Cuidado de la Salud

Prevención y detección temprana del cáncer

La detección temprana es una herramienta indispensable a la hora de prevenir muertes por cáncer, ya que en las fases iniciales de la enfermedad existe un alto potencial de curación (por ejemplo en cáncer de cuello de útero o de mama). Existen intervenciones que permiten la detección temprana y el tratamiento eficaz de un tercio de los casos aproximadamente.

Recomendaciones para la población en general:
- Aumentar el consumo de frutas y verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Reducir el consumo de grasas de origen animal (fiambres, embutidos, manteca, leche entera) y de ácidos grasos trans (productos de pastelería, snacks y golosinas).
- Realizar actividad física todos los días, por lo menos 30 minutos.
- Evitar el consumo excesivo de alcohol.
- Evitar el tabaco y promover los ambientes 100% libres de humo.
- Evitar la exposición al sol entre las 10 y las 16, utilizar protectores solares y ropa que proteja la piel (de color claro y liviana). Estas medidas deben extremarse en los grupos más vulnerables: niños menores de 3 años y personas de piel blanca, cabello y ojos claros.

Recomendaciones para las mujeres:
- Niñas de 11 años: para prevenir el cáncer de cuello de útero deben aplicarse la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que a partir de su incorporación al Calendario Nacional de Vacunación en el año 2011 está disponible en forma gratuita en todos los centros de salud y hospitales públicos de Argentina.
- Mujeres a partir de los 25 años: para prevenir el cáncer de cuello de útero, se recomienda la realización de un PAP cada tres años luego de que dos exámenes anuales anteriores hayan tenido un resultado negativo.
- Mujeres de 50 a 70 años: para detectar tempranamente el cáncer de mama se recomienda la realización de una mamografía cada dos años y un examen de mamas todos los años realizado por un profesional de la salud.
- Mujeres de 50 años en adelante: para prevenir el cáncer colorrectal, se recomienda la realización de una prueba de sangre oculta en materia fecal.

Recomendaciones para los varones:
- Varones de 50 años en adelante: para prevenir el cáncer colorrectal, se recomienda la realización de una prueba de sangre oculta en materia fecal.
- Varones de 65 años y más: para prevenir el cáncer de próstata, se recomienda realizar un examen con un profesional de la salud.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Factores de riesgo que inciden sobre el cáncer

Qué es el cáncer
Se trata de un grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo, que comienzan con la modificación de una sola célula, generada de manera espontánea –sin causa– por un agente externo o por factores genéticos hereditarios, y se manifiesta a través del desarrollo de un tumor. Los tumores o neoplasias se generan cuando el crecimiento de las células se produce de manera descontrolada. Pero no todo tumor es canceroso.
En los tumores benignos, no cancerosos, las células que los forman no se expanden a otras partes del cuerpo, lo que permite extirparlos y, en la mayoría de los casos, no vuelven a generarse. En los tumores malignos, o cancerosos, las células que los forman se comportan de manera anormal, se dividen sin control u orden, pudiendo invadir y destruir el tejido que se encuentra a su alrededor y/o ingresar al torrente sanguíneo o al sistema linfático. Muchas veces es posible detectarlos de forma temprana y tratarlos.

Factores de riesgo que inciden sobre el cáncer
Un gran porcentaje de las enfermedades no transmisibles son prevenibles y comparten los mismos factores de riesgo. Se estima que los cinco principales riesgos para la salud están relacionados con el comportamiento y la alimentación: índice alto de masa corporal, bajo consumo de frutas y hortalizas, inactividad física, consumo de tabaco e ingesta excesiva de alcohol.
Estos factores causan el 30% de las muertes por cáncer. Aunque la edad es un factor de riesgo relevante, el consumo de tabaco es el más importante: causa el 22% de las muertes mundiales por cáncer en general y el 71% de los fallecimientos por cáncer de pulmón. Los cánceres causados por infecciones víricas, como los virus de las Hepatitis B y C o por el Virus Papiloma Humano (VPH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.
Los principales factores de riesgo tienen un gran impacto sobre la carga de cáncer global:
• El tabaco, a través de sus diversas formas de exposición, constituye la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en todo el mundo entre los hombres y cada vez más entre las mujeres. Las formas de exposición incluyen tabaquismo activo, respirar humo de segunda mano (tabaquismo pasivo o involuntario) y tabaco sin humo (como mascar tabaco). El tabaco provoca diversas formas de cáncer: de pulmón, esófago, laringe, oral, vejiga, riñón, estómago, cuello de útero y colorrectal.
• El sobrepeso y la obesidad están asociados causalmente a varios tipos de cáncer, como de esófago, colorrectal, mama en mujeres postmenopáusicas, endometrio y riñón.
• La inactividad física contribuye de forma importante al aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad en muchas partes del mundo y de forma individual aumenta el riesgo de algunos cánceres.
• El consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo de muchos tipos de cáncer, incluido el de la cavidad bucal, faringe, laringe, esófago, hígado, colorrectal y mama. El riesgo para varios tipos de cáncer (por ejemplo, de cavidad oral, faringe, laringe y esófago) derivado de un alto consumo de alcohol aumenta sustancialmente si la persona también fuma en gran cantidad.
• La infección con el virus de la Hepatitis B provoca alrededor del 52% de los carcinomas hepatocelulares del mundo. Otro 20% de cánceres hepatocelulares lo provoca la infección del virus de la Hepatitis C.
• El Virus del Papiloma Humano (VPH) es la infección viral del tracto reproductivo por transmisión sexual más común del mundo e infecta a 660 millones de personas aproximadamente cada año. También se calcula que provoca casi todos los cánceres de cuello de útero, el 90% de los de ano y el 40% de los cánceres de genitales externos. El VPH también provoca cáncer de la cavidad oral y orofaríngeo. Las mujeres pueden evitar el desarrollo de un cáncer de cuello de útero con la realización del Papanicolaou (PAP). Este examen permite detectar células anormales o lesiones en el cuello del útero y reducir casi completamente la incidencia y mortalidad. El PAP es gratuito y se realiza en todos los hospitales y centros de salud. Se recomienda a las mujeres realizarlo a partir de los 25 años de edad.
• Las personas con infección por VIH tienen un riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer considerablemente más alto que las personas del mismo grupo etario sin dicha infección. El VIH debilita el sistema inmunitario y reduce la habilidad del cuerpo para destruir las células cancerosas y para combatir infecciones que pueden resultar en cáncer.
• La exposición al sol excesiva o a fuentes artificiales de radiación ultravioleta, como las camas solares, aumentan el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer de piel.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

El control del cáncer a nuestro alcance

Existen medidas que todos podemos adoptar para la prevención y el cuidado frente al cáncer. A nuestro alcance:  

Estilos de vida saludables
• Al menos un tercio de los cánceres más comunes se pueden prevenir no fumando, reduciendo el consumo de alcohol, llevando una dieta más saludable y haciendo más ejercicio físico.
• La adopción de hábitos saludables en etapas tempranas de la vida reduce el riesgo de cáncer y de otras enfermedades no trasmisibles (ENT) en la edad adulta.

Detección temprana
• El poder garantizar la disponibilidad y el acceso a programas de detección temprana del cáncer puede reducir significativamente la carga de esta enfermedad en todos los países.
•  En los casos de cáncer de mama, colorrectal y de cuello de útero, existen datos importantes que respaldan la puesta en marcha de programas de tamizaje (o detección) para la población ajustados a los recursos del país y a la carga de la enfermedad. El Instituto Nacional del Cáncer (INC) del Ministerio de Salud de la Nación cuenta con programas dedicados a estos tres cánceres.
• La inversión en la capacitación profesional continua es fundamental para equipar a los profesionales sanitarios con las herramientas y los conocimientos apropiados, que les permitan reconocer los primeros signos y síntomas de algunos tipos de cáncer.
 
Tratamiento para todos
• Todos tenemos derecho a recibir tratamientos y servicios de atención del cáncer eficientes y de calidad, en igualdad de condiciones y sin que nos causen dificultades económicas.
• A través del Área de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, el INC elabora guías de práctica clínica sobre diferentes enfermedades oncológicas con el propósito de establecer las mejores opciones para la atención de los pacientes.
• El INC a través de su Coordinación de Formación de Recursos Humanos capacita permanentemente a profesionales de todo el país en diferentes especialidades relacionadas con la detección y tratamiento de pacientes con cáncer.
• Por otra parte el INC impulsa mejores tratamientos a través de sus becas destinadas a la investigación clínica, epidemiológica y social en cáncer. 

Calidad de vida
• El cáncer puede tener un impacto importante en la salud emocional, física y psíquica de las personas.
• Mantener las redes de apoyo social y hablar del cáncer es importante para las personas que lo padecen y para sus familiares y cuidadores.
• El INC a través de su Coordinación de Cuidados Paliativos trabaja en colaboración con distintos organismos nacionales para mejorar la disponibilidad y el acceso a opiodes (medicamentos para aliviar el dolor). Además, capacita a profesionales de todo el país en lo referente a esta especialidad.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

¿Qué hay que hacer si aparece un alacrán?

A continuación, una serie de recomendaciones del Ministerio de Salud ante su aparición.
La mayoría de los accidentes por alacranes, o también llamados escorpiones, se producen en el domicilio por lo cual las medidas de prevención deben estar orientadas a evitar el ingreso de los mismos a la casa y tener precaución en aquellos sitios donde podemos encontrarlos.

Protección personal
- Revisar y sacudir prendas de vestir, y calzados.
- Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño.
- Tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.
- Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

Protección intradomiciliaria
- Utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios.
- Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras.
- Colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.
- Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos.
- Control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes.

En el ámbito peridomiciliario
- Realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores.
- Efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a escorpiones.
- Evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña, hojarasca porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan. Evitar juntarlos con las manos.
- Los alacranes pueden encontrarse en áreas rurales (debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos) o urbanas (sótanos, túneles, depósitos, cámaras subterráneas)
- Pueden utilizarse aves de corral (patos, gansos, gallinas) como predadoras de los escorpiones
- Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se usará la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado.

Frente a eventuales picaduras, no realizar tratamientos caseros, aplicar hielo y consultar rápidamente al médico y en lo posible llevar el escorpión para ser identificado.

Nunca aplicar plaguicidas sin haber seguido primeramente las recomendaciones sobre los métodos de prevención en el ambiente habitado.

Fuente

RECOMENDACIONES DE SALUD PARA TODOS LOS QUE VIAJAN EN EL VERANO

Profesionales del Servicio de Medicina del Viajero del Hospital Misericordia armaron una serie de recomendaciones para las personas que viajan durante la temporada. Evitar picaduras de mosquitos y otros insectos, prevenir intoxicaciones y armar un botiquín para el viaje son algunos de los ejes repasados.

Consulta previa
La primera recomendación es hacer una consulta previa, en lo posible cuatro semanas antes de viajar.
En el servicio del Hospital Misericordia atienden en forma gratuita a viajeros con cualquier destino.
Es importante averiguar si es necesario tener alguna vacuna en particular en función del destino elegido, y completar todo el carné. Otra recomendación, sobre todo si se viaja al exterior, es contratar un servicio de asistencia médica internacional. La atención médica no es gratuita en la mayoría de los países del mundo.

Dengue, chikungunya y zika
Una de las principales preocupaciones relacionadas con la movilización de pasajeros en esta época son las enfermedades transmitidas por mosquitos, en particular, dengue, chikungunya y zika. Hay circulación activa en casi toda la región de las Américas.
Al respecto, el infectólogo Ángel Minguez recordó que "no existe una vacuna o medicamento para prevenir estas enfermedades en Argentina, por lo tanto, es esencial evitar picaduras de mosquitos".
Las medidas clave son el uso de repelente (que contenga DEET), cuya aplicación debe repetirse a lo largo del día según las indicaciones del fabricante; dormir en habitaciones con mosquiteros o con aire acondicionado; utilizar tabletas y espirales; cubrir cunas y cochecitos con telas mosquiteras.
Los profesionales aconsejan aplicar primero el protector solar, y 30 minutos después, el repelente de insectos.

Mujeres embarazadas
La recomendación es que las mujeres embarazadas o con intenciones de buscar un embarazo en los próximos meses eviten viajar a lugares donde el virus está circulando.
En caso de que no se pueda evitar el viaje, es necesario extremar los cuidados para evitar picaduras de mosquito y usar preservativo en todas las relaciones sexuales, debido a que también puede transmitirse por esta vía.
Quienes estén buscando un embarazo y hayan visitado zonas donde circula el virus, deberían posponer la búsqueda por lo menos por seis meses.

Picaduras de otros insectos
Además de las precauciones en torno a la picadura de mosquitos, hay que tener en cuenta que otros insectos pueden generar inconvenientes de salud, como reacciones alérgicas, infecciones a consecuencia del rascado, o transmisión de otras enfermedades. Algunas medidas de prevención son:
- Usar ropa adecuada: mangas largas, pantalones largos, de preferencia de color claro, medias y calzado cerrado.
- Usar insecticidas en el interior de las viviendas (derivados del pyretrum): serpentines, espirales, tabletas termo evaporables, aerosoles.
- En caso de observar un insecto sobre el cuerpo, no aplastarlo: soplar enérgicamente para ahuyentarlo.
- Evitar aproximarse a nidos de abejas, avispas o abejorros.
- Evitar permanecer debajo de luminarias que atraigan insectos, sobre todo en épocas calurosas y al aire libre.

Exposición solar
La protección contra los efectos nocivos de los rayos solares debe mantenerse aún en días nublados. Es importante no exponerse al sol en los horarios pico (de 11 a 16) y usar protector con factor 30 o superior siempre.
La loción debe aplicarse 20 a 30 minutos antes de la exposición y se debe renovar cada dos horas, o bien después de lavarse, nadar o en el caso de transpiración abundante. Se debe cubrir toda la superficie corporal, incluyendo la nuca, cuello, orejas, pies (sobre todo el empeine) y manos.

Prevenir intoxicaciones
Consumir agua y alimentos seguros es fundamental para evitar problemas gastro-intestinales:
- Beber solamente agua potable y evitar consumir hielo.
- Consumir alimentos bien cocidos -sobre todo carnes y pescados- y preferentemente calientes.
- Evitar comer verdura cruda en ensalada.
- La fruta es mejor comprarla entera y pelarla uno mismo con las manos limpias.
- Consumir alimentos que sean de la cadena de comercialización, no aquellos de elaboración casera. Evitar consumir alimentos en puestos de venta callejeros.
- No tomar leche ni productos lácteos que no hayan sido pasteurizados.
- No consumir bebidas directamente de latas apoyando la boca en la misma.

Para personas con enfermedades crónicas
- Llevar una tarjeta identificatoria con las enfermedades que tiene y listado de alergias a medicamentos.
- Si está en tratamiento crónico, llevar provisión adecuada de los medicamentos que toma regularmente. Sumar una cantidad extra, por la posibilidad de prolongación de la estadía ante cualquier imprevisto.
- También es recomendable llevar las recetas de los medicamentos que está recibiendo, con el nombre de las drogas originales y dosis por eventual extravío.

Un botiquín para el viaje
Si bien un botiquín debe adecuarse al lugar donde se viaja y a la situación de salud de cada persona, desde Medicina del Viajero brindaron un listado de los elementos mínimos que se podrían necesitar en caso de una herida o ante la presencia de diversos síntomas. Se aconseja llevarlos divididos entre el equipaje de mano y el que se despacha:
- Solución desinfectante (tipo iodopovidona)
- Gasas estériles
- Cinta adhesiva hipoalergénica
- Tijera
- Termómetro
- Jabón desinfectante
- Sales de rehidratación oral
- Tabletas potabilizadoras de agua
- Protector solar
- Repelentes e insecticidas

En cuanto a medicamentos, se sugiere llevar analgésicos, antihistamínicos (antialérgicos) y antibióticos; que deben usarse con precaución y ante prescripción médica.
También deberían incluirse los medicamentos habituales y los que hayan sido prescriptos con motivo de la consulta pre-viaje (por ejemplo, quimioprofilaxis para paludismo, tratamiento para la diarrea del viajero).

Fuente

HIDRATACIÓN DE LA PIEL: ¡EL AGUA ES VIDA!

La piel limita nuestro cuerpo del exterior y desempeña funciones protectoras. Para que dichas funciones puedan desarrollarse eficazmente, es esencial que la piel esté debidamente hidratada. Una hidratación cutánea adecuada es la mejor prevención para mantener la piel joven y retrasar el envejecimiento cutáneo.
La piel para manifestarse bonita necesita tener su parámetro de hidratación optimizado. Para retener el agua, la piel se sirve de 2 mecanismos:
- El "factor natural de hidratación”, que son sustancias procedentes del sudor que captan la humedad del ambiente, manteniendo así el equilibrio natural de la piel.
- El “manto hidrolipídico", de la piel formado por una mezcla de  lípidos segregados por las glándulas sebáceas y el sudor secretado por las glándulas sudoríparas. El sebo retiene el agua en nuestra piel, la pérdida o alteración del equilibrio de esta película, es la causa más común de piel deshidratada. El manto hidrolipídico actúa como una película protectora.

La deshidratación es una disminución del contenido de agua en la piel. Entre los factores que intervienen en la deshidratación de la piel vamos a mencionar, la edad, la genética, los cambios bruscos de temperatura, los tratamientos cosméticos inapropiados y los factores climáticos extremos. Clasificaremos los factores que intervienen en la deshidratación de la piel en 2 grupos:
- Factores extrínsecos: de tipo medioambiental  como radiaciones UV, viento, climas fríos y secos, etc. La exposición prolongada a calefactores, y aires acondicionados ocasionan una evaporación del agua de nuestra piel. El uso de productos químicos agresivos e irritantes como  detergentes o contactos prolongados con el agua, afectan directamente a la calidad del manto hidrolipídico y condicionan su capacidad protectora.
- Factores intrínsecos: Motivados por alteraciones metabólicas o de tipo hormonal, ciertos medicamentos, diuréticos, determinadas patologías cutáneas o, sencillamente a causa del envejecimiento paulatino de la piel.

Una piel que no posee el nivel óptimo de agua o no es capaz de retenerla presenta un grado de vulnerabilidad al medio tal que la predispone a un envejecimiento prematuro. Una piel deshidratada presenta un aspecto cuarteado de la superficie cutánea. Cuando la piel está deshidratada se descama y se agrieta, se vuelve áspera, pierde toda su flexibilidad y se tensa generando sensaciones desagradables de tirantez,  e inclusive picor.
El agua es la base primordial de gran cantidad de los procesos metabólicos y  fisiológicos que se dan en el cuerpo humano. El agua es un embellecedor natural. 
Un cuerpo sano esta compuesto por un 80% de agua. Mantener el agua en el organismo no es una tarea fácil para nosotros por ello es muy necesario el aporte interno y externo de este elemento esencial.
La piel que está continuamente expuesta al medio ambiente está mas predispuesta a la deshidratación y por tanto es más vulnerable a los efectos del envejecimiento. Rostro, cuello, escote y manos son zonas con piel fina y a la vez están continuamente expuestas, por lo que cosméticamente hemos de prestarlas una especial atención.

LA HIDRATACIÓN COMO CAMINO HACIA LA JUVENTUD
La hidratación es un gesto cosmético básico y necesario que no debe obviarse nunca, debido a que cuando las reservas hídricas son insuficientes la epidermis comienza a mostrar una merma de su juventud y belleza. La deshidratación se manifiesta en la piel cuando el nivel de agua en la capa córnea (capa más externa de la piel) se sitúa por debajo del 10 %, cuando esto sucede la piel pierde elasticidad, luminosidad, y belleza, la sensación que tenemos con frecuencia es de tirantez e incomodidad.  Para que la piel se manifieste joven y bonita lo ideal sería tener un parámetro de agua de al menos del 20% en la capa córnea. Cuando nuestra piel presenta dicho parámetro está hidratada, y  se torna sana, luminosa, y elástica,  por ello es importante hidratarnos tanto por dentro como por fuera.
Hay que hidratar la piel tanto desde el exterior como desde el interior. Desde el exterior se hará con el uso de cremas hidratantes adecuadas que nos ayuden a incrementar los valores de agua en la piel.  Y desde el interior se hará con el hábito de beber un mínimo de 2 litros de agua al día.
Para mantener la piel sana y jóven hemos de recurrir a un producto cosmético hidratante, no podemos privar a la piel de este gesto cosmético tan elemental.
Durante el día el gesto cosmético de la hidratación es necesario porque nos enfrentamos a un medio externo que interviene continuamente en la pérdida de  agua. Debemos proveer a nuestra piel de reservas hídricas suficientes para equilibrar el manto hidrolipidico y  que cumpla así adecuadamente con su función de protección.
Previo a la hidratación siempre hay que llevar a cabo una limpieza adecuada de la piel, pues es esencial de cara a la consecución de cualquier resultado estético  que busquemos mediante la cosmética. Si la piel no está completamente limpia, de poco nos servirá el tratamiento que pongamos sobre ella.
La limpieza y la hidratación han de ser siempre una constante en nuestro protocolo cosmético.
Los cosméticos hidratantes han de gozar de gran riqueza en activos humectantes, han de aportar  humedad durante tiempo prolongado para permitir proteger a la piel de su tendencia a deteriorarse por las agresiones medioambientales.
La textura que escogeremos va a estar determinada por nuestro tipo de piel, una piel seca buscará texturas enriquecidas mientras que una piel mixta o grasa buscará texturas ligeras.
Para saber que estamos cumpliendo adecuadamente con nuestro objetivo de mantener la piel hidratada, la sensación que hemos de experimentar es la de tener una sensación confortable, en cuanto  al aspecto de una piel hidratada, debe ser de apariencia sana y ha de gozar de luminosidad, y en cuanto al tacto, ha de ser siempre suave. Estas tres premisas de sensación, aspecto y tacto se han de cumplir durante todo el día. Si a lo largo del día vamos perdiendo la sensación de confort, quizás debemos plantearnos ir hacía una hidratante de textura más enriquecida. 
Seguí nuestros consejos de hidratación en tu piel y en menos de 15 días notarás la diferencia! 

FUENTE: MY BEAUTYPEDIA

Fiebre Amarilla: Tratamiento y Prevención

Tratamiento
La instauración temprana de un buen tratamiento de apoyo en el hospital aumenta la tasa de supervivencia. No hay tratamiento antivírico específico para la fiebre amarilla, pero el desenlace mejora con el tratamiento de la deshidratación, la insuficiencia hepática y renal y la fiebre. Las infecciones bacterianas asociadas pueden tratarse con antibióticos.

Prevención
1. Vacunación

La vacunación es la medida más importante para prevenir la fiebre amarilla. Para prevenir las epidemias en zonas de alto riesgo con baja cobertura vacunal es fundamental que los brotes se identifiquen y controlen rápidamente mediante la inmunización. Para prevenir la transmisión en regiones afectadas por brotes de fiebre amarilla es importante que se vacune a la mayoría de la población en riesgo (80% o más).
Para evitar brotes se utilizan varias estrategias de vacunación: inmunización sistemática de los lactantes; campañas de vacunación en masa para aumentar la cobertura en países en riesgo, y vacunación de quienes viajen a zonas donde la enfermedad es endémica.
La vacuna contra la fiebre amarilla es segura y asequible, y una sola dosis es suficiente para conferir protección de por vida, sin necesidad de dosis de recuerdo.
Se han descrito casos raros de efectos colaterales graves de la vacuna. Las tasas de eventos adversos graves tras la vacunación, cuando la vacuna produce alteraciones hepáticas, renales o del sistema nervioso, oscilan entre 0,4 y 0,8 por 100 000 personas vacunadas. El riesgo aumenta en los mayores de 60 años y en los pacientes con trastornos del timo o inmunodeprimidos por VIH/sida sintomático u otras causas. Antes de administrar la vacuna a mayores de 60 años hay que evaluar bien los beneficios y los riesgos.
Las personas habitualmente excluidas de la vacunación son:
• los menores de 9 meses, excepto durante las epidemias, situación en la que también se deben vacunar los niños de 6-9 meses en zonas con alto riesgo de infección;
• las embarazadas, excepto durante los brotes de fiebre amarilla, cuando el riesgo de infección es alto;
• las personas con alergia grave a las proteínas del huevo, y
• las personas con trastornos del timo o inmunodeficiencias graves debidas a infección sintomática por VIH/SIDA u otras causas.
De conformidad con el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), los países tienen derecho a exigir a los viajeros que presenten un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla. En caso de que haya motivos médicos para no administrar la vacuna, dichos motivos deben ser certificados por la autoridad competente.
El RSI es un instrumento jurídicamente vinculante para detener la propagación de enfermedades infecciosas y otras amenazas para la salud. La exigencia del certificado de vacunación a los viajeros queda a discreción de los Estados Partes, y no todos los países lo exigen.

2. Control de los mosquitos
El riesgo de transmisión de la fiebre amarilla en zonas urbanas puede reducirse eliminando los posibles lugares de cría de mosquitos y aplicando larvicidas a los contenedores de agua y a otros lugares donde haya aguas estancadas. La fumigación de insecticidas para matar los mosquitos adultos durante las epidemias urbanas puede contribuir a reducir el número de mosquitos y, por consiguiente, las potenciales fuentes de transmisión de la fiebre amarilla.
Las campañas de control de los mosquitos han tenido éxito para eliminar Aedis aegypti, el vector de la fiebre amarilla urbana, en la mayor parte de América Central y Sudamérica. Sin embargo, el mosquito ha vuelto a colonizar zonas urbanas de la región, con la consiguiente reaparición del riesgo de fiebre amarilla urbana. Los programas de control de los mosquitos salvajes en las zonas boscosas no son prácticos para prevenir la trasmisión selvática de la enfermedad.

Fuente: OMS

Fiebre amarilla: algunos datos

Datos y cifras
• La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término "amarilla" alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.
• Los síntomas de la fiebre amarilla son: fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio.
• Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de 7 a 10 días.
• El virus es endémico en las zonas tropicales de África y de América Central y Sudamérica.
• Desde el lanzamiento de la Iniciativa contra la Fiebre Amarilla, en 2006, se han hecho importantes avances en la lucha contra la enfermedad en África Occidental, y se han vacunado más de 105 millones de personas en campañas de vacunación en masa. En África Occidental no se han notificado brotes de fiebre amarilla en 2015.
• Las grandes epidemias de fiebre amarilla se producen cuando el virus es introducido por personas infectadas en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación. En estas condiciones, los mosquitos infectados transmiten el virus de una persona a otra.
• La fiebre amarilla puede prevenirse con una vacuna muy eficaz y segura. Una sola dosis es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida, sin necesidad de dosis de recuerdo. La vacuna ofrece una inmunidad efectiva al 99% de las personas vacunadas en un plazo de 30 días.
• Un buen tratamiento de apoyo en el hospital aumenta la tasa de supervivencia. No hay tratamiento antivírico específico para la fiebre amarilla.

Signos y síntomas
El periodo de incubación es de 3 a 6 días. Muchos casos son asintomáticos, pero cuando hay síntomas, los más frecuentes son fiebre, dolores musculares, sobre todo de espalda, cefaleas, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. En la mayoría de los casos los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.
Sin embargo, un pequeño porcentaje de pacientes entran a las 24 horas de la remisión inicial en una segunda fase, más tóxica. Vuelve la fiebre elevada y se ven afectados varios órganos, generalmente el hígado y los riñones. En esta fase son frecuentes la ictericia (color amarillento de la piel y los ojos, hecho que ha dado nombre a la enfermedad), el color oscuro de la orina y el dolor abdominal con vómitos. Puede haber hemorragias orales, nasales, oculares o gástricas. La mitad de los pacientes que entran en la fase tóxica mueren en un plazo de 7 a 10.

Poblaciones en riesgo
Hay 47 países de África (34) y América Central y Sudamérica (13) en los que la enfermedad es endémica en todo el país o en algunas regiones. Con un modelo basado en fuentes africanas de datos, se ha estimado que en 2013 hubo entre 84 000 y 170 000 casos graves y entre 29 000 y 60 000 muertes.
Ocasionalmente, quienes viajan a países donde la enfermedad es endémica pueden importarla a países donde no hay fiebre amarilla. Para evitar estos casos importados, muchos países exigen un certificado de vacunación antes de expedir visados, sobre todo cuando los viajeros proceden de zonas endémicas.

Transmisión
El virus de la fiebre amarilla es un arbovirus del género Flavivirus transmitido por mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus . Las diferentes especies de mosquitos viven en distintos hábitats. Algunos se crían cerca de las viviendas (domésticos), otros en el bosque (salvajes), y algunos en ambos hábitats 
(semidomésticos).

Hay tres tipos de ciclos de transmisión:
• Fiebre amarilla selvática: En las selvas tropicales lluviosas, los monos, que son el principal reservorio del virus, son picados por mosquitos salvajes que transmiten el virus a otros monos. Las personas que se encuentren en la selva pueden recibir picaduras de mosquitos infectados y contraer la enfermedad.
• Fiebre amarilla intermedia: En este tipo de transmisión, los mosquitos semidomésticos (que se crían en la selva y cerca de las casas) infectan tanto a los monos como al hombre. El aumento de los contactos entre las personas y los mosquitos infectados aumenta la transmisión, y puede haber brotes simultáneamente en muchos pueblos distintos de una zona. Este es el tipo de brote más frecuente en África.
• Fiebre amarilla urbana: Las grandes epidemias se producen cuando las personas infectadas introducen el virus en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación. En estas condiciones, los mosquitos infectados transmiten el virus de una persona a otra.

Fuente: OMS

Puntos clave para combatir al Dengue

Argentina enfrenta hoy la peor epidemia de dengue de la historia. Con la llegada del calor, y por ende los mosquitos, es momento de ejercer todas las medidas preventivas posibles.
Es por eso, que desde el ministerio de Salud porteño elaborararon diez puntos clave que todo ciudadano debe conocer para erradicar finalmente al mosquito vector y eliminar sus crías.

-¿Qué es el dengue y cómo se transmite?
Es una enfermedad causada por un virus, que se transmite por la picadura de un mosquito hembra llamado Aedes aegypti. Los mosquitos adultos son negros y con rayas blancas.

-¿Qué otras enfermedades transmite este mosquito?
El Aedes aegypti también es transmisor del virus del Zika y de la fiebre Chikungunya.

-¿Dónde se encuentra el Aedes aegypti?
Es un mosquito doméstico, necesita estar cerca de las personas, por lo tanto sus criaderos están dentro de las casas o en lugares cercanos, en terrazas, patios, balcones, jardines.

-¿Dónde y cómo se crían estos mosquitos?
El mosquito coloca sus huevos en superficies artificiales con agua acumulada, limpia o de color. Por eso, cualquier recipiente o elemento que acumule agua puede convertirse en un criadero de mosquitos. Ejemplos: comederos de mascotas, autos en desuso, piletas con poca agua, latas, botellas, tambores, bebederos, tanques de agua mal tapados, canaletas, desagües, floreros, porta macetas, neumáticos, regaderas, tachos, etc.

-¿Los mosquitos viven en agua limpia?
Tal como indica el punto anterior, el mosquito de Aedes aegypti se cría tanto en agua limpia como en agua de color. Cuando se deja un recipiente que acumula agua quieta, las hembras lo localizan y ponen sus huevos.

-¿Y en acumulaciones de aguas naturales, como lagos o lagunas?
No crían en ninguna acumulación en el suelo o tierra, ni en zanjas, ni en lagunas, ni en charcos, ni zanjas, ni arroyos, ni lagos. Pueden tener larvas de mosquitos pero de otras especies. Aedes aegypti busca una pared sólida sobre el cual depositar los huevos y no le gustan los recipientes de gran tamaño.

-¿Cómo se eliman estos criaderos?
* Vaciando, cepillando y secando las paredes interiores de todos los recipientes que puedan acumular agua, como neumáticos, floreros macetas, piletas de natación o de lona con restos de agua, o agua estancada, etc, para evitar la acumulación de huevos y larvas.
* Destapando y cepillando los desagües que pueden dejar el agua estancada.
* Tirando agua hirviendo en rejillas y canaletas, ya que los huevos se destruyen a altas temperaturas. Cubriendo con tela mosquitera las rejillas.
* Dejando dados vuelta o en resguardo todos los recipientes que puedan acumular agua. Manteniendo tapados los tanques o depósitos de agua.
* Evitando acumular residuos como botellas descartables, envases, etc. que puedan juntar agua.

-¿Los insecticidas matan los huevos?
No, por eso es importante eliminar los recipientes que puedan acumular agua. Así, la hembra adulta de Aedes aegypti no podrá colocar sus huevos en estos recipientes.

-¿La fumigación es efectiva?
La fumigación no es un método de prevención porque no mata los huevos de mosquito. La forma más efectiva, segura, económica, duradera, no tóxica, simple y eficiente de prevención es eliminar los recipientes que acumulan agua.

El mensaje final es que "al mosquito Aedes aegypti se le gana entre todos"

 

Fuentes: Infobae, Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

Difarma