones, lo cual disminuye notablemente los riesgos de desarrollar enfermedad renal.
7 - No fumar. El tabaquismo altera la vasculatura renal y potencia fuertemente a los otros factores de riesgo como dislipidemia, hipertensión arterial y diabetes en generar insuficiencia renal, además de aumentar el riesgo de cáncer de riñón.
8 - No utilizar fármacos antiinflamatorios por largos períodos de tiempo. Es conocido el daño renal de los denominados antiinflamatorios no esteroideos. 
9 - Realizar controles periódicos de sangre y orina si presentan los siguientes factores de “alto riesgo”:
- Diabetes
- Hipertensión arterial
- Obesidad
- Miembros de la familia que padezcan una enfermedad renal.
10 - Como regla general, recordar que todo lo que afecta al corazón afecta a los riñones.

Y no olvidar la regla tácita en todo lo que comprometa la salud y el bienestar: acudir a la consulta médica ante la duda. 

 

Fuente

Recomendaciones para evitar la otitis de verano

Con la llegada del verano se multiplican los casos de otitis. La mayor frecuencia de baños en aguas poco tratadas como piscinas, ríos y mar, y la formación de tapones de cera casi oclusivos que provocan que el agua quede retenida dentro del oído, hacen que esta época veraniega sea propicia para la aparición de los casos de otitis.
A pesar de que el trastorno no es grave sí es bastante doloroso y puede arruinar los días de descanso en los que el medio acuático se convierte en un elemento clave para recuperarnos de meses de trabajo.
¿Pero qué es la otitis? Esta dolorosa patología está causada por la infección del oído provocada por unos gérmenes que encuentran en el conducto auditivo externo la humedad que necesitan para proliferar. Se origina por cambios en el pH de la piel, derivados de una humedad excesiva, que dan lugar a la alteración de bacterias y hongos que habitan en esta área del oído. La bacteria más involucrada en estas infecciones es la pseudomona aeruginosa.
Evitar la humedad en el oído es fundamental para no sufrir la inflamación del oído y, por ello, Eduardo Ladrón de Guevara, presidente del Grupo Federópticos y Audiocentro, recomienda el uso de tapones a medida para el baño.
Entre los síntomas de la otitis, el principal es el fuerte dolor que se origina en el oído y que en el caso de que la infección progrese puede llegar a producir incluso la supuración. Todavía más grave, en determinadas ocasiones la otitis puede llegar a provocar pérdidas de audición.
Para evitar la otitis, resulta fundamental extremar la higiene después del baño, secar correctamente los oídos tras salir del agua y evitar que quede ningún tipo de humedad residual. Lo mejor es hacerlo con una toalla que seque las partes externas y, sobre todo, evitar el uso de hisopos que, mal usados, pueden afectar a las partes internas del oído.
Lo más importante es mantener seco el conducto auditivo, por lo que con cuidado se puede aplicar aire caliente con un secador después del baño; también es aconsejable el uso de tapones adaptados a la cavidad auditiva de cada usuario.
En caso de que se sufra otitis, el tratamiento se hace mediante fármacos antiinflamatorios y gotas tópicas con antibióticos. Si se evita el contacto con el agua y no se toca el oído, muchas de las otitis externas se pueden curar por sí solas en unos 10 o 12 días. Si se hace necesario acudir al médico, el dolor se controla en 3 o 4 días y la inflamación en alrededor de una semana.

Cómo limpiar los oídos
- Hay que secar con cuidado, por ejemplo con una toalla que seque las partes externas.
- No forzar, ya que la cera actúa como protección. Alrededor del conducto auditivo existe una fina película de cera protectora que si se elimina puede favorecer el desarrollo de las infecciones
- Evitar el uso de hisopos que, mal usados, pueden afectar a las partes internas del oído.

Fuente

Diarreas de verano: causas y cuidados

La época estival trae consigo la aparición de cuadros de enterocolitis aguda, tanto en adultos como en niños. Hay que prestar atención a la higiene de los niños, los adultos, los ambientes de la casa y los alimentos. Generalmente el comienzo es brusco, la mayor parte de los episodios de diarrea aguda remiten espontáneamente y duran de 3 a 7 días. En el adulto, la causa más frecuente de diarreas agudas son las infecciones, particularmente virales, así como bacterianas, estas últimas más habituales en los viajeros.

Entre las medidas de prevención recomendadas se incluyen: la higiene adecuada en colonias de vacaciones y piletas; no compartir cubiertos y vasos; lavarse las manos con frecuencia, en especial antes de comer; lavar muy bien frutas y verduras y refrigerar correctamente los alimentos.
El tratamiento de la diarrea viral incluye medidas para mejorar los síntomas, tales como restricción de la dieta y reposición de líquidos. 

En niños, se aconsejan las medidas de sostén, como el manejo de la fiebre, dieta (en especial si se acompaña de vómitos) y cuidados para mantener el balance intestinal. Siempre consultar al especialista, porque en un niño dos vómitos y dos deposiciones líquidas pueden causar deshidratación. Si bien en adultos generalmente es leve y sin complicaciones mayores, en bebés, niños (especialmente menores de tres años) y personas inmunodeprimidas puede causar deshidratación muy rápidamente.
 

- Causas de diarrea
Por lo general, la diarrea se debe a gérmenes que ingresan a través de agua contaminada, alimentos mal lavados o contaminados por moscas u otros insectos, alimentos poco cocinados (tales como la carne), o por comer con las manos sucias.
 

- Diarreas del viajero
Un caso especial de diarrea es la ‘diarrea del viajero’, dada por cierto tipo de bacterias y más frecuentemente en países subdesarrollados, suele presentarse al ingerir alimentos o agua contaminados en lugares turísticos. Es recomendable que las personas que viajan consulten con su médico.

- Cuidados básicos en el hogar
· Beber gran cantidad de líquidos y sales de rehidratación para evitar la deshidratación.
· Evitar el consumo de leche en diarreas moderadas a intensas.
· Seguir una ‘dieta astringente’ (arroz, queso, tostadas, fideos, carne magra a la plancha) hasta que se restablezca paulatinamente la función.
· No automedicarse con antidiarreicos de venta libre, ya que ciertas infecciones pueden empeorar con su uso.
· Consultar con su médico.
· Descansar y hacer reposo.

 

- Diarrea estival – Cómo prevenirla

Las altas temperaturas propias del verano favorecen el desarrollo de virus y bacterias, que colonizan el agua y los alimentos que perdieron la cadena de frío, o que ingresan al organismo a través de frutas y verduras mal lavadas.
· Debe cuidarse especialmente la higiene en las colonias de vacaciones y las piletas.
· Evitar compartir cubiertos y vasos.
· Cuidarse en areneros y peloteros, zonas frecuentes de transmisión.
· Lavarse con frecuencia las manos, en especial antes de comer.
· Para los bebés que gatean, mantener sumamente limpio el piso y lavar con frecuencia sus juguetes.
· Lavar muy bien frutas y verduras.
· Refrigerar correctamente los alimentos cocidos (no deben permanecer más de 15 minutos fuera de la heladera)

 

Fuente

Precauciones con los alimentos en verano

Durante el verano aumenta considerablemente el riesgo de sufrir una intoxicación alimentaria. La más frecuente es la salmonella, un microorganismo que se multiplica a una velocidad muy elevada, contaminando todos los alimentos con los que entra en contacto.

La salmonella puede partir en origen de alimentos como la leche, los huevos, las aves de corral o la carne de vaca. Mantener una higiene inadecuada y las altas temperaturas contribuyen a la proliferación de esta bacteria que provoca diarrea, vómitos y fiebre elevada en los humanos.

Para protegerse frente a la salmonelosis conviene seguir las siguientes recomendaciones. Las más importantes son las siguientes:

  • Mantener la limpieza: lavándose siempre las manos antes de preparar los alimentos (y varias veces durante su preparación) y, por supuesto, después de ir al baño. También se deben lavar cuidadosamente todas las superficies y utensilios con los que entre en contacto la comida. Además, hay que guardar los alimentos en recipientes cerrados y protegerlos frente a insectos, mascotas y otros animales.
  • Separar los alimentos crudos de los cocinados. Hay que tener en cuenta que los alimentos crudos, como la carne, el pollo, el pescado y sus jugos pueden haberse contaminado y transmitir la salmonelosis si entran en contacto con los ya elaborados. Por ello, no se deben utilizar los mismos utensilios y hay que mantener en distintos recipientes a unos y otros.
  • Cocinar bien los alimentos. Una cocción correcta, en la que se alcancen los 70º C (incluyendo el interior de la pieza), eliminará los microorganismos peligrosos. Hay que prestar especial cuidado con esta medida cuando se cocinen trozos grandes de carne, pollos enteros o carne picada. Además, para evitar riesgos, las sopas y los guisos deben ser llevados a ebullición y la comida cocinada ha de ser bien recalentada.
  • Mantener los alimentos a temperatura segura. Ni los alimentos perecederos ni los alimentos cocinados pueden quedarse a temperatura ambiente. Se deben refrigerar en cuanto su estado lo permita. La comida no debe guardarse durante mucho tiempo, aunque sea en el congelador; y para descongelar, hay que hacerlo en la parte baja del frigorífico y nunca a temperatura ambiente.
  • Usar agua potable. Aunque se esté de vacaciones, hay que cuidar la calidad de la alimentación, eligiendo productos frescos. La leche debe haber sido pasteurizada o esterilizada, y hay que lavar bien frutas y hortalizas. En cuanto a la fecha de caducidad, ha de respetarse siempre.

El huevo es uno de los agentes más peligrosos en cuanto a la transmisión de salmonella, por lo que hay que extremar los cuidados con él en la cocina. Por ley, en España está prohibido elaborar salsas con huevo en el periodo estival, pero en el propio hogar conviene seguir estas medidas:

  • Adquirir únicamente huevos de establecimientos autorizados y que vengan correctamente envasados y etiquetados.
  • Conservar los huevos en el frigorífico desde su adquisición.
  • Lavar con agua y jabón la cáscara, justo en el momento en que se va a usar el huevo y no antes. Secar la cáscara y utilizar un recipiente expresamente para cascar el huevo, ya que si no se hace así podrían caer trozos de cáscara mezclados con la yema o la clara, con el consiguiente riesgo.
  • No usar los mismos recipientes en los que se ha batido el huevo para otros alimentos y lavarlos en cuanto se acabe.
  • Servir enseguida una vez preparada la salsa. Lo ideal es que no haya tiempo de espera entre la elaboración y el consumo, pero, si es necesario, la salsa deberá mantenerse refrigerada.

Fuente

Virus zika: recomendaciones para los turistas que viajen a Brasil

El aumento de infectados con el virus zika en algunas regiones de Brasil encendió la alarma en las autoridades argentinas y desde el Ministerio de Salud de la Nación recomendaron a los turistas que viajen al país vecino tomar ciertas precauciones como el uso de repelentes y ropa clara y de manga larga, sobre todo al atardecer.

El virus zika –transmitido por el mismo mosquito del dengue– no ha llegado por el momento a la Argentina. No obstante y en virtud de las temperaturas estivales, las autoridades sanitarias instaron a las provincias a fortalecer las acciones, reiterando que la estrategia más adecuada es la del control integrado del vector.

Dentro de las acciones preventivas desarrolladas por la cartera sanitaria, que están en concordancia con la recomendación emitida por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), son varias las recomendaciones para los viajeros: evitar visitas a lugares con proliferación de mosquitos. En caso de fiebre durante el viaje, se aconseja acudir a un centro de salud local, no automedicarse y mantener las medidas para protegerse de las picaduras de mosquitos.

En el caso de las embarazadas, desde el Ministerio de Salud recomendaron que consulten previamente con su obstetra si viajan a zonas donde el virus zika se encuentra activo, y extremen las precauciones para evitar la picadura de mosquitos, debido al posible riesgo de malformaciones congénitas en gestantes que contraigan la infección durante el primer o segundo trimestre de gestación.

Síntomas

La infección por zika es una enfermedad causada por un virus filogenéticamente muy cercano a los virus dengue y de la fiebre amarilla, que se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes, tanto en un ámbito urbano como selvático.

La fiebre del zika consiste en fiebre leve, sarpullido (principalmente maculo-papular), dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor muscular, malestar general y conjuntivitis no purulenta que ocurre entre tres a doce días después de la picadura del mosquito vector, pudiendo en algunos casos, producir complicaciones neurológicas.

Cuidados rutinarios
Al mismo tiempo, se aconsejó a la población en general mantener las acciones de descacharrado para eliminar los criaderos de mosquitos en casas y en sus alrededores. "Es necesario tirar todo tipo de recipientes inservibles como latas, baldes, tachos, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua. Mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua, desmalezar patios y jardines y destapar los desagües de lluvias de los techos", señalaron desde cartera sanitaria.

Según datos de la OPS, hasta el 1 de diciembre de 2015, la circulación autóctona del virus zika fue confirmada en nueve países: Brasil, Chile (en la Isla de Pascua), Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Surinam y Venezuela.

Fuente: Infobae

Medidas preventivas contra el dengue y la fiebre chikunguña

La mejor forma de prevenir el dengue y la fiebre chikunguña es eliminar todos los criaderos de mosquitos.

Como no existen vacunas que prevengan estas enfermedades ni medicamentos que las curen la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.   

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados). Estos recipientes deben ser eliminados. 

Si los recipientes no pueden eliminarse porque se usan permanentemente debe evitarse que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos permanentemente (portamacetas, bebederos). 

La fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito. La aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitir estas enfermedades. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias ya que solo es recomendable en momentos de emergencia, y siempre debe ser acompañada por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en las casas y espacios públicos.  

También es importante prevenir la picadura del mosquito:

  • Colocando mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas.
  • Usando repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas.
  • Usando mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.
  • Utilizando espirales o tabletas repelentes en los domicilios.

¡Todos podemos hacer mucho para prevenir el dengue y la fiebre chikunguña!

  • Evitando arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos, en los que pueda acumularse agua.
  • Manteniendo los patios y jardines desmalezados y destapando los desagües de lluvia de los techos.
  • Eliminando el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas y rellenando huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia.
  • Enterrando o eliminando todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.
  • Ordenando los recipientes útiles que puedan acumular agua, poniéndolos boca abajo o colocándoles una tapa.
  • Manteniendo tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.
  • Eliminando el agua de los platos y portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.
  • Manteniendo limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.
  • Identificando posibles criaderos en los barrios para informar a las autoridades municipales.
  • Colaborando con los municipios durante las tareas de descacharrado o de tratamiento de recipientes con agua y facilitando el trabajo de los trabajadores municipales.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Diez mandamientos para el cuidado de la vista

El cuidado de los ojos y la salud visual son una de las principales decisiones para preservar el bienestar. Estos son sus diez mandamientos para el cuidado de tus ojos: 

1-. Revisión oftalmológica anual para detectar lo antes posible cualquier problema ocular y ametropías (miopía, astigmatismo e hipermetropía). La degeneración macular y el glaucoma, entre otras patologías, tienen mejor pronóstico si son detectadas y tratadas precozmente. Los errores refractivos no corregidos producen un esfuerzo visual con dificultad para enfocar, fatiga ocular y cefaleas. 

2-. Una alimentación sana es necesaria para mantener una buena función visual. Las vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina y los ácidos Omega 3, son esenciales para la retina y para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares. Estas sustancias se encuentran en las verduras, frutas, pescado graso, mariscos y frutos secos.

3-. Las vitaminas y suplementos de minerales, deben complementar la dieta en casos de enfermos o personas mayores que no tengan una alimentación adecuada y en pacientes que presenten patologías oftalmológicas que requieran una mayor ingesta de los mismos.

4-. La lubricación de la película lagrimal mantiene transparente la superficie ocular. Al parpadear recubrimos el ojo con dicha película. Cuando fijamos la vista, sea en el ordenador, el televisor o un libro, reducimos la frecuencia y amplitud del parpadeo. Esto causa sequedad ocular con aparición de molestias como enrojecimiento, dolor y lagrimeo por reflejo. Para evitarlas, es aconsejable el uso de lágrimas artificiales tanto en estas ocasiones como en situaciones ambientales adversas (calefacción, aire acondicionado, humo, etc.)

5-. La radiación ultravioleta produce alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Es imprescindible escudarlos, incluso en los días nublados, tras unas gafas de sol homologadas con protección garantizada (filtro contra los UV).

6-. Las gafas adecuadas para practicar deporte. Esto no solo protegerá los globos oculares de la radiación solar sino también de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena. 

7-. Ante una contaminación ocular por algún cuerpo extraño o por alguna sustancia química es aconsejable el lavado inmediato con agua limpia en abundancia, antes de acudir al oftalmólogo. No deben nunca frotarse los ojos.

8-. Una buena iluminación es imprescindible para reducir la fatiga visual. Para leer debemos situar la fuente de luz detrás de nosotros y enfocada en el libro. Al trabajar con el ordenador o mirar la televisión hay que evitar reflejos de luz sobre la pantalla.

9-. Relajar las estructuras oculares responsables de la acomodación (enfoque) también reduce el estrés visual de una tarea mantenida largo tiempo. Para ello recomendamos retirar la vista del objeto enfocado (pantalla, libro), cada 15-20 minutos, durante unos 10-15 segundos.

10-. Educar a los niños y concienciar a la sociedad sobre las medidas necesarias para cuidar los ojos, esos órganos que nos permiten descubrir y gozar de las maravillas que nos rodean. 

Fuente

Cinco datos importantes sobre las mamografías

  1. Pueden salvarte la vida. La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % o 30 % o más. Las mujeres deberían comenzar a hacerse mamografías a partir de los 40 años de edad, o antes si consideran que están en alto riesgo.
  2. No tengas miedo. La mamografía es un procedimiento rápido (alrededor de 20 minutos), y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres. El procedimiento es seguro: solo existe una diminuta cantidad de exposición a la radiación en una mamografía. Para calmar la ansiedad de esperar los resultados, concurre a un centro donde te den los resultados antes de retirarte.
  3. Consigue la mejor calidad posible. Si tienes mamas densas o menos de 50 años, intenta hacerte una mamografía digital. La mamografía digital se graba en una computadora para que los médicos puedan agrandar algunas secciones y observarlas más de cerca. 

    Otros consejos:

    • Trae los resultados o la copia de tu última mamografía. Si ya has asistido antes al mismo centro, asegúrate de que tus últimos resultados estén disponibles para la persona que vaya a leer el estudio.
    • Cuando encuentres un centro en el que tengas confianza, trata de concurrir allí todos los años, para que tus mamografías se puedan comparar año tras año.
    • Pide que más de un radiólogo lea tu estudio, si tu seguro lo cubre.
    • Pregunta si tu centro tiene DAC (detección asistida por computadora), una herramienta que ayuda al radiólogo a encontrar zonas de interés que puedan necesitar atención.
    • Si te han derivado para una mamografía por un bulto o un resultado sospechoso en otro análisis, asegúrate de que tu médico incluya una nota detallada sobre por qué ordenó la mamografía. Por ejemplo, si el médico palpó un bulto en la parte superior de la mama, cercana a la axila, la nota podría decir: “nódulo palpable en el cuadrante superior externo de la mama izquierda; descartar anomalía”. Prepárate para informar al técnico que realiza la mamografía sobre resultados o síntomas inusuales anteriores.
    • Trabaja junto a tu médico para comparar los resultados de tu mamografía con cualquier otro análisis que te hayas realizado, tales como ecografías o IRM.
    • El día del examen, usa una falda o pantalones en lugar de un vestido, ya que deberás quitarte la ropa de la cintura para arriba. No te pongas desodorante ni perfume, ya que estos pueden aparecer en la imagen e interferir con los resultados del análisis.
    • Evita programar tu mamografía para un momento en que tus mamas estén hinchadas o sensibles, por ejemplo, antes de tu período.
    • Analiza tus antecedentes familiares de cáncer de mama y otras formas de cáncer (por parte de madre Y de padre) con tu médico.
    • Si no recibes ningún resultado dentro de los 30 días, llama a tu médico o al centro de análisis para consultar los resultados.
  4. La mamografía es nuestra herramienta más poderosa para detectar cáncer de mama. Sin embargo, las mamografías aún pueden pasar por alto el 20 % de los casos de cáncer de mama que simplemente no son visibles mediante esta técnica. Se pueden y deben usar otros estudios importantes como herramientas complementarias (tales como la autoexploración o exámenes clínicos de mamas y ecografías o IRM), pero nada reemplaza la mamografía.
  5. Un resultado inusual que requiere otros análisis no siempre significa que tienes cáncer de mama. Según la Sociedad Americana del Cáncer, alrededor del 10 % de las mujeres (1 de 10) que se hace una mamografía necesitan más análisis. Solo entre un 8% y un 10 % de estas mujeres necesitan una biopsia, y alrededor de un 80 % de estas biopsias no resultan ser cáncer. Es normal preocuparse si te llaman para realizarte otros análisis, pero trata de no pensar lo peor hasta tener más información.

 

Fuente

Mamografía: todo lo que necesitás saber

Las mamografías no previenen el cáncer de mama, pero pueden salvar vidas si se detecta el cáncer de mama lo más temprano posible. Por ejemplo, se ha demostrado que las mamografías disminuyen el riesgo de morir de cáncer de mama en un 35 % en mujeres mayores de 50 años. En mujeres de entre 40 y 50 años, la reducción del riesgo parece ser algo menor. Los especialistas más destacados, el Instituto Nacional del Cáncer, la Sociedad Americana del Cáncer y el Colegio Americano de Radiología recomiendan mamografías anuales para las mujeres mayores de 40 años.

La detección precoz de casos de cáncer de mama mediante una mamografía también ha significado que una mayor cantidad de mujeres que se encuentran en tratamiento por cáncer de mama pueda conservar sus mamas. Si se lo detecta en las etapas iniciales, el cáncer localizado se puede extirpar sin necesidad de extirpar la mama (mastectomía).

El principal riesgo de las mamografías es que no son perfectas. El tejido mamario normal puede ocultar un cáncer de mama y este no se observa en la mamografía. Esto se denomina falso negativo. Por otra parte, la mamografía puede identificar una anomalía que parece un cáncer pero resulta ser normal. Esta “falsa alarma” se denomina falso positivo. Además de la preocupación por tener un diagnóstico de cáncer de mama, un falso positivo implica más análisis y consultas de seguimiento, que pueden resultar estresantes. Para compensar estas limitaciones, a menudo se necesita más de una mamografía. Las mujeres también deben hacerse una autoexploración de mamas con regularidad, consultar a un profesional médico experimentado para que le realice un examen de mamas con regularidad y, en algunos casos, obtener también alguna otra forma de imágenes mamarias, tales como IRM o ecografías.

Algunas mujeres dudan acerca de los riesgos de la exposición a la radiación debido a una mamografía. Las mamografías modernas solo utilizan una cantidad minúscula de radiación, incluso menos que una radiografía tradicional de tórax.

Cuándo hacerte una mamografía

Hay mucha confusión sobre cuándo y con qué frecuencia se debe hacer una mamografía. Por ahora, la recomendación es que las mujeres se hagan una mamografía una vez por año, a partir de los 40 años de edad. Si tienes alto riesgo de cáncer de mama por antecedentes familiares de cáncer de mama u ovario, o has recibido un tratamiento con radiación en el pecho anteriormente, es recomendable que comiences a hacerte las mamografías anuales a una edad más temprana (por lo general alrededor de los 30 años). Sin embargo, esto es algo que deberías conversar con tu profesional médico.

 

Fuente

Difarma