Cuidado de la Salud

¿Qué medidas sencillas pueden tomarse para protegerse del sol?

P: ¿Qué medidas sencillas pueden tomarse para protegerse del sol?
R: La sombra, las gafas de sol, las prendas de vestir y los sombreros son la mejor protección. Además, es necesario aplicarse una crema con filtro solar en las partes del cuerpo que quedan al descubierto, como el rostro y las manos. Nunca debe utilizarse la crema con filtro solar para prolongar la exposición al sol.
• Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas.
• Tenga en cuenta el índice UV. Este importante dato le ayuda a planificar sus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.
• Aproveche las sombras. Póngase a la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvide que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
• Use ropas que le protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.
• Utilice cremas con filtro solar. Aplíquese una crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30. Extiéndala generosamente sobre la piel expuesta y repita la aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.
• Evite las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. Debe evitarse completamente su uso.
• Proteja a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV como ya se ha explicado. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Rayos UV: Seis claves para cuidar la piel según la sensibilidad

Los días de sol pleno comienzan a conquistar las calles. El calor asciende con las horas y la ciudad se convierte en un escenario en el que los rayos UV transitan libremente, rebotando en vidrieras y escaparates, en el piso y carteles publicitarios.
Los anteojos de sol ganan espacio para evitar los molestos reflejos, pero ¿qué sucede con los cuidados de la piel? Todos los especialistas recomiendan utilizar protector solar aún en los días de semana, de manera de disminuir los efectos negaticos de una alta exposición durante las horas pico. Sin embargo, no siempre es sencillo reconocer qué tipo de protector necesita cada persona.
La sensibilidad al sol está determinada genéticamente. Thomas Fitzpatrick, dermatólogo norteamericano, realizó en 1975 una clasificación numérica del color de piel que va de I a VI y que aún se conserva. Según esta escala cuanto mayor es este número más morena es la piel y mayor capacidad de protegerse de la radiación solar.
"El color de la piel y el cabello depende de la cantidad de melanina producida por los melanocitos unas células que se encuentran en nuestra piel y no por la cantidad de melanocitos, la función de la melanina es protegernos de la radiación UV. Las personas con ojos claros, piel blanca y pelirrojos o rubios son los más sensibles", explicó la dermatóloga Mónica Maniotti.
La especialista además explicó que "las pieles más fotosensibles no se broncean o se broncean muy poco y al exponerse al sol generan quemaduras fácilmente que se manifiestan por eritema (coloración rojiza de la piel) inflamación de piel, ardor y prurito".
"Es importante que usen FPS todos los fototipos de piel, del I al VI, ya que los daños que producen la radiación UV afectan a todos, aunque son mayores en los fototipos I y II".

Los cuidados esenciales 
1. Evitar la exposición solar en horarios del mediodía, entre las 11 y las 16hs, esto coincide con el momento en que la sombra que proyecta el cuerpo es más corta.
2. No exponer al sol a bebés y niños pequeños, mantenerlos en la sombra con la ropa adecuada. Los protectores solares se pueden empezar a usar en niños mayores de 6 meses.
3. Utilizar protector solar de amplio espectro (con filtros UVB-UVA) con factor de protección solar (FPS) 30 o mayor, colocar 30 min antes de exponerse al sol, renovar el mismo cada dos horas o luego salir del agua o transpiración excesiva y colocar cantidad suficiente 2 mg por cm2 de piel.
4. Utilizar indumentaria adecuada que aumente la protección solar como lentes de sol con protección contra los rayos UV, sombreros con ala ancha o gorras con visera, remeras o pantalones de trama cerrada y de colores oscuros, hay telas que tienen FPS.
5. Beber mucho líquido, entre 2 a 3 litros diarios y aumentar el consumo de frutas y verduras.
6. Hidratar la piel luego de la exposición solar.

Fuente

Alerta Zika, Dengue y Chikungunya: qué saber antes de que llegue el verano

El Aedes aegypti es el protagonista, el vector. Su función es la de transportar el virus del Zika, dengue y chikungunya, las tres enfermedades que más preocupan a las autoridades en América Latina y que conforman una epidemia. Pero como el virus no puede vivir solo en la naturaleza, necesita un vector que lo transporte y así lograr infectar a los seres humanos: el mosquito.
"La prevención domiciliaria ayudaría muchísimo a disminuir el número de casos porque le estamos sacando el hábitat al mosquito. Las grandes expansiones de agua como los lagos o las piletas no representan un peligro ya que es agua que está movimiento y por ende, no significa un lugar atractivo", afirma la doctora Lilian Testón, médica infectóloga, coordinadora del Departamento de Epidemiología de FUNCEI.

¿Cómo eliminar y controlar el mosquito?
– Evitar conservar agua en los recipientes en el exterior (macetas, botellas, envases que puedan acumular agua) para evitar que se conviertan en criaderos de mosquitos.
– Tapar los tanques o depósitos de agua de uso doméstico para que no entre el mosquito.
– Evitar acumular basura, y tirarla en bolsas plásticas cerradas y mantener en recipientes cerrados.
– Destapar los desagües que pueden dejar el agua estancada.
– Utilizar mallas/mosquiteros en ventanas y puertas también contribuye a disminuir el contacto del mosquito con las personas.

A mujeres embarazadas se aconseja evitar viajar donde el Zika está activo durante los seis primeros meses del embarazo y cumplir con las indicaciones para evitar picaduras, aunque el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda "no viajar a regiones donde la transmisión es estadísticamente importante".
En definitiva, el único tratamiento preventivo es evitar la picadura y no favorecer las condiciones de desarrollo de mosquitos.

 

Fuente: Infobae

Siete preguntas frecuentes sobre la diabetes

La diabetes está ya considerada como la epidemia del siglo XXI debido a que afecta a 143 millones de personas y se prevé que esta cifra se eleve a los 300 millones en el año 2025 debido, entre otros motivos, al aumento del envejecimiento y de los estilos de vida actuales.
A pesar de la alta incidencia, se calcula que más de la mitad de los afectados desconoce padecer la enfermedad. Por este motivo, y debido a las dudas que suelen surgir a los pacientes con diabetes sobre el manejo de la enfermedad, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria ha respondido las preguntas más frecuentes que suelen realizarse en las consultas de Atención Primaria.
 
1. ¿Voy a tener que hacer régimen toda la vida?
Una correcta alimentación es importante en cualquier persona, pero aún más en el diabético. Junto con el ejercicio, la dieta es la base del tratamiento, lo que no quiere decir que haya que seguir un régimen estricto de por vida o que haya alimentos que no se puedan volver a probar. Sabiendo qué alimentos son recomendables y cuáles no, se puede integrar en la vida normal los hábitos saludables de la población.
 
2. ¿Me voy a quedar ciego?
Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes es la aparición de retinopatías, las cuales están relacionadas con la duración de la enfermedad. Por ello, ante los primeros síntomas de pérdida de visión u otras alteraciones oftálmicas se debe acudir al médico.
Asimismo, para prevenir la retinopatía diabética hay que tener un control estricto del azúcar en la sangre, la presión arterial y el colesterol. Actualmente también existen procedimientos para tratar este problema como, por ejemplo, la fotocoagulación con láser.
 
3. ¿La diabetes puede afectar a mi salud sexual?
Existe la posibilidad de que sí afecte, produciendo impotencia o disfunción eréctil debido a que las arterias que irrigan los genitales pueden obstruirse, al igual que otros órganos del cuerpo. Por tanto, cuanto más se cuide la diabetes y los niveles de azúcar, menos riesgo existe de que esto ocurra.
 
4. Me han diagnosticado diabetes. ¿Me tendré que pinchar?
Cuando el tratamiento con pastillas no es suficiente para controlar la glucosa en sangre, sí se necesita la insulina, es decir, pincharse. No obstante, el uso de fármacos puede ser suficiente si se acompañan con unos cambios en los estilos de vida, se mejora la alimentación y se realiza ejercicio físico de forma habitual.
 
5. ¿Qué es el pie diabético?
La aparición de lesiones en los pies es una de las consecuencias más frecuentes de la diabetes, las cuales pueden evolucionar a ulceraciones e infecciones y, además, en casos graves pueden derivar en gangrena e, incluso, en la amputación. Por ello, es muy importante elegir un calzado adecuado, observarse los pies para detectar cualquier herida o lesión y tratarla antes de que evolucione.
 
6. Me resfrío más y durante más tiempo. ¿Puede ser por la diabetes?
Sí. Los diabéticos presentan más infecciones que la población general, sobre todo respiratorias, urinarias, de tejidos blancos y enfermedad periodontal. La hiperglucemia produce una peor respuesta inmunitaria y, a su vez, las infecciones producen descompensación hiperglucémica.
 
7. ¿Qué es la hemoglobina glicosilada?
La hemoglobina, una proteína que circula en la sangre y transporta oxígeno, se une a la glucosa formando la hemoglobina glicosilada. Cuando mayor es la cantidad de glucosa en sangre, más se une a la hemoglobina y su porcentaje de unión indica cuál ha sido la cantidad media de glucosa circulante durante el tiempo de vida de la hemoglobina (120 días).
En general, no debe superar el siete por ciento, aunque el objetivo debe ser individualizado y establecido por el médico. Su medida permite saber el promedio del nivel de azúcar en las últimas semanas, mientras que un examen de glucosa en la sangre indica el estado de control de la diabetes en ese momento determinado.

 

Fuente: Infosalus

 

Día Mundial de la Diabetes 2016

La Federación Internacional de Diabetes (FID) estima que en el mundo hasta 193 millones de personas, o cerca de la mitad de todos los adultos que vivían con diabetes en 2015, desconocen que tienen la enfermedad. Muchos de estos casos son de diabetes tipo 2.

Cuanto antes se diagnostique a una persona, antes se puede iniciar el tratamiento y el control, lo que puede mejorar las posibilidades de prevenir complicaciones dañinas y costosas. Una persona con diabetes tipo 2 puede vivir varios años sin mostrar síntomas, tiempo durante el cual la glucosa en sangre alta silenciosamente daña el cuerpo. Existe por tanto una necesidad urgente de detectar, diagnosticar y proporcionar atención adecuada a las persona con diabetes.
El Día Mundial de la Ddiabetes (DMD) 2016 destacará las soluciones factibles y económicas que existen para ayudar a identificar a las personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar o en riesgo de desarrollar diabetes en el futuro.
La diabetes es la principal causa de enfermedad cardiovascular, ceguera, fallo renal y amputación de las extremidades inferiores. Más de una tercera parte de las personas que actualmente viven con diabetes tipo 1 y 2 desarrollarán algún tipo de daño en sus ojos durante la vida. Estas complicaciones se pueden prevenir o retrasar manteniendo los niveles de glucosa en sangre, presión sanguínea y colesterol lo más cerca de lo normal como sea posible. Muchas complicaciones se pueden detectar en las etapas primeras, permitiendo el tratamiento a tiempo. El DMD 2016 pretende destacar la importancia que tiene integrar la detección de las complicaciones de la diabetes en la atención primaria en curso para las personas que viven con diabetes.
 

Datos y cifras
El Atlas de la Diabetes de la Federación Internacional de Diabetes, séptima edición 2015, proporciona las últimas cifras e información sobre la prevalencia global y regional de diabetes y el gasto y la mortalidad asociados.
• Aproximadamente 415 millones de adultos tienen diabetes; para 2040 se incrementará a 642 millones.
• La proporción de personas con diabetes tipo 2 aumenta en la mayoría de los países.
• 75% de adultos con diabetes viven en países de renta medio-baja.
• El mayor número de personas con diabetes tienen entre 40 y 59 años de edad.
• 1 de cada 2 (46%) de la personas con diabetes están sin diagnosticar.
• La diabetes causó 5 millones de muertes en 2015; cada seis segundos una persona muere por la diabetes.
• La diabetes causó al menos USD 673 mil millones de dólares en gastos sanitarios en 2015 – 12% del total de gasto en adultos.
• Más de 542.000 niños viven con diabetes tipo 1 en 2015.
• Más de 20,9 millones de nacidos se vieron afectados por la diabetes durante el embarazo en 2015 – 1 de cada 7 nacimientos.

 

Fuente:  Federación Internacional de Diabetes

La automedicación: un estigma social

Según la Organización Mundial de la Salud el término automedicación se refiere al uso de productos medicinales por parte de una persona para tratar desórdenes o síntomas que identifica como patología, o el uso intermitente o continuado de una medicación prescrita por el médico para enfermedades o síntomas recurrentes o crónicos.
La automedicación constituye una práctica riesgosa cuyas consecuencias pueden ser, entre otras: enmascaramiento de una enfermedad (retrasando la asistencia médica en casos en los que es realmente necesaria), aparición de reacciones adversas e interacciones medicamentosas, aumento de la resistencia a agentes antimicrobianos, elección incorrecta de medicamentos y riesgo de abuso o farmacodependencia.
Un concepto generalizado y equivocado,  es definir la automedicación como una forma de autocuidado, pretendiendo tratar los síntomas y signos de una  presunta patología sin intervención de los profesionales sanitarios, llevando a la utilización irracional de la automedicación fomentada por la costumbre, por el boca a boca, por la transmisión familiar de padres a hijos, transmisión social, y la cultura biomédica etc., sin ningún fundamento ni evidencia científica ni sanitaria, hasta una automedicación responsable en la que el paciente está realmente capacitado y actúa de manera racional para adoptar, en determinadas situaciones de Salud-enfermedad, las decisiones adecuadas respecto a la correcta  utilización de los medicamentos con una actitud responsable. De hecho, existen toda una serie de medicamentos encaminados a solventar esta tipología de síntomas que no necesitan receta médica y que inducen a esa práctica. También es medicada la sintomatología no orgánica, como el insomnio, la ansiedad, la irritabilidad o la tristeza, expresiones más comunes de sufrimiento sin la valoración previa de un especialista.  Otros síntomas pueden ser aquellos que presentan un componente físico más destacado, como el dolor de cabeza, los cambios de hábito intestinal (diarreas y estreñimiento), bruxismo y dolores musculares inespecíficos, todos ellos asociados a tensión psíquica y física. También es necesario recordar que un medicamento no requiera receta para su dispensación, no quiere decir que sea inocuo y no pueda resultar perjudicial en determinadas situaciones, ya que tiene incorporado principios activos con acción farmacológica.
Las personas que están habituadas a consumir fármacos sin consulta previa, también son proclives al “autodiagnóstico”. Suelen buscar soluciones rápidas ante situaciones de malestar psíquico y físico, por ejemplo, ante la aparición de síntomas provocados por el estrés o en cuadros de ansiedad y tristeza reactivos a alguna situación vital. El vértigo de la vida moderna les impide parar y observar qué está sucediendo, apelando a la automedicación para mantener el mismo ritmo y sin prestar atención a las señales que el cuerpo y la mente están proporcionando. El Instituto de Estudios sobre Políticas de Salud constató datos preocupantes: en Argentina se vendieron unos doscientos millones de medicamentos de venta libre, pese a los graves riesgos que implican para la salud. Los medios de comunicación, el marketing y la publicidad indiscriminada de fármacos  son condicionantes de la automedicación. La automedicación sin control médico expone a una serie de riesgos para la salud que muchos desconocen.

LOS RIESGOS MÁS FRECUENTES
• Un paciente previamente automedicado se puede diagnosticar de manera incorrecta porque la enfermedad llega a ser “enmascarada” por el fármaco.
• Puede existir una falta de eficacia si la medicación utilizada se hace en forma incorrecta.
• No percibir la posibilidad de los efectos secundarios puede llegar a comprometer la salud y a veces la vida. También pueden aparecer resistencias al medicamento.
• Suceden farmacodependencias, especialmente con fármacos inhibidores del sistema nervioso central. Una dosis aumentada irresponsablemente, puede provocar trastornos en la conducción cardíaca hasta un paro cardio-respiratorio.
• Reacciones alérgicas, que pueden aparecer en las tomas subsiguientes y no  en la primera dosis.
• Riesgo de intoxicación por los mismos principios activos del medicamento, manifestada por síntomas digestivos (náuseas y vómitos) como neurológicos (diplopía, temblores, etc).
• Dependencia o comienzo de una adicción, cuando se trata especialmente de sustancias psicotrópicas, consumidas sin control clínico.
• Interacciones con otros fármacos o alimentos que se prohíben durante ciertos tratamientos. Puede producirse una potenciación, una disminución y hasta una anulación del efecto farmacológico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define Efecto Adverso como cualquier respuesta nociva y no intencionada, a un medicamento, que ocurre en el ser humano a las dosis utilizadas para profilaxis, diagnóstico, terapéutica o modificación de una función fisiológico. Las Reacciones Adversas a Medicamentos (RAM), aparecen en un gran número de pacientes (hasta un 30%), aunque afortunadamente suelen ser de carácter leve y transitorio en la mayoría de los casos.

MEDICAMENTOS FRECUENTEMENTE AUTOMEDICADOS
• ANTIBIOTICOS: Pueden generar resistencia bacteriana, además hay que admitir que un 85% de las enfermedades respiratorios son virales y un antibiótico no tiene ninguna acción efectiva.
• ANALGESICOS: Se comprobó que el ácido acetil salicílico (aspirina) y sus derivados, en pediatría, pueden causar daño hepático si se administra cuando se cursa una enfermedad viral.
• ANTINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES: La ingestión de estos fármacos condiciona gastritis y hasta hemorragias digestivas, si se toma en forma indiscriminada.

Hay que recordar que las personas más vulnerables a las consecuencias de la automedicación son los niños, los adultos mayores y las embarazadas. También las consecuencias de tomar vitaminas y suplementos en forma indiscriminada, sin los controles clínicos pertinentes. Es importante el rol del médico y el farmacéutico en cuanto a la información, concienciación y educación sobre medicamentos y automedicación, su responsabilidad en la prevención de problemas relacionados con los medicamentos.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud

ACV: Qué es y cómo identificarlo

¿Qué es? 
El accidente cerebro vascular es provocado por el taponamiento o la rotura de una arteria del cerebro. Es una causa muy frecuente de muerte y la primer causa de invalidez en los adultos y adultos mayores. Generalmente viene acompañado de arterioesclerosis e hipertensión arterial. Esta afección puede prevenirse.

Puede darse por dos causas: 
- ataque cerebrovascular isquémico: es la causa más frecuente y se produce cuando se tapa una arteria y no llega sangre a una parte del cerebro. Se conoce también como infarto cerebral. 
- ataque cerebrovascular hemorrágico: se produce al romperse una arteria dentro del cerebro provocando una hemorragia y dañando el sector donde ocurre. 

¿Cómo puede prevenirse?
Para prevenirlo es importante tener en cuenta:
- Controlar adecuadamente la hipertensión arterial
- No fumar
- Tratar adecuadamente los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario.
- Tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina)
- Desarrollar una actividad física regular y moderada
- Controlar el déficit de magnesio
- Tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas)
- Prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales

¿Cuáles son los síntomas?
Si el ataque cerebral no pudo prevenirse es muy importante saber reconocer los síntomas para reducir en forma inmediata el daño cerebral. Cada minuto transcurrido es crucial para prevenir los daños del ataque sobre la actividad motora del cuerpo, la palabra, la visión, la actividad psíquica y por supuesto la muerte. Ante la ocurrencia de los siguientes síntomas es muy importante recurrir al médico que sabrá diagnosticar qué tipo de ataque cerebral está en curso. 
Comienzo brusco de alguno de los siguientes síntomas:
- vértigos 
- dificultad para hablar 
- piernas o brazos entumecidos o adormecidos 
- entumecimiento o adormecimiento de la cara 
- dolor de cabeza intenso y no habitual 
- dificultad para caminar 
- pérdida súbita de la visión de un ojo, o visión borrosa o limitada 
- mareos 
- dificultad para manejar los brazos o coordinar los movimientos 
- confusión general

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación Argentina

Importancia de la actividad física para un corazón sano

Por el Dr Fabio Mennitte Cardiólogo.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) constituyen el principal problema de salud en los países desarrollados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 17 millones de personas mueren anualmente por ECV. Observado a la humanidad desde un punto de vista antropológico, la cultura es la matriz de los hábitos y las costumbres de las personas y comunidades en todas sus dimensiones: desde la alimentación a la actividad física, el deporte o la vestimenta. El largo camino de la evolución nos ha proporcionado la anatomía y fisiología que tenemos hoy, y que es casi la misma desde hace más de 10.000 años, cuando éramos mayoritariamente cazadores-recolectores. Los avances tecnológicos han provocado una disminución del esfuerzo físico en tareas habituales (esto es, transporte, tareas de hogar, comunicación, tareas laborales, actividades durante el tiempo libre), lo que coincide con un aumento en la prevalencia de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares en países desarrollados y en vías de desarrollo. Justamente para el tratamiento y prevención de estas enfermedades los profesionales de la salud comienzan a aconsejar realizar actividad física. Gran cantidad de estudios en los últimos 50 años dan cuenta de una relación directa entre falta de ejercicio y enfermedades crónicas sobre todo las degenerativas (Diabetes (DBT), hipertensión arterial (HTA), enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, osteoporosis) La OMS estima ¾ de toda la mortalidad por enfermedad cardiovascular (ECV) puede ser prevenida con adecuados cambios en estilo de vida. La ECV está fuertemente conectada con el estilo de vida (costumbres), especialmente el uso del tabaco, malos hábitos dietarios, inactividad física, y stress psicosocial. La actividad física o ejercicio regularmente está relacionada con una reducción del riesgo fatal y no fatal de eventos coronarios en individuos saludables, en sujetos con factor de riesgo para enfermedad coronaria, y en pacientes cardiópatas (ya tienen enfermedad cardiaca) en un amplio rango de edad. Un estilo de vida sedentario es uno de los mayores factores de riesgo para enfermedad cardiovascular (ECV).
 
La práctica de actividad física y ejercicio aeróbico son sugeridos por las guías como una muy importante herramienta no farmacológica para la prevención primaria y secundaria. En personas saludables con niveles crecientes de actividad física y aptitud cardio respiratoria se asocia con una reducción significativa (20-30%) en el riesgo de todas las causas de mortalidad cardiovascular (dosis-respuesta). La evidencia sugiere que el riesgo de morir continua disminuyendo con el aumento de la actividad física y la aptitud cardio respiratoria. Esto parece ser cierto tanto en hombres como mujeres, y en una amplia gama de edades desde la infancia hasta la vejez. El balance entre riesgos y beneficios de la práctica de actividad física es claramente favorable a los beneficios, sobre todo cuando la práctica es regular, aunque parece que hay un umbral de gasto energético semanal mínimo para disminuir el riesgo cardiovascular. Está demostrado que la actividad física practicada con regularidad reduce el riesgo de: cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo II, hipertensión arterial, cáncer de colon, cáncer de mama, depresión y mejora entre otras cosas el equilibrio energético y el control del peso. En consecuencia, el ejercicio debe ser considerado como la piedra angular en la que deben basarse las modificaciones del estilo de vida para la prevención de la enfermedad cardiovascular (Rev Esp Cardiol. 2008;61(5):514-28).

 

Fuente: Federación Argentina de Cardiología

Ideas de platos sanos para el corazón

Ideas para el desayuno o la merienda
Algunos de los alimentos de la lista siguiente deberían componer todos los desayunos:
- Té, mate o café descafeinado con leche descremada. Azúcar o edulcorante.
- Pan francés tostado (3 ó 4 unidades).
- Galletitas (seleccionar las que contienen menos del 10% de grasa).
- Quesos blancos descremados.
- Ricota descremada.
- Yogur o leche cultivada descremados.
- Mermeladas (con moderación).
- Frutas o jugos de frutas.

Ideas para el almuerzo o la cena
A continuación se presenta una lista de platos que son sanos para el corazón, para que se elija el que más se adapte a cada gusto.
- Sopa de verduras picadas.
- Sopa de verduras con fideos, arroz o avena arrollada.
- Ensalada mixta con todos los vegetales crudos que quiera.
- Ensalada mixta cocida con todos los vegetales y legumbres que quiera.
- Una porción de pescado (merluza, pejerrey, congrio, pollo de mar, besugo, lenguado, lomito de atún, corvina, mero) al vapor, al horno, a la plancha o a la parrilla, acompañado con verduras, arroz blanco, puré de papas y/o zapallo o fideos.
- Una porción de pollo, quitando la piel antes de cocinarlo, acompañado de ensalada de verduras crudas o cocidas, puré de papas y/o zapallo, arroz blanco o con salsa dietética, o fideos hervidos.
- Una porción de carne magra, a la plancha o a la parrilla, con los mismos acompañamientos del pescado o el pollo. O una porción de conejo hervido, a la plancha, al horno, a la cacerola o a la parrilla.
- Una porción de pastas (tallarines, ñoquis o ravioles rellenos de verduras y/o ricota) con salsa de tomate o pesto, usando aceite en crudo.
- Una porción de arroz, con salsa dietética o aceite de oliva.
- Zapallitos rellenos con arroz, verduras, pollo o arvejas y clara de huevo. O pimientos rellenos. O niños envueltos de acelga o espinaca rellenos de verduras, carne magra o pollo sin piel, milanesas de berenjena a la napolitana (con tomate y queso descremado)

Fuente: Federación Argentina de Cardiología

Recomendaciones de la Federación Argentina de Cardiología para una alimentación saludable

¿Qué alimentos seleccionar?
Para lograr una alimentación adecuada se pueden considerar algunos consejos:

Leche y derivados
Las grasas de la leche son la crema y la manteca. La leche y los alimentos que con ella se fabrican (derivados o lácteos) pueden presentarse enteros (con crema) o descremados (sin crema o con muy pequeñas cantidades). Así hay yogur entero y descremado, quesos enteros y descremados, etc.
Los lácteos descremados mantienen las propiedades alimenticias de la leche pero, al tener cantidades muy pequeñas de crema, no provocan aumento del colesterol. Por ese motivo es muy prudente, desde ahora en adelante, usar leche, yogur, quesos, descremados.
La manteca es grasa, al igual que la margarina; la diferencia es que la manteca es de origen animal y la margarina de origen vegetal. No son alimentos imprescindibles; si se los abandona el corazón estará agradecido.

Huevos
La parte blanca del huevo (clara) es muy rica en proteínas y no contiene colesterol, por lo cual es posible consumirla sin límites. En cambio, la parte amarilla (yema) contiene grandes cantidades de colesterol y no es un alimento conveniente en un plan de alimentación.

Carne de vaca
La carne de vaca fresca, de color rojo, sin vetas o estrías blancas de grasa se llama carne magra. Los cortes de carne vacuna magra contienen menos grasa saturada y colesterol que los otros con grasa. Si se desea comer carne de vaca, es posible hacer dos comidas semanales en base a carne vacuna magra.
 

Otras carnes
La carne de otros animales varía en su composición de grasa y colesterol. Si se quiere cambiar los dos días semanales de carne vacuna por otra clase de carne animal, conviene elegir carne de conejo; contiene aún menos grasa que la carne de vaca magra.

Pescado
Los pescados de río suelen tener más grasa que los de mar. Estos son más sanos y contienen además algunas sustancias que pueden hacer subir el colesterol bueno. Por eso es recomendable consumir pescado de mar.
Fiambres y embutidos
Los fiambres y embutidos, frescos o secos, contienen gran cantidad de grasa, colesterol y sal. Por este motivo son sumamente dañinos para la salud de las personas que padecen enfermedades cardiovasculares o hipercolesterolemia.

Pollo
El pollo contiene colesterol y grasa, pero si se le quita la piel y la grasa visible antes de cocinarlo, disminuye la cantidad de grasa que contiene.

Vegetales
Ningún vegetal contiene colesterol. El colesterol es fabricado solamente por los animales y el hombre. Por esa razón, alimentarse con vegetales es más sano que alimentarse con productos animales.
Las legumbres (soja, garbanzos, porotos, habas, lentejas, arvejas, chauchas, etc.) son excelentes alimentos, fuente de proteínas. Pueden reemplazar a la carne.
Las verduras de hoja (lechuga, espinaca, achicoria, berro, acelga, etc.) son fuente de vitaminas y fibra, excelentes alimentos para el corazón.
En los planes de alimentación para pacientes cardíacos o hipercolesterolémicos, todos los cardiólogos del mundo recomiendan alimentarse con vegetales. Una porción diaria de vegetales crudos y otra cocida mejora la calidad de su dieta.
Los cereales son muy buenos para el corazón. Entre ellos se destacan, por su calidad, los cereales integrales que aportan no sólo vitaminas y energía sino también fibra que hace funcionar mejor el aparato digestivo.
Las frutas, crudas o cocidas, preferentemente con cáscara, son muy recomendables para su nueva forma de alimentarse más sanamente. También son excelentes los jugos de frutas como bebida: contienen vitaminas que son indispensables para el buen funcionamiento de su organismo.
Los aceites no contienen colesterol pero algunos tienen grasas que no son convenientes. Por eso hay algunos que pueden recomendarse y otros no. Conviene elegir siempre los aceites dentro de la siguiente lista: oliva, girasol, maíz, uva, soja. Evitar los aceites comestibles 'mezcla' que no declaran con qué se ha hecho la mezcla.

Dulces y azúcares
Pueden ser usados en cantidades moderadas. A pesar de que el azúcar no contiene colesterol su uso exagerado puede alterar otros metabolismos de su cuerpo. Los dulces, mermeladas o jaleas de origen frutal no contienen grasas ni colesterol y pueden ser usados moderadamente, como el azúcar. Pero cuidado con el dulce de leche: contiene grasa y colesterol.

Condimentos
Los condimentos naturales como albahaca, laurel, orégano, romero, perejil, salvia, pimentón, estragón, etc. pueden ser consumidos sin problema.
La sal es un condimento que puede traer problemas de presión arterial, por eso su uso suele estar prohibido en los hipertensos. Hoy se recomienda usar sal con bajo contenido de sodio, aún para las personas que no padecen de hipertensión. Estas sales con contenido reducido de sodio son recomendables pues dan el mismo sabor sin provocar tanto daño. Algo parecido sucede con el bicarbonato; en realidad es 'bicarbonato de sodio', el mismo sodio que contiene la sal de mesa, por lo tanto debe ser evitado o consumido con moderación.
Los condimentos picantes no alteran el colesterol. Pueden ser usados sin problemas, siempre que no le provoquen a Ud. otras consecuencias de tipo digestivo.

Bebidas
Las bebidas alcohólicas pueden intoxicar el corazón y, principalmente, el hígado. Deben ser consumidas con moderación.
Las gaseosas contienen gas y azúcar, por lo que también deben ser consumidas con moderación.
Las infusiones (té, mate) pueden ser usadas sin problemas. Cuidado con el café que es menos recomendable.
El agua es el mejor hidratante del mundo. Puede ser usado en la cantidad que se quiera. Tomar agua ayuda a la digestión y mantiene el cuerpo saludable.

¿Cómo cocinar?
Las preparaciones al vapor, al horno, a la plancha o a la parrilla son más saludables que las frituras.
Las frituras incorporan más grasa a los alimentos, y además aumentan el grado de saturación de los aceites usados para fritar, lo que puede hacer que aumente el colesterol.
Cuando se cocina a la plancha no se debe poner aceite o grasa sobre la plancha, sino calentar la plancha seca antes de colocar los alimentos en ella.
Cuando se cocina al horno, conviene colocar una rejilla bajo los alimentos pues de otra manera la grasa que sale de ellos los embeberá y la cocción será más parecida a una fritura que a una horneada.

Fuente: Federación Argentina de Cardiología

Difarma