Cuidado de la Salud

Semana Mundial de la Inmunización

La Semana Mundial de la Inmunización –que se celebra la última semana de abril desde el año 2012– tiene la finalidad de promover el uso de las vacunas para proteger de la morbilidad a las personas de todas las edades.
La inmunización salva millones de vidas y en todo el mundo se la reconoce ampliamente como una de las intervenciones de salud más costoeficaces y que da mejores resultados. A día de hoy sigue habiendo en el mundo 19,4 millones de niños sin vacunar o insuficientemente vacunados.

Ampliar el acceso a la inmunización es esencial para que se logren los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La inmunización sistemática es un componente fundamental de una atención primaria de salud robusta y de la cobertura sanitaria universal, pues supone un punto de contacto con la atención de salud al comienzo de la vida y proporciona a los niños la posibilidad de gozar de una vida saludable desde el principio.
Asimismo, la inmunización es una estrategia fundamental para la consecución de otras prioridades sanitarias, desde el control de las hepatitis víricas hasta el freno de la resistencia a los antimicrobianos, o una plataforma para la salud de los adolescentes y el mejoramiento de la atención prenatal y del recién nacido.

En las Américas
La Semana de Vacunación en las Américas (SVA) es un esfuerzo extraordinario dirigido por los países y territorios de las Américas. Las actividades de la campaña:
- Fomentan la equidad y el acceso a la vacunación;
- Fortalecen los programas nacionales de inmunización para llegar a las poblaciones con acceso limitado a los servicios de salud regulares, como las que viven en las periferias urbanas, zonas rurales y fronterizas y en las comunidades indígenas;
- Proporcionan una plataforma para sensibilizar a la población sobre la importancia de la inmunización; y
- Mantienen el tema de las vacunas en la agenda política.
Desde su creación en el 2003, más de 700 millones de personas de todas las edades han sido vacunadas durante campañas realizadas bajo el marco de la SVA.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Mensajes de la OMS en el Día Mundial de la Salud 2018

El tema del Día Mundial de la Salud 2018 es: Cobertura sanitaria universal para todas las personas, en cualquier lugar.
El lema es “La salud para todos”.

Mensajes clave sobre la cobertura sanitaria universal
• La cobertura sanitaria universal (CSU) consiste en asegurarse de que todas las personas puedan recibir servicios sanitarios de calidad, en el lugar y en el momento en que los necesiten, sin tener que pasar aprietos económicos.
• Nadie debería tener que elegir entre una buena salud y otras necesidades vitales.
• La CSU es esencial para la salud y el bienestar de las personas y las naciones.
• La CSU es viable. Algunos países han realizado grandes avances. El desafío que tienen ante sí es mantener la cobertura a fin de satisfacer las expectativas de las personas.
• Todos los países enfocarán la CSU de distinta forma: no existe un único enfoque que pueda aplicarse a todos los casos. Ahora bien, cada país puede hacer algo para promoverla.
• Para que los servicios de salud sean verdaderamente universales, es necesario pasar de unos sistemas de salud concebidos en torno a las enfermedades y las instituciones, a unos sistemas de salud concebidos en torno a las personas y para ellas.
• Cada uno de nosotros puede desempeñar una función en el camino hacia la CSU, por ejemplo participando en una de las conversaciones sobre este tema.

Demasiadas personas han quedado excluidas actualmente de la cobertura sanitaria “Universal”, en el contexto de la CSU, significa “para todos”, sin discriminación y sin que nadie quede excluido. Todas las personas, en cualquier lugar del mundo, tienen derecho a beneficiarse de los servicios de salud que precisan sin verse sumidas en la pobreza cuando los utilizan.

Algunos hechos y cifras sobre el estado actual de la CSU:
• Actualmente, por lo menos la mitad de la población mundial no puede recibir servicios de salud esenciales.
• Casi 100 millones de personas se ven sumidas en la pobreza extrema y obligadas a sobrevivir con tan solo $1,90 o menos al día, porque tienen que pagar los servicios de salud de su propio bolsillo.
• Más de 800 millones de personas (casi el 12 por ciento de la población mundial) se gastan como mínimo el 10 por ciento del presupuesto familiar en gastos de salud para sí mismos, un hijo u otros familiares enfermos, incurriendo en lo que se ha denominado “gastos catastróficos”.
• El hecho de incurrir en gastos catastróficos para los cuidados médicos es un problema mundial. En los países más ricos de Europa, América Latina y partes de Asia, se han alcanzado niveles elevados de acceso a los servicios de salud, y cada vez más personas destinan como mínimo el 10 por ciento del presupuesto familiar a gastos de salud que pagan de su propio bolsillo.

Qué es la cobertura sanitaria universal
• La CSU significa que todas las personas y comunidades reciben los servicios de salud que precisan sin sufrir por ello dificultades económicas.
• La CSU permite a todas las personas tener acceso a servicios que tratan las principales causas de morbilidad y mortalidad, y garantiza que la calidad de esos servicios sea lo suficientemente buena como para mejorar la salud de las personas que los reciben.

Lo que no es la cobertura sanitaria universal
• La CSU no significa cobertura gratuita para todas las posibles intervenciones sanitarias, con independencia de su costo, dado que ningún país puede proporcionar todos los servicios gratuitamente de manera sostenible.
• La CSU no solo trata de garantizar un conjunto mínimo de servicios de salud, sino también la ampliación paulatina de la cobertura de esos servicios y de la protección financiera, a medida que se dispoga de más recursos.
• La CSU no consiste solo en tratamientos médicos para las personas, sino que incluye además servicios destinados al conjunto de la población, como campañas de salud pública – por ejemplo, añadir flúor al agua o controlar los lugares de cría de los mosquitos que transportan virus que pueden causar enfermedades.
• La CSU no trata únicamente de la atención sanitaria y la financiación del sistema de salud de un país. Abarca todos los componentes del sistema de salud: los sistemas y los dispensadores de atención de salud que prestan servicios sanitarios a las personas, los centros de salud y las redes de comunicaciones, las tecnologías sanitarias, los sistemas de información, los mecanismos de garantía de la calidad, la gobernanza y la legislación.

 

Fuente: Organizacón Mundial de la Salud

Virus del Papiloma Humano y Cáncer Cérvicouterino

Cifras y datos
• Los papilomavirus humanos (PVH) son muy comunes en todo el mundo.
• Hay más de 100 tipos de PVH, de los que al menos 13 son oncogénicos (también conocidos como de alto riesgo).
• Los PVH se transmiten principalmente por contacto sexual y la mayoría de las personas se infectan poco después de iniciar su vida sexual.
• Los cánceres cervicouterinos (CCU) son causados por infecciones de transmisión sexual por determinados tipos de PVH.
• Dos tipos de PVH (16 y 18) son los causantes del 70% de los CCU y de las lesiones precancerosas del cuello del útero.
• Además, hay estudios que asocian a los PVH con los cánceres de ano, vulva, vagina y pene.
• En muchos países se ha aprobado la vacunación contra los PVH 16 y 18.

Información general
Los papilomavirus humanos (PVH) son la causa de la infección vírica más común del tracto reproductivo. La mayoría de las mujeres y los hombres sexualmente activos contraerán la infección en algún momento de su vida y algunas personas pueden tener infecciones recurrentes.
El punto álgido en que hombres y mujeres contraen la infección es poco después del inicio de la vida sexual. Los PVH se transmiten por vía sexual, si bien no es necesario que haya una relación sexual con penetración para que se produzca la transmisión. El contacto directo con la piel de la zona genital es un modo de transmisión reconocido.
Hay muchos tipos de PVH y una gran mayoría de ellos no causa problemas. Por lo general, las infecciones por PVH suelen desaparecer sin ninguna intervención, unos meses después de haberse contraído, y alrededor del 90% remite al cabo de dos años. Un pequeño porcentaje de las infecciones provocadas por determinados tipos de PVH puede persistir y convertirse en cáncer.
El CCU es, con mucho, la enfermedad más frecuente entre las relacionadas con los PVH. Casi todos los casos de CCU pueden atribuirse a una infección por PVH.
Si bien los datos sobre cánceres anogenitales distintos al CCU son escasos, cada vez hay más estudios científicos que asocian los PVH con el cáncer de ano, vulva, vagina y pene. Aunque esos tipos de cáncer son menos frecuentes que el CCU, su asociación con los PVH hace que puedan prevenirse mediante estrategias de prevención primaria similares a las de este.
Los tipos de PVH no oncogénicos (en especial el 6 y el 11) pueden provocar verrugas genitales y papilomatosis respiratoria (enfermedad caracterizada por la aparición de tumores en las vías respiratorias que van de la nariz y la boca hasta los pulmones). Si bien esta enfermedad raramente es mortal, el número de recidivas puede ser considerable. Las verrugas genitales son muy frecuentes y muy contagiosas.
 

Signos y síntomas
La mayoría de las infecciones por PVH son asintomáticas o pasan desapercibidas, y se resuelven de forma espontánea. Sin embargo, las infecciones persistentes provocadas por determinados tipos de PVH (sobre todo el 16 y el 18) pueden dar lugar a lesiones precancerosas, que, si no se tratan, pueden evolucionar hacia un CCU, aunque ese proceso suele durar muchos años.
Los síntomas del CCU suelen aparecer únicamente cuando el cáncer está en una fase avanzada. Algunos de ellos son:
• sangrado vaginal irregular intermenstrual (entre periodos menstruales) o sangrado vaginal anormal después de haber tenido relaciones sexuales;
• dolor de espalda, piernas o pélvico;
• cansancio, pérdida de peso, pérdida de apetito;
• molestias vaginales o flujo vaginal oloroso;
• hinchazón de una sola pierna.
En fases más avanzadas pueden aparecer síntomas más graves.

Cómo evoluciona la infección por PVH hacia el CCU
Aunque la mayoría de las infecciones por PVH remitan por sí solas y la mayor parte de las lesiones precancerosas se resuelvan de forma espontánea, todas las mujeres corren el riesgo de que una infección por PVH se cronifique y de que las lesiones precancerosas evolucionen hacia un CCU invasivo.
En mujeres con un sistema inmunitario normal, el CCU tarda en desarrollarse de 15 a 20 años. Puede tardar de 5 a 10 años en mujeres con un sistema inmunitario debilitado, como las infectadas por VIH no tratadas.

Factores de riesgo que favorecen la persistencia de los PVH y su evolución hacia un CCU
• Inicio de las relaciones sexuales a temprana edad.
• Cambios frecuentes de pareja.
• Consumo de tabaco.
• Inmunodepresión (por ejemplo, las personas infectadas por el VIH corren un mayor riesgo de infección por PVH y padecen infecciones provocadas por un espectro más amplio de estos virus).

Detección del CCU
Las pruebas de detección del CCU se realizan en mujeres que no tienen síntomas y se sienten perfectamente sanas, con el fin de detectar lesiones precancerosas o cancerosas. Si en el cribado se detectan lesiones precancerosas, éstas pueden tratarse fácilmente para evitar que se desarrolle un cáncer. Esas pruebas también permiten detectar el cáncer en sus fases iniciales, en las que puede tratarse con un pronóstico de curación muy bueno.
Debido a que las lesiones precancerosas tardan muchos años en aparecer, se recomienda que todas las mujeres de edades comprendidas entre los 30 y los 49 años se sometan a pruebas de detección al menos una vez en la vida o incluso con más frecuencia. Las pruebas de detección únicamente permitirán reducir la mortalidad por CCU si se someten a ellas un porcentaje elevado de mujeres.

Actualmente, hay tres tipos diferentes de pruebas de detección:
• Citología convencional (prueba de Papanicolaou) y citología en base líquida.
• Inspección visual tras la aplicación de ácido acético.
• Pruebas de detección de tipos de PVH de alto riesgo.

Vacunación contra los PVH
En la actualidad existen dos vacunas que protegen contra los PVH 16 y 18, causantes del 70% de los casos de CCU, como mínimo. Las vacunas pueden conferir cierta protección cruzada frente a otros tipos de PVH menos comunes que también son causa de este cáncer. Una de las vacunas también protege contra los tipos 6 y 11, causantes de verrugas anogenitales.
Los resultados de los ensayos clínicos muestran que ambas vacunas son seguras y muy eficaces en la prevención de la infección provocada por PVH 16 y 18.
Las dos vacunas funcionan mejor si se administran antes de la exposición a los PVH. Por tanto, es preferible administrarlas antes del inicio de la vida sexual.
Las vacunas no sirven para tratar las infecciones por PVH ni las enfermedades asociadas, como el cáncer.
Algunos países han empezado a vacunar a los niños, dado que la vacuna previene distintos tipos de cáncer genital tanto en hombres como en mujeres; además, una de las dos vacunas disponibles también previene las verrugas genitales en ambos sexos. La OMS recomienda que se vacune a las niñas de edades comprendidas entre los 9 y los 13 años, ya que esta es la medida de salud pública más costo eficaz contra el CCU.
La vacunación contra los PVH no sustituye a las pruebas de detección del CCU. En los países donde se introduzca la vacuna, podría seguir siendo necesario crear programas de detección o afianzarlos.
Prevención y control del CCU: enfoque integral
La OMS recomienda la adopción de un enfoque integral para prevenir y controlar el CCU. Entre las medidas recomendadas por la Organización figura la aplicación de intervenciones a lo largo de la vida. El enfoque ha de ser multidisciplinar e incluir componentes como la educación y sensibilización de la comunidad, la movilización social, la vacunación, la detección, el tratamiento y los cuidados paliativos.
La prevención primaria comienza con la vacunación de las niñas de 9 a 13 años antes de que inicien su vida sexual.
Otras intervenciones preventivas recomendadas destinadas a chicos y a chicas, según proceda son:
• educar en materia de prácticas sexuales seguras y retrasar el inicio de la vida sexual;
• promover el uso de preservativos y suministrarlos a quienes ya hayan iniciado su vida sexual;
• advertir contra el consumo de tabaco, que a menudo comienza en la adolescencia y es un factor de riesgo importante de CCU y de otros tipos de cáncer;
• la circuncisión masculina.
Las mujeres que tengan actividad sexual deben someterse a partir de los 30 años a pruebas que permitan detectar células anormales o lesiones precancerosas en el cuello del útero.
En caso de que se requiriera tratamiento para eliminar las células anormales o las lesiones, se recomienda la aplicación de crioterapia (que permite destruir mediante congelación el tejido cervical anormal).
Si hay signos de CCU, las opciones disponibles para atajar un cáncer invasivo son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia.
 

Fuente: OMS

Riñones y salud de la mujer

En esta ocasión, el Día Mundial del Riñón y el Día Internacional de la Mujer 2018 se conmemoran el mismo día, ofreciéndonos la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de la salud de las mujeres y específicamente su salud renal. En su 13º aniversario, el Día Mundial del Riñón promueve el acceso asequible y equitativo a la educación sanitaria, la atención en salud y la prevención de las enfermedades renales para todas las mujeres y niñas del mundo.

 

El riesgo de desarrollar ERC es casi tan alto en mujeres como en hombres
El riesgo de desarrollar ERC es casi tan alto en las mujeres como en los hombres, siendo un poco mayor en mujeres. Según algunos estudios, la ERC es más probable que se desarrolle más en mujeres que hombres, con una prevalencia promedio del 14% en las mujeres y del 12% en los hombres. Sin embargo, el número de mujeres en diálisis es menor que el número de hombres. Al menos tres razones principales son reconocidas hasta ahora: la progresión de la ERC es más lenta en las mujeres que en los hombres, las barreras psico-socioeconómicas como una menor consciencia de la enfermedad llevan a un inicio tardío o no de diálisis en las mujeres y el acceso desigual a la atención es un problema en países que no tienen cobertura médica universal. El trasplante renal también se disemina de manera desigual, principalmente debido a aspectos sociales, culturales y psicológicos: incluso en algunos países que proporcionan trasplante de riñón y tratamiento equitativo para hombres y mujeres, las mujeres tienden más a donar riñones y es menos probable que los reciban. De hecho, existe una clara necesidad de abordar las cuestiones de acceso equitativo a la atención de la salud para las mujeres donde actualmente no existe, y aumentar la sensibilización y la educación para facilitar el acceso de las mujeres al tratamiento y mejores resultados de salud.

Algunas enfermedades renales son más comunes en mujeres
Algunas enfermedades renales, como la nefropatía lúpica o la infección renal (pielonefritis aguda o crónica) generalmente afectan a las mujeres. La nefritis lúpica es una enfermedad renal causada por una enfermedad autoinmune, que es un trastorno en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca las propias células y órganos. La pielonefritis es una infección potencialmente grave que afecta a uno o ambos riñones. Las infecciones renales (como la mayoría de las infecciones del tracto urinario) son más comunes en las mujeres y el riesgo aumenta durante el embarazo. Para garantizar buenos resultados, como la mayoría de las enfermedades renales, el diagnóstico y el tratamiento deben ser oportunos.

Enfermedad renal y embarazo
La ERC también se considera un factor de riesgo para el resultado adverso del embarazo y la fertilidad reducida. Las mujeres que tienen enfermedad renal crónica corren un mayor riesgo de tener resultados negativos para la madre y el bebé; los embarazos en mujeres con ERC avanzada son los más desafiantes con altas tasas de trastornos hipertensivos y nacimientos prematuros. Pueden tener fertilidad reducida, pero la concepción es posible, incluso si es poco frecuente, en diálisis. En diálisis, los resultados mejoran con el tratamiento de diálisis intensivo (diario o casi diario), lo que exige programas específicos para las mujeres en edad fértil. En las mujeres trasplantadas con éxito, la fertilidad se puede restaurar y las posibilidades de un nacimiento exitoso aumentan. Sin embargo, como las complicaciones se observan con más frecuencia que en la población general, siempre se debe buscar asesoramiento médico antes de la concepción. Existe una clara necesidad de una mayor conciencia sobre la ERC en el embarazo, para identificar oportunamente la enfermedad renal en el embarazo y para el seguimiento de las mujeres con ERC durante y después de la gestación. A este respecto, el embarazo también puede ser una ocasión valiosa para el diagnóstico precoz de la ERC, lo que permite la planificación de intervenciones terapéuticas. A su vez, las complicaciones relacionadas con el embarazo aumentan el riesgo de enfermedad renal: la preeclampsia, un síndrome en el que un defecto de la implantación de la placenta afecta a los riñones normales e hipertensión y proteinuria, es una de las 3 causas principales de mortalidad materna. La preeclampsia, el aborto séptico (infección de la placenta) y la hemorragia posparto (hemorragia mayor después del parto) son las principales causas de lesión renal aguda (IRA) en mujeres jóvenes, y pueden anunciar futuras ERC en los sobrevivientes. La carga de esas complicaciones maternas es particularmente alta para las mujeres en los países en desarrollo, debido al acceso insuficiente a la atención prenatal universal y oportuna, al manejo inadecuado de las mujeres con preeclampsia y a la falta de disponibilidad de diálisis por enfermedad renal aguda grave.

Fuente

Recomendaciones para la vacunación contra la fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura de algunas especies de mosquitos.
Puede ser grave y provocar la muerte. No tiene tratamiento pero podés prevenirla:
    - Usando repelentes.
    - Usando ropa de mangas largas y de colores claros y uniformes.
    - Teniendo mosquiteros y/o aire acondicionado en el lugar de hospedaje.
    - A través de la vacunación específica. La vacuna es elaborada con virus atenuados. Si se recibe luego del segundo año de vida, una dosis es suficiente (no es necesaria la revacunación). Proporciona protección al cabo de 10 días de su aplicación. Es segura, raramente puede causar efectos adversos, por lo tanto deben respetarse las siguientes:

Ante el aumento de casos confirmados por fiebre amarilla en las Américas, la OPS/OMS recomienda a los países miembros fortalecer las acciones para detectar, confirmar y tratar adecuada y oportunamente los casos de fiebre amarilla en un contexto de circulación de varios arbovirus (virus transmitidos por mosquitos).
Cabe destacar que una sola dosis de la vacuna es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida, sin necesidad de dosis de refuerzo.

Áreas de riesgo
Corresponden a distintas regiones de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Panamá, Paraguay, Perú, Suriname, Trinidad y Tobago, Venezuela, África y el Sudeste Asiático. También es necesaria en algunas provincias argentinas. El listado completo de áreas puede consultarse haciendo clic AQUI.
Para qué lugares no hace falta. “Es importante saber que la vacuna no está indicada para todos los destinos de Brasil; por ejemplo, no es necesaria si se viaja a la zona costera del estado de Santa Catarina -incluyendo Florianópolis- ni del estado de Paraná. También es preciso aclarar que la vacuna se coloca una vez y confiere inmunidad permanente, de manera que si se recibió en años anteriores, no es necesario aplicársela nuevamente”, precisó Sandra Belfiore, responsable del Programa de Imnunizaciones.

Otras precauciones
Por otra parte, además de la vacunación, se recomienda adoptar las medidas habituales de prevención de picaduras de mosquitos, debido al riesgo de transmisión de otras infecciones endémicas como dengue, chikungunya y zika. También es importante consultar rápidamente al médico ante la aparición de fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas o vómitos y erupciones en la piel, durante el viaje o al regreso.

Dónde se coloca la vacuna
*En la ciudad de Córdoba, la vacuna contra la fiebre amarilla se aplica en forma gratuita en el vacunatorio del Hospital Misericordia, los martes, miércoles y jueves. Se brindan 60 números por jornada, correspondientes a la cantidad de dosis a aplicar cada día, a partir de las 8 horas.
*Delegación Sanitaria Federal (dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, en 9 de julio 356), los martes, miércoles y jueves, de 9 a 15 horas, por orden de llegada.
*En el interior, se aplica en la Asistencia Pública de Río Cuarto los jueves, a partir de las 7.30 horas, y se brindan 40 turnos. En Carlos Paz, la vacunación se realiza en el Hospital Gumersindo Sayago, el último viernes de cada mes, en el horario de 7.30 a 13.30 horas (50 turnos) y, en Marcos Juárez, en el Hospital Regional Dr. Abel Ayerza, los jueves, a las 10 horas y se otorgan 30 turnos.

Requisitos para la vacunación
- Tener entre uno y 60 años.
- Viajar a lugares de riesgo
- Concurrir con pasaporte o DNI y el carné de vacunación.
- No es necesario estar en ayunas.
- Debe colocarse por lo menos 10 días antes del viaje.

Contraindicaciones:
- Niños menores de 6 meses.
- Antecedentes de alergia a cualquiera de los componentes de la vacuna: huevo, proteínas de pollo o gelatina.
- Alteraciones del sistema inmune incluyendo la infección por VIH.
- Enfermedad del timo.
- Miastenia gravis, síndrome de Digeorge.
- Otras Inmunodeficiencias, tumores malignos y trasplantes de órganos.
- Enfermedades que requieran tratamientos con inmunosupresores y/o inmunomoduladores.
- Embarazo.

Precauciones

Quienes integran los grupos que se detallan a continuación tienen un riesgo aumentado de efectos adversos potencialmente graves asociados a la vacunación:
- Niños entre 6 y 8 meses de vida inclusive.
- Adultos de 60 años o mayores que se vacunan por primera vez contra la fiebre amarilla.
- Las mujeres que están en período de lactancia entre el nacimiento y los 8 meses inclusive podrían transmitir a sus hijos el virus vacunal a través de la leche.

¿En qué situaciones se debe evaluar la vacunación?
- Por exigencia de algunos países, que consideran posible la introducción del virus de la fiebre amarilla en su territorio a través de viajeros no vacunados provenientes de regiones con transmisión viral.
- Por recomendación ante viajes a áreas de riesgo de transmisión, para prevenir la enfermedad.
- Se recomienda la consulta médica, al menos 4 semanas antes de la partida, para recibir las recomendaciones de vacunación en función de los antecedentes personales y las características del viaje.

Fuentes: Ministerio de Salud de la Nación, Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, La Voz del Interior

Medidas básicas para evitar accidentes y afecciones de salud durante el verano

La adopción de simples medidas de seguridad a la hora de viajar, usar siempre protector solar, beber abundante agua segura para evitar la deshidratación y lavarse frecuentemente las manos son algunas de las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación para disfrutar de un verano sin inconvenientes para la salud.

- Para evitar accidentes es fundamental que todos aquellos que se desplacen en vehículos a los centros turísticos usen el cinturón de seguridad. En el caso de los chicos siempre tienen que viajar en la parte de atrás y, en función de la edad, asegurados en la silla correspondiente. Además se recuerda que el conductor no debe haber ingerido alcohol.
- También es importante señalar que es necesario el uso de casco en el caso de que se quiera andar en bicicleta, moto o cuatriciclo y no se debe circular por la playa en vehículos motorizados.
- En lo que respecta a la mayor exposición solar y las temperaturas altas se pueden adoptar algunas medidas básicas para evitar golpes de calor, quemaduras y situaciones de deshidratación. La exposición excesiva al sol puede producir envejecimiento de la piel, cataratas y cáncer de piel por lo cual es necesario evitar la exposición entre las 10 y las 16 horas y mantenerse en espacios ventilados. Además, se recomienda aplicar protector solar con factor de 30 o más y renovarlo cada 2 horas y luego de salir del agua. Usar ropas claras, anteojos de sol y sombrero.
En el caso de los niños menores de 1 año no deben exponerse al sol. Los chicos mayores de esa edad pueden estar sólo en horarios permitidos y con la protección necesaria.
- La hidratación es otro de los puntos clave para evitar golpes de calor. Se recomienda tomar mucha agua durante todo el día, inclusive cuando no se tiene la sensación de sed y consumir alimentos frescos, como frutas y verduras. En el caso de los lactantes se les debe dar el pecho con mayor frecuencia y a los niños agua fresca y segura.
Hay grupos que potencialmente pueden verse más afectados por golpe de calor como las mujeres embarazadas, los bebés y niños pequeños; las personas mayores de 65 años; y quienes padecen enfermedades crónicas como, por ejemplo, afecciones respiratorias o cardíacas, hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes, por lo cual tienen que aumentar los recaudos.
- En cuanto a los alimentos, con las altas temperaturas aumentan las probabilidades de sufrir cuadros como intoxicaciones y diarreas, por lo que se solicita poner especial cuidado en el manejo y consumo de los alimentos, respetar la cadena de frío y evitar la exposición de los productos al calor. El lavado de manos con agua y jabón antes de preparar las comidas, después de ir al baño o cambiar a los bebés y al volver de la calle, es una medida fundamental para evitar estos inconvenientes.
- En el caso de las piletas, para prevenir infecciones, se recomienda cambiar el agua de la misma en forma diaria o agregarle cloro. Es importante secarse bien los oídos después del baño, se puede usar una toalla de manera suave e inclinar la cabeza hacia los lados para que los oídos queden en posición que permita que el agua salga.
- En el agua es importante enseñarles a los chicos a nadar, a respetar las señales de peligro y acompañarlos. Hay que tener en cuenta que los más pequeños pueden ahogarse en lugares de baja profundidad y en pocos minutos, por lo que se sugiere siempre la supervisión de un adulto.
Finalmente, en el caso de estar en la playa, ante una tormenta eléctrica se aconseja salir del agua, ponerse ropa y calzado secos e irse. Hay que alejarse de los objetos metálicos y no buscar refugiarse bajo un árbol, un paraguas o una sombrilla.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

El sol y los niños

Es importante enseñar a los niños a protegerse del sol desde pequeños, porque los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. La piel de los niños presenta diferencias respecto de la piel de los adultos y hay que darle la protección adecuada.

Se debe tener en cuenta que:

- No hay que exponer a los niños al sol antes de los 3 años.
- Se tienen que evitar las horas centrales del día.
- Hay que utilizar una protección solar especial para niños.
- Hay que renovar periódicamente el producto, sobre todo si se está mucho tiempo en el agua.
- Es bueno protegerles la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas si tienen la piel muy blanca y sensible.
- Hay que hacerles beber mucha agua.
- Hay que ir al médico y/o consultar al farmacéutico ante la mínima señal de reacción o síntoma extraño en la piel.

 

Fuente

Recomendaciones y medidas de protección solar

Debemos protegernos siempre de las radiaciones, y hay diferentes maneras de hacerlo. Las radiaciones ultravioleta del sol se pueden combatir utilizando prendas de vestir adecuadas, con sombreros, y sobre todo, aplicando adecuadamente cremas de protección solar sobre la piel.
Para proteger los ojos cuando nos exponemos al sol, es necesario utilizar gafas con cristales que absorban la radiación ultravioleta.
Cuando no se disponga de otros medios de protección, es aconsejable utilizar cremas de protección solar de amplio espectro (UVB y UVA), y reducir el tiempo de exposición al sol, en lugar de alargarlo. La aplicación tópica de las cremas de protección solar es la más utilizada para absorber los rayos UVB, pero algunos productos no absorben eficazmente las radiaciones UVA, de longitud de onda más larga. Si se utiliza una crema de protección solar, conviene escoger un factor de protección elevado, y ser consciente de que se utiliza para protegerse del sol, y no para broncearse.
Las propiedades reflectoras de la superficie del suelo inciden en la exposición UV. La hierba, la tierra y el agua reflejan menos de un 10% de la radiación UV incidente. No obstante, la nieve fresca refleja casi un 80%, y la arena entre un 10% y un 25%, lo que indica que la exposición de los bañistas y los esquiadores a los rayos UV es más intensa.

Consejos y recomendaciones
Para obtener un resultado óptimo de la utilización de un fotoprotector, es necesario seguir cuatro normas básicas:
- Aplicar el fotoprotector en casa, 20 a 30 minutos antes de exponerse al sol.
- Hacerlo sobre la piel bien seca.
- No escatimarlo.
- Utilizar protector solar siempre, aunque esté nublado.

Respetadas estas normas, también será necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones.
- Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.
- Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.
- No exponerse al sol entre las 11 y las 16 horas.
- Protegerse la cabeza con un sombrero o gorra con visera, los ojos con gafas adecuadas y los labios con protector labial.
- Estar en movimiento. No es nada aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas.
- Beber abundante agua o líquidos para evitar la deshidratación.
- Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar, por lo que es importante consultar con el médico o farmacéutico de confianza.

Recuerde: hay que empezar por un FPS alto, sobre todo la primera semana de exposición solar, e ir rebajándolo en los días posteriores.

Fuente

El sol y sus efectos

La luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos:
- Estimula la síntesis de vitamina D (la cual previene el raquitismo y la osteoporosis).
- Favorece la circulación sanguínea.
- Actúa en el tratamiento de algunas dermatosis.

Incluso en algunos casos estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales responsables del estado anímico (quizás por eso se relaciona a los países cálidos con la alegría y a los países fríos con la seriedad y la depresión). Pero lo que resulta claro es que actualmente hay que sopesar las ventajas y los inconvenientes que tiene una exposición excesiva al sol. Aunque el color de la piel bronceada se asimila a la buena salud, el sol puede provocar dos tipos de trastornos: los visibles y los invisibles.

Consecuencias visibles
Después de una exposición solar, las quemaduras son los efectos más evidentes, pero hay otros, ya que los rayos infrarrojos dan sensación de calor pero no queman. Los rayos UVA ocasionan el fenómeno de la pigmentación inmediata. Horas más tarde, los rayos UVB causan un eritema actínico (enrojecimiento de la piel, con o sin inflamación). Días más tarde, la capa córnea se agranda y la pigmentación melanítica se intensifica. Las personas que han abusado del sol pueden experimentar, con el tiempo, manchas en la piel, arrugas y cataratas, y a la larga cáncer cutáneo o tumoraciones superficiales.

Consecuencias invisibles
A largo plazo, los rayos UVB son absorbidos por el ADN y causan alteraciones en el genoma. Los rayos UVA también se absorben y se transforman en radicales libres, que alteran el material genético y saturan los sistemas defensivos de la piel. Por tanto, cuando las exposiciones solares son excesivas y los protectores están desbordados, las células anormales proliferan y acostumbran a formar carcinomas o melanoma. Según estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), cada año se producen en todo el mundo más de 2 millones de cánceres de piel distintos del melanoma y 200.000 melanomas malignos.
 

Fuente

 

Diabetes: La actividad física es importante

Hacer actividad física con regularidad es un aspecto clave del control de la diabetes, además de planear las comidas adecuadamente, tomar los medicamentos recetados y limitar el estrés.
Cuando hace actividad física, las células se vuelven más sensibles a la insulina, por lo que pueden funcionar más eficientemente. Durante el ejercicio, las células también extraen glucosa de la sangre mediante un mecanismo totalmente independiente de la insulina.
Por lo tanto, hacer ejercicio con regularidad puede reducir su nivel de glucosa y mejorar su nivel de A1C ( Hemoglobina Glicosilada). Cuando reduce su nivel de A1C, es posible que pueda tomar menos pastillas para la diabetes o usar menos insulina.
La actividad física también es importante para el bienestar general y puede ser beneficiosa en el caso de muchos otros problemas de salud.
• A1C: La prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c), es un examen de sangre para la Diabetes tipo 2 y prediabetes. Mide el nivel promedio de glucosa o azúcar en la sangre durante los últimos tres meses.

Beneficios
Actividad física con regularidad:
• Disminuye la presión arterial y el colesterol
• Reduce el riesgo de enfermedades del corazón y derrames
• Quema calorías y lo ayuda a bajar de peso o mantener su peso
• Aumenta su nivel de energía para las actividades de la vida cotidiana
• Ayuda a dormir mejor
• Disminuye el estrés
• Fortalece el corazón y mejora la circulación
• Fortalece los músculos y huesos
• Mantiene flexibles las articulaciones
• Mejora el equilibrio para evitar las caídas
• Reduce los síntomas de la depresión y mejora la calidad de vida

 

Fuente: Sociedad Americana de Diabetes

Difarma